Libertad de prensa bajo amenaza en Argentina

Sindicatos y medios de comunicación denuncian el ataque permanente al derecho a la información. | Foto: SiPreBA


Por: Nicolas Hernandez

7 de junio de 2024 Hora: 20:30

Salarios bajos, persecución, cierre de medios y censura; nada que festejar a 214 años de la fundación del primer diario argentino.

“La República Argentina asiste a uno de los peores momentos para el ejercicio de la libertad de expresión de los últimos 40 años de vida democrática”, expresó la solicitada (solicitud de publicación) firmada por más de 750 periodistas a propósito del Día del Periodista, fecha que conmemora la fundación del primer diario del país desde su declaración de independencia, “La Gazeta de Buenos Ayres”.

LEA TAMBIÉN:

El #NiUnaMenos y la misoginia de Milei

En el documento titulado “Nada que celebrar” y publicado en diversos medios argentinos se denuncian múltiples atentados contra la libertad de expresión de la actual administración como “los incesantes agravios y ataques a periodistas de parte del presidente Javier Milei, una violenta represión en coberturas de noticias, restricción a trabajadores y trabajadoras de prensa en el acceso a eventos de interés público –como en la asunción presidencial sin reporteros gráficos o jura de ministros sin acreditados–”.

Subraya el ahogo a los que son sometidos pequeños y medianos medios de comunicación, ya sea por la eliminación de la pauta oficial o el desfinanciamiento de programas destinados a garantizar la pluralidad de voces. 

Y suma la denuncia el cierre de medios públicos como el de la Agencia Télam y el consecuente cese laboral de cientos de periodistas, así como Radio Nacional, TV Pública y Contenidos Públicos. 

A las afectaciones a la libertad de prensa denunciadas por los comunicadores argentinos se añade el retiro de la multiplataforma informativa teleSUR de la de la grilla de la Televisión Digital Abierta, como forma de cercenar el derecho a la información de la ciudadanía.

Todo ello en medio de las afectaciones que sufre toda la población. El periodismo es una de las profesiones peor pagadas en Argentina y más de la mitad de los comunicadores sociales se encuentran por debajo de la línea de pobreza.

“Quienes trabajamos en prensa estamos viviendo una grave afectación de la libertad de expresión y el derecho a la información, que están consagradas en la Constitución nacional y son la base de la democracia que logramos construir en estos 40 años”, finaliza la solicitada.

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) publicó el jueves una encuesta realizada a mil trabajadoras y trabajadores de prensa en la que se señala que, en abril de 2024, tres de cada cuatro trabajadores y las trabajadoras de prensa cobró, en su principal empleo, sueldos por debajo de la Canasta Básica Total establecida por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Argentina (Indec) y la cual determina la línea de pobreza, ubicada ese mes en $828.158 (aproximadamente unos 670 dólares al tipo de cambio accesible para la mayoría de la población) .

En términos nominales, según la última escala salarial publicada por el sindicato, un aspirante que recién inicia su carrera en el periodismo recibe aproximadamente el equivalente a 200 dólares al mes por una jornada laboral de ocho horas, mientras que un “Jefe de Redacción”, cargo de mayor jerarquía de la escala, cobra menos de 450.000 pesos de base, es decir, menos de 400 dólares de salario.

La situación no cambia demasiado para los miles de periodistas que tienen varios puestos de trabajo, algo que hace el 57 por ciento de los periodistas para sumar ingresos. Según el sondeo, si se tiene en cuenta los ingresos de múltiples trabajos, de todas maneras, el 61 por ciento de quienes se desempeñan en labores afines a la prensa y la comunicación son pobres.

La situación es aún peor para quienes recién se inician en el campo laboral. El 96,5 por ciento de los trabajadores de menos de 30 años cobran salarios por debajo de la línea de pobreza.

El trabajo realizado por el SiPreBA también indica que dos de cada diez de las personas respondentes (de todas las ramas de la actividad) cobró salarios por debajo de la línea de indigencia, es decir que sus ingresos no les alcanza para cubrir los gastos alimentarios mínimos para garantizarse una buena salud. 

A su vez, el ingreso de nuevas tecnologías amenaza la estabilidad y la continuidad de los puestos de trabajo. En distintos sectores, pero principalmente en prensa escrita, se observan intentos de implementar una automatización de tareas periodísticas y, más recientemente, de creación de contenidos por medio de motores de inteligencia artificial.

Sobre este tema, una de cada cuatro personas consultadas afirmó que en la/s empresa/s o medios donde trabaja se automatizan tareas periodísticas mediante el uso de software. Si se compara la proporción de personas que hacen este señalamiento con respecto del 2023, se constata que hubo un aumento es del 6 por ciento en este ítem.

A días de cumplir sus primeros seis meses de Gobierno, Milei lidera el ranking de ataques a periodistas. Según el Monitoreo de Libertad de Expresión del Foro de Periodismo Argentino, el 30 por ciento de los 64 ataques registrados en lo que va del año fueron realizados por el actual presidente.

El pasado 2 de marzo, dicho foro, integrado por los principales medios del país y que responden a la lógica de medios privados y concentrados, indicó que los cuestionamientos del primer mandatario hacia la prensa “sólo exacerban la hostilidad y la intolerancia contra el periodismo”; denunció que “un presidente se refiera de manera despectiva hacia la prensa implica un retroceso en la construcción democrática y afecta la libertad de expresión provocando intimidación y autocensura”, alertando sobre “el crecimiento de despidos que se está registrando en distintos medios de todo el país, también por la crítica situación económica imperante”.

Entre las agresiones preferidas de Milei se encuentran la de acusar de “periodistas ensobrados” a quienes son críticos de sus posturas. El término se refiere al cobro de pagos en sobres para determinar el abordaje que se le da a una noticia. 

Este tipo de cargas peyorativas son comunes en el discurso sobre la prensa emitido públicamente por el jefe de Estado lo cual, a su vez, tiene réplicas en la sociedad. Del total de personas que participaron de la Encuesta Integral SiPreBA, un 22,5 por ciento aseguró haber recibido amenazas online y offline por el hecho de ser periodista o trabajar en prensa y van desde agravios e insultos, críticas por el medio en el que se trabaja, comentarios agresivos y amenazas vinculadas a notas publicadas, hasta violencia física o agresiones por parte de fuerzas represivas.

A la situación se agrega el inicio de causas judiciales contra periodistas críticos. El ministro de Justicia de la Nación, Mariano Cúneo Libarona, presentó una denuncia penal contra los periodistas Nancy Pazos y Darío Villarruel, acusándolos de una presunta “instigación a cometer delitos”, que prevé una pena de dos a seis años de prisión. Los señalamientos apuntan de opiniones vertidas por Pazos y Villarruel, periodistas con trayectoria en medios hegemónicos de comunicación, con respecto a hallazgo de alimentos retenidos en depósitos del Estado.

Al respecto, Foro de Periodismo Argentino (Fopea) expresa que “la utilización del fuero penal contra periodistas resulta peligrosa porque genera autocensura no sólo en los destinatarios, sino que tiene un efecto disuasorio generalizado. Se desalienta a otros periodistas a reportar y a opinar sobre temas controvertidos, mucho más cuando el denunciante ostenta una responsabilidad pública directamente vinculada con las políticas públicas vinculadas a la administración de justicia en el país”.

Por su parte, el Centro de Estudios Legales y Sociales se presentó ante instancias de derechos humanos y la Relatoría para la Libertad de Expresión junto con organizaciones de medios comunitarios, trabajadores de prensa y carreras de comunicación, para alertar sobre retrocesos en materia de derecho a la comunicación.

La entidad denuncia un “apagón mediático” y pide que se solicite al Estado argentino que garantice el acceso público a todo el material periodístico creado por los medios públicos de forma urgente, que adopte las medidas necesarias para evitar la aprobación de normativas que buscan coartar o limitar la libertad de expresión o el acceso a la información sin perspectiva de derecho internacional de los derechos humanos; y solicite con urgencia al Estado adoptar las medidas necesarias para proteger los derechos a la libertad de prensa de las y los trabajadores de los medios públicos.

En tanto, este Día del Periodista, las principales organizaciones gremiales de trabajadores de prensa se reunieron frente a la sede de la Agencia Télam para leer la solicitada consensuada con todos los sectores como parte de una acción más en contra de los ataques a la prensa y los salarios de pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *