Mostrar:
Autores:
Buscar:

Itzamná Ollantay
Itzamná Ollantay

Nómada quechua. Hijo de la Pachamama. Activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra. Abogado, teólogo y antropólogo de formación en la ciencia occidental.

74 Notas publicadas

Notas recientes
No hay revolucionario urbano que cuestione el dogma de la privatización de los bienes y servicios. 
Si USA-OEA logra su cometido en derrocar el proceso de cambio venezolano, la desgracia para este país no serán sólo los carroñeros que ahora ya sobrevuelan sobre sus yacimientos petrolíferos, sino que la actual Venezuela digna será en muy poco tiempo la dolorosa Guatemala actual, cuya desgracia fue creer (o claudicar) en los “espejos” de USA-OEA
Después de la renuncia y el encarcelamiento del ex Presidente Otto Pérez Molina, y de su vice Presidenta, Roxana Baldetti, la Comisión Internacional Contra la Corrupción (CICIG) procedió a impulsar la prometida reforma constitucional con dos objetivos no confesos:
Efectivamente, en estos cuatro años que acompaño como voluntario a CODECA, no sólo que este movimiento no recibe proyectos o fondos de las agencias grandes asentadas en Guatemala, sino incluso los noruegos le retiraron el mínimo apoyo que le brindaban, hace algunos años atrás
No referiremos a los cerca de 2 millones que “salieron” de la condición de pobres. Ni de las decenas de miles de “nuevos” y “exitosos” emprendedores económicos que le disputan el monopolio de “actores económicos” a los tradicionales.
Los indigenistas, sean blancos o con fenotipos y ropaje indígena, no necesariamente buscaban, ni buscan, la liberación u autodeterminación de los pueblos indígenas.
La población urbana, ilusionada por el espejismo de los centros comerciales, tarjetas de crédito e inmobiliarias efervescentes, sobrevive estupefacta para pagar sus telemotivadas deudas perennes que posiblemente les sobrevivirán.
Hace unos días atrás, trascendió el ofrecimiento (por teléfono) del actual Presidente de España, Mariano Rajoy, al nuevo y controvertido Presidente de los EEUU., Donald Trump, para ser un “interlocutor” del actual régimen norteamericano ante América Latina, Europa, Norte de África y Medio Oriente.
Mientras el racismo esté académicamente premiado, socialmente permitido, y políticamente establecido en las instituciones públicas y privadas, jamás habrá democracia integral para nadie
La ciudadanía indignada (luego de destituir y celebrar el encarcelamiento de su ex gobernante corrupto, Otto Pérez Molina) fue a las urnas y terminó eligiendo como su Presidente nada menos que a Jimmy Morales, candidato del partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) organizado por militares activos y retirados más recalcitrantes del país.