Mostrar:
Autores:
Buscar:

Luis Pino
Luis Pino

Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.

127 Notas publicadas

sipango60@hotmail.com
Notas recientes
Tanta prepotencia golpista los ha llevado a subestimar la fuerza del Pueblo y al Presidente Nicolás Maduro, capaces de dar el contragolpe que la derecha criolla y transnacional no se esperan.
En fin, hemos llegado aun punto crucial, en el que el guapetón genocida imperial decidió entrar en Siria, asesinando y destrozando, con el pasmoso celestinaje de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en  donde además  de ejercitar la diplomacia del micrófono, ésta sólo sirve para adocenar a los gobiernos del mundo y subordinarlos.
La canalla internacional no sabe cómo hacer para justificar el golpe de Estado e incursión violenta, que no sólo pase por derrocar a Nicolás Maduro, sino que saque de tajo, de toda la escena política, a ladirigencia chavista, mientras que con violencia, muerte y terrorismo,  calculan desterrar al socialismo bolivariano y chavista de la conciencia popular.
la incursión sangrienta contra la República Bolivariana de Venezuela será desigual, con el Comando Sur y sus tropas asentadas en suelo colombiano y peruano, además de los mercenarios y paramilitares colombianos, quienes  están ávidos de arrasar asesinando como acostumbran
El gobierno de EE.UU. no se atreve a que sus lacayos se lancen la parada de aplicar la Carta Democrática contra la República Bolivariana de Venezuela, para no correr el riesgo de fracasar...
Se trata, entonces de que no sólo desde la ALBA-TCP, sino que como estrategia común, con la Unión de Naciones del Sur  (UNASUR), la Comunidad Económica Latinoamericana y Caribeña (CELAC) y el Movimiento de Países No Alineados  (MNOAL), hagamos esfuerzos, partiendo de la campaña y educación de nuestros connacionales.
Esa irreverencia en Hugo Chávez, iba más allá de la palabra que contrastaba con el lenguaje melifluo y de la hipócrita diplomacia que encubre muerte y explotación.
Los ataques de la guerra económica desde el frente extranjero, se hicieron sentir inmediatamente a lo interno de la República, acompañado del lloriqueo aprendido en la academia y universidades venezolanas, que consiste en autoflagelarnos con la conseja de que Venezuela es monoproductor dependiente de la explotación petrolera, pero callando la diversificación en materia de biopolímeros y energética.

Esta conjura golpista no viene sola, sino que ha sido combinada con la principal arma con la que han debilitado la base social de apoyo al gobierno: se trata de la economía nacional, atacada ferozmente desde fuera y desde adentro de la República Bolivariana de Venezuela, con una sucesión y articulación de hechos que comportan una ofensiva y guerra económica.

Esta lógica electoral de las segundas vueltas de la legalidad burguesa es producto de la ignorancia aprendida desde nuestras universidades y los medios privados.
-->