• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Uno de los lastres del conflicto interno exacerbado con el Plan Colombia, es la organización de paramilitares y el asesinato de líderes sociales.

Uno de los lastres del conflicto interno exacerbado con el Plan Colombia, es la organización de paramilitares y el asesinato de líderes sociales. | Foto: EFE

Los datos sobre asistencia militar y económica en el marco del Plan Colombia denotan las razones económicas y políticas por las cuales resulta de gran tensión dar un giro en función del desarrollo de los acuerdos de paz.

El presidente Juan Manuel Santos se reunirá con el presidente de Estados Unidos con el principal objetivo de “agradecer” a  Trump y al bipartidismo norteamericano el respaldo al proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC)[1]. Una señal de retribución ante el apoyo militar y político de los Estados Unidos durante los 54 años de guerra, en especial, por la determinante participación del país del norte durante los últimos veinte años, con la asistencia militar y económica en “el desarrollo” del Plan Colombia – reemplazado en febrero de 2016 por el plan Paz Colombia-  que tenía por objetivo “luchar contra el narcotráfico y la guerrilla”.

Esta es una reunión apresurada para superar el impase por el supuesto encuentro en un exclusivo club de Miami-Florida, el pasado mes de abril, entre el presidente Trump y los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, quienes suman a haber aplicado el Plan Colombia en su máxima expresión, el detalle -no menor- de estar ambos abiertamente en contra del acuerdo de paz[2]. Si el encuentro fue planificado en lugar de casual[3], se trataría de un gesto ajeno a la formalidad diplomática y hostil al actual gobierno colombiano, que siempre se ha mostrado obsecuente frente a la potencia del Norte. Otro dato que le agrega condimentos al tenso ambiente que rodea el encuentro de los presidentes, es la iniciativa del gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, de incitar a Trump que recibiera primero a Álvaro Uribe (en lugar de a Santos). Esto no solo da cuenta del lobby de la ultraderecha colombiana para erosionar el apoyo de Estados Unidos a la paz, sino que muestra la apuesta política del sector republicano más reaccionario para inmiscuirse en las desavenencias entre la derecha colombiana[4].

Del Plan Colombia al Paz Colombia

Aunque el Plan Colombia fue evaluado como exitoso por los funcionarios y el complejo industrial militar estadounidense y colombiano -según declaraciones del ex vicepresidente estadounidense Joseph Biden[5] y el ex Comandante del Comando Sur, John F. Kelly, haciendo referencia al “milagro colombiano”[6]-, el 4 de febrero de 2016 el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, después de analizar la petición del gobierno colombiano, anunció una suerte de “giro” político sobre el papel de los Estados Unidos en Colombia, inaugurando el nuevo plan “Paz Colombia” orientado a consolidar el acuerdo de paz firmado con las FARC – EP y a iniciar una nueva etapa pacífica de lucha contra los cultivos de usos ilícitos[7].

Este giro viene siendo cuestionando desde aquel momento por los Republicanos, liderados por el senador cubano-americano Marco Rubio[8], que con la llegada de Trump a la presidencia, han ganado en intensidad y capacidad de influencia. El objetivo de este sector es presionar para que se continúe la “lucha contra las drogas” a través de la asistencia militar para la erradicación de los cultivos (es decir, en contra del campesinado y no de los narcotraficantes) y condicionar la paz según las exigencias pautadas por la ultraderecha colombiana. El centro del debate está en la política antidrogas que debe implementarse, de la que Colombia es un actor principal.

Razones del debate en torno a la política antidrogas

Los datos sobre asistencia militar y económica en el marco del Plan Colombia denotan las razones económicas y políticas por las cuales resulta de gran tensión dar un giro en función del desarrollo de los acuerdos de paz. Esto implicaría una merma importante en la injerencia del complejo industrial militar en el relacionamiento de Estados Unidos con Colombia, un asunto al que se resiste la ultraderecha colombiana y el sector del Partido Republicano liderado por el senador Marco Rubio.
La orientación de la política antidroga norteamericana ha sido punitiva y su intervención en Colombia ha tenido énfasis en la movilización de recursos militares, asesores, tecnología, capacitación y “contratistas” militares privados en terreno.
Acciones de la asistencia militar
•    Haciendo caso omiso de las críticas y los pedidos de organismos de DDHH de cortar o limitar el componente militar del Plan Colombia[9], la asistencia militar y policial de Estados Unidos a Colombia en 2017 sigue siendo la más importante: asciende a los 204 millones dólares. En ese contexto, la venta de armas de Estados Unidos, en el 2014, llegó a los 125 millones de dólares[10]. El total del Plan Colombia fue de 14 mil millones de dólares.
•    A esto se suma el entrenamiento de 4.569 miembros de las fuerzas de seguridad colombiana, en el marco de un “nuevo” rol asumido por las Fuerzas Armadas colombianas de suplantar a las de EEUU en el entrenamiento de Fuerzas de Operaciones Especiales, tanto para operar en México (en el marco de la Iniciativa Mérida) como en Afganistán[11], y la asociación de colaboración de Colombia como miembro de la OTAN[12].
•    Más preocupante aún, es la existencia del rol de las fuerzas militares colombianas en abonar a la acción de fuerzas de seguridad privadas en países intervenidos[13]. Es de público conocimiento que militares colombianos renuncian a sus puestos para ofrecer sus servicios de forma privada a ejércitos de otros países[14].
Costo Humano (o efectos reales del Plan Colombia)
•    Solo en el 2016 fueron asesinados 136 líderes sociales y políticos colombianos.
•    Víctimas de Colombia publicó en 2014 un informe en el que indicaba que el número de víctimas de la guerra civil de Colombia había superado 7.000.000 (incluyendo a los asesinados, desaparecidos o desplazados desde 1956). El informe destacaba también “que la mayoría de la victimización se produjo después del 2000, con un pico en el 2002 con 744.799 víctimas”, en plena operación del Plan Colombia[15].
•    Durante la presidencia de Pastrana (1998-2002), inicio del Plan Colombia, alrededor de 1.700.000 personas fueron desplazadas de manera violenta de sus hogares[16].
•    Durante los 8 años de la presidencia de Uribe (2002-2010) el desplazamiento forzado se transformó en una crisis humanitaria que afectó a 3.312.483 de personas[17].
•    Surgió la tenebrosa práctica de los “Falsos Positivos”: asesinatos de civiles para reportarlos como guerrilleros muertos en combate, a cambio de premios y estímulos económicos para los militares. En la actualidad la fiscalía general de la nación investiga más de tres mil casos de jóvenes asesinados en esta modalidad[18].
•    El Plan Colombia también asistió en la fumigación con glifosato de más de 1.6 millones de hectáreas para intentar erradicar plantaciones de coca. Esto, además de generar efectos negativos en la salud de pobladores, la destrucción del medio ambiente y condicionar la supervivencia material de miles de campesinos, ni siquiera funcionó como medio de lucha contra el narcotráfico[19].
 Costo material del Plan Colombia (hasta hace un año):
•    Desde el año 2000, EEUU ha destinado 10.000 millones de dólares a Colombia[20]
•    En el mismo periodo, el gobierno colombiano ha desembolsado 120.000 millones de dólares en el marco del plan[21].
Paramilitarismo

Uno de los lastres del conflicto interno exacerbado con el Plan Colombia, es la organización de paramilitares y el asesinato de líderes sociales. Las organizaciones de la sociedad civil colombiana están denunciando la existencia de un plan paramilitar de escala nacional que viene atentando contra líderes sociales, con el sostenido apoyo de las Fuerzas Militares[22]. De la misma manera, las guerrillas de las FARC-EP y el ELN manifiestan el peligro que representan estas fuerzas paramilitares en la construcción de la paz. En el encuentro sostenido por ambas guerrillas en La Habana afirmaron que “hasta hoy no vemos voluntad en una lucha frontal por parte del Estado y del Gobierno contra el paramilitarismo”.

No se trata de una percepción aislada. Se trata de un hecho ratificado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, algunos de cuyos integrantes visitaron recientemente Colombia y alertaron sobre la situación que viven los líderes sociales en el país, principalmente en zonas que estuvieron afectadas por la guerrilla de las FARC – EP y pidió que se tomen medidas más enérgicas para garantizar la seguridad y protección de estos colectivos[23].

Paz Colombia y la reconstrucción de posguerra

En los temas de la agenda, es probable que Santos también trate de contrarrestar el intento del uribismo para detener el apoyo de los Estados Unidos a Colombia de cara al proceso de implementación de los acuerdos de paz, además de convencer a Trump de continuar con el respaldo para financiar el proceso de paz. Un asunto que será relacionado con la situación de la región y el papel de Colombia en la situación venezolana.
•    El Congreso estadounidense aprobó en su presupuesto de 2017 una partida de 391 millones de dólares para financiar el Plan Paz Colombia[24].
•    Estos fondos en pleno esfuerzo de transición a la Paz deben llevar a indagar quiénes y cómo están financiando la transición a la paz, pues recordando lo sucedido a inicios de los ’90 en Centroamérica (con las salvedades del caso), es probable que sean los intereses de estos grupos y sectores los que condicionen el escenario de la paz y los alcances reales de la democracia y la justicia social.

Por último, y a pesar de no figurar en la agenda oficial, es de esperarse que Santos y Trump conversen sobre la situación en Venezuela. El pasado 20 de abril, Santos invocó a la ONU a que prestara atención a la “preocupante militarización” del país vecino[25], un acto más de cinismo e hipocresía si consideramos la situación que vive Colombia, descrita mínimamente a lo largo de este escrito. Asimismo, el rol geoestratégico asumido por Colombia, como base política y militar de la doctrina de seguridad hemisférica, viene claramente demarcado (al menos) desde la presidencia de Uribe, quien sigue detentando gran influencia en cuanto a los sucesos en Venezuela, participando en proyectos concretos de desestabilización del país vecino[26].

[1] http://www.elpais.com.co/colombia/la-paz-el-tema-central-de-la-proxima-reunion-entre-juan-manuel-santos-y-donald-trump.html
[2]https://eldiariony.com/2017/04/15/trump-se-reune-con-alvaro-uribe-y-andres-pastrana-en-eeuu/
[3]http://cnnespanol.cnn.com/2017/04/17/no-hubo-reunion-formal-entre-uribe-pastrana-y-trump-esto-fue-lo-que-realmente-paso/
[4]http://www.efe.com/efe/america/ame-hispanos/gobernador-florida-pide-a-trump-reunirse-con-uribe-previo-encuentro-santos/20000034-3268430
[5] https://www.nytimes.com/2015/01/30/opinion/joe-biden-a-plan-for-central-america.html?_r=0
[6]https://www.csis.org/events/leading-nexus-development-and-defense
[7]http://www.elpais.com.co/colombia/la-paz-el-tema-central-de-la-proxima-reunion-entre-juan-manuel-santos-y-donald-trump.html
[8]http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article150074887.html
[9]http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1235737; http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15163817
[10]http://securityassistance.org/data/program/military/Colombia/
[11]“Hora de escuchar: tendencias en asistencia de seguridad de los EEUU hacia América Latina y el Caribe”. Oficina de Washington para América Latina, Centro para las Políticas Internacionales, Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos, Washington DC, 2013, pp 24-27.
[12]http://www.telesurtv.net/news/Que-ha-pasado-con-el-acuerdo-de-cooperacion-Colombia-OTAN-20160304-0050.html
[13]http://www.elmundo.es/internacional/2015/11/28/5658bb5aca47419e148b456f.html
[14]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[15]http://www.telesurtv.net/opinion/Victimas-del-conflicto-civil-en-Colombia-exceden-7-millones-bostezan-los-Medios-20141211-0034.html
[16]http://www.elespectador.com/noticias/politica/plan-colombia-o-paz-colombia-articulo-614798
[17]http://www.elespectador.com/noticias/politica/plan-colombia-o-paz-colombia-articulo-614798
[18]http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15996076
[19]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[20]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[21]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[22]http://www.semana.com/nacion/articulo/paramilitares-dicen-que-trabajan-conjuntamente-con-el-ejercito-padre-javier-giraldo/524573
[23]http://www.nodal.am/2017/05/onu-pide-medidas-mas-energicas-proteger-los-lideres-sociales-colombia/
[24]http://www.elpais.com.co/colombia/la-paz-el-tema-central-de-la-proxima-reunion-entre-juan-manuel-santos-y-donald-trump.html
[25] http://caracol.com.co/radio/2017/04/18/nacional/1492519278_123013.html
[26] https://actualidad.rt.com/opinion/eva_golinger/view/110489-documento-evidencia-plan-desestabilizacion-venezuela-golinger

Artículo publicado en: http://www.celag.org/santos-trump-y-el-plan-paz-colombia/ 

Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.