Podemos y el sentido común en España

Afirmar que tal cosa o tal otra es de sentido común es muy habitual en nuestra vida cotidiana. Esta expresión es utilizada cada vez que se considera que algo es obvio, indiscutible. El sentido común invoca a eso que la mayoría piensa frente a cualquier situación. Gramsci afirmaba que las creencias populares, esa “filosofía de los no filósofos”, es lo que constituye dicho sentido común. ¿Y cómo se conforma y se disputa ese sentido común? El rol de la religión dominante y los medios de comunicación es concluyente en este asunto. En el sentido común siempre existen grandes dosis de conformismo (un sentido de la normalidad de lo que siempre fue) aunque esto no significa que sea estático e inmóvil; el sentido común también se impregna de anticonformismo cuando no hay nada con lo que conformarse.

Imagenes para contenidos

 

Hace más de una década, cuando la tasa de desempleo en España estaba por debajo del 10% o cuando la mayoría tenía una vida más confortable en lo económico, seguramente el sentido común era más conformista que el actual. El desempleo, la precariedad y las dificultades para llegar a final de mes pasan factura al nuevo sentido común. Si hace unos años la gente creía que la economía iba bien, hoy en España la mayoría piensa que la economía va mal. El 84% de los españoles piensan que la situación económica del país actualmente es mala; el 63% cree que en los meses próximos seguirá igual o incluso peor que hasta ahora; el 58% da por seguro que el paro no va a disminuir en mucho tiempo. Los eslóganes de “brotes verdes” o “la luz al final de túnel” son infructuosos para convencer a la mayoría de que todo va ir mejor. El nuevo sentido común en lo económico, en España, después de tanta estafa económica, no es ni mucho menos aquel de hace años.

No todo está bajo control a pesar que la casta política-económica procure ejercer el pleno control sobre el imaginario social. El sentido común está demasiado vivo como para ser atrapado por el mensaje de medios hegemónicos. Después de muchos años en los que el bipartidismo y toda su maquinaria mediática creyera que era posible encapsular el sentido común a su antojo, hoy se dan cuenta que esta tarea es tan imposible como poner entre rejas todo lo que piensa cada ciudadano en contexto de crisis. A pesar de los intentos para explicarnos que un desahucio es un mal necesario para salvar la banca, de convencernos que la ley del mercado justifica que una persona no pueda pagar la luz, de persuadirnos que la sanidad y la educación deben tener menos presupuesto, a pesar de todos estos intentos, el pueblo español ha considerado que este sentido común ya forma parte del pasado, de una época pasada.

Frente a ello, es Podemos la opción política en España que mejor ha entendido y asumido esta tesis en los últimos meses. Podemos ha sabido interpretar ese nuevo sentido común situándolo como centralidad de su propuesta política y económica: 1) los derechos sociales no son moneda de negociación con ningún acreedor internacional, 2) una política de tolerancia cero contra el fraude y la corrupción, 3) una política tributaria recaudatoria con justicia social, 4) recuperación de la soberanía en los sectores estratégicos, 5) nueva política de empleo con salario digno, 6) prohibición de las puertas giratorias de lo público a lo privado, 7) una nueva política productiva con más presencia de las pequeñas y medianas empresas, 8) un sistema financiero que limite sus actividades especulativas y se dedique a canalizar crédito a favor de la economía real.

En el proceso destituyente iniciado en España desde hace años, Podemos aparece como gran protagonista recogiendo muchas de las demandas de la ciudadanía abriendo de facto un tránsito constituyente en busca de otro pacto social que no excluya a la mayoría social. Esto ha forzado al resto de fuerzas políticas a responder con nuevos relatos procurando subirse al carro del nuevo sentido común. El bipartidismo prometiendo lo mismo a pesar de sus viejas promesas incumplidas. Mientras el Partido Popular es incapaz de renovar en su cúpula, el PSOE sí opta por una nueva cara, Pedro Sánchez, muy “a lo Peña Nieto”, para buscar una imagen diferente. A ello se ha sumado la emergencia de Ciudadanos, la nueva derecha con su Plan Renove lampedusiano, trayendo consigo la idea de “la política de la buena onda”: “si no te gustas estos principios, tengo otros”.

Aún resta por saber cuál será el destino de esta disputa por ser el más fiel representante de este nuevo sentido común constituyente en España. De ello dependerá quien sea el ganador de las próximas elecciones presidenciales. Todo está por ver en esa confrontación política entre unos y otros por erigirse en el mejor interpretando el nuevo sentido común de la mayoría ciudadana española. Podemos, hasta el momento, ha venido poniéndose al frente de esta tarea. Sin embargo, el bloque dominante no se queda de brazos cruzados ante la posibilidad que emerja esta otra alternativa política capaz de arrebatarle su propio campo político y económico hasta el momento todavía hegemónico. Después de meses con una gran campaña del miedo contra Podemos, ésta parece haber tenido sus frutos no tanto en la ciudadanía sino más bien en la forma en que Podemos ha rearmado su puesta en escena, su formación discursiva y sus líneas claves de su propuesta económica. Quizá esto se deba a la búsqueda de aproximarse lo más que se pueda al verdadero sentido común de la sociedad española hoy en día. Ahí está la cuestión. La difícil cuestión de adivinar qué piensa cada ciudadano en su casa sobre cada problema cotidiano. El resultado de esta ecuación política-electoral dependerá en gran medida justamente de cómo Podemos continúe pegado fielmente al nuevo sentido común emergente empujándolo/reorientándolo en la medida de lo posible, con capacidad de seguir construyendo el espíritu de escisión necesario para avanzar en un proyecto emancipador, con su carácter disruptivo, con su relato sin copy-paste y sin contaminarse ni dejar de atraparse por una hegemonía que goza de muchos tentáculos y mucho poder para acabar imponiendo su objetivo: que todo cambie superficialmente para que nada cambie profundamente.

Perfil del Bloguero
Es Doctor en Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona, con PosDoctorado en Economía en Universidad Laval (Canadá). Director del Centro Estratégico Latinoamericano Geopolítico. Profesor Universitario Posgrado en FLACSO (Ecuador), Universidad Andina y UMSA (Bolivia), Universidad Hermosillo y UNAM (México), Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (España), Universidad Santa Marta (Colombia).
Más artículos de este bloguero

Comentarios
1
Comentarios
¡Vamos Podemos! El mundo os observa. Reciban nuestros mejores augurios desde Venezuela.
Nota sin comentarios populares.