• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los habitantes de las favelas temen que aumente la violación de derechos humanos con la militarización de Río de Janeiro.
    En Profundidad

    Los habitantes de las favelas temen que aumente la violación de derechos humanos con la militarización de Río de Janeiro.

Los brasileños rechazaron el decreto de militarización planteado por el Gobierno de facto, respaldado por la Cámara de Diputados y el Senado.

Tras el decreto firmado por el presidente de facto de Brasil, Michel Temer, para la militarización de Río de Janeiro (sureste), el pasado 16 de febrero, la Cámara de Diputados y el Senado aprobaron la intervención federal que, según el Gobierno, pretende combatir la violencia.

Esta es la primera intervención militar sobre la seguridad pública que registrada en una provincia de la nación suramericana desde el inicio del proceso democrático con la Constitución en 1988.

Con esta decisión, las fuerzas de seguridad local, los bomberos, servicios de inteligencia y de administración penitenciaria dependerán de un funcionario militar.

Los ciudadanos han expresado su rechazo a la militarización al considerar que esta decisión incrementará las violaciones de derechos humanos en las favelas y demás sectores menos favorecidos por el Estado.

¿Por qué Temer ha ordenado la militarización?

El Gobierno de facto ha justificado la intervención de Río de Janeiro como una medida de emergencia para combatir el crimen organizado en la ciudad, pese al desacuerdo de la población.

Por su parte, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva ha asegurado que el verdadero objetivo de Temer es usar a las Fuerzas Armadas para garantizar el respaldo de la población de cara a los comicios presidenciales de octubre próximo.

Foto: Reuters

"Creo que Temer está encontrando una forma de ser candidato a presidente de la República, creo que ha pensado que la seguridad pública puede ser una cosa muy importante para tomar un nicho de electores", refirió Lula en entrevista a un medio local. 

Río de Janeiro en cifras

Las políticas implementadas por Temer han generado diversas consecuencias económicas y sociales en todo el territorio, pero Río de Janeiro presenta una situación que ha agudizado la problemática.

Desde 2016, la tasa de desempleo nacional ha crecido en 1,5 puntos mientras que en el estado fue de 4,5 puntos; la cifra de desocupados fue de 53 por ciento con respecto al 17 por ciento general, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Además, entre 2016 y 2017 evidenciaron una reducción del consumo familiar en Río de Janeiro con la disminución de las ventas, un -9,7 por ciento en contraste con el -4,3 por ciento del país.

Especialistas afirman que la economía de la provincia sigue en recesión por la caída de los precios del petróleo, disminución de inversiones, poca actividad económica y mala administración de los recursos; lo que incrementa los índices de violencia y puede empeorar con la intervención federal.

>> Brasileños rechazan militarización en Río de Janeiro


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.