• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La representación norteamericana votó en contra del levantamiento del bloqueo en la Asamblea General de la ONU.
    En Profundidad

    La representación norteamericana votó en contra del levantamiento del bloqueo en la Asamblea General de la ONU.

Por primera vez en 24 años, 191 países de las Naciones Unidas votaron a favor de levantar el bloqueo a Cuba.  Las únicas excepciones fueron el propio Estados Unidos (EE.UU.) y su aliado incondicional Israel.

Pese a varios meses de acercamiento entre Washington y La Habana, Estados Unidos volvió a votar en contra del levantamiento del bloqueo en la Asamblea General de las Naciones Unidas .  Lo acompañó su aliado incondicional en el Medio Oriente, Israel.

Ronald Godard, el embajador de EE.UU. en la ONU justificó la negativa de su país de apoyar el pedido cubano.  Dijo que “lamentaba” que Cuba hubiese presentado nuevamente el Proyecto de Resolución, un documento que consideró “casi idéntico” al del año anterior y que no reflejaba la actual situación.

Godard se refería así a una serie de medidas que han flexibilizado algunas “sanciones” unilaterales, sobre todo en materia comercial, pero que el gobierno de Raúl Castro ha reiterado, no son suficientes. Cabe anotar que las medidas tomadas por EE.UU. se refieren s prohibiciones que tenían los propios ciudadanos de EE.UU y empresas para realizar transacciones con y en Cuba. Las restricciones contra Cuba y sus ciudadanos no han sufrido modificación alguna.

Lea: ¿Qué falta para que Cuba y EE.UU. tengan relaciones normales?

La Habana ha saludado las medidas que en materia comercial ha tomado EE.UU sin embargo, ha insistido en que sólo modifican de forma parcial el bloqueo, que pese a la intención diplomática de EE.UU. de acercarse a Cuba, sigue siendo plenamente aplicado.

Cuba explica que para normalizar las relaciones es prioritario el levantamiento del bloqueo, la devolución del territorio que ilegalmente ocupa la Base Naval de Guatánamo, el cese de las transmisiones de radio y televisión con fines subversivos y la indemnización al pueblo cubano por los daños causados por el bloqueo.

En entrevista para teleSUR, el analista estadounidense James Early consideró que la posición adoptada por Estados Unidos en la ONU es “un problema grande”, que pone en riesgo los cortos avances alcanzados hasta ahora,  y advirtió que en su país la extrema derecha sigue impulsando la intervención en la política de Cuba.

“Para restablecer relaciones normales necesitamos terminar con esta guerra económica”, dijo Early y agregó que al final la voluntad de los pueblos estadounidense y cubano, prevalecerá y el bloqueo deberá ser levantado.

“Es un problema grande (...) lo que los derechistas quieren realmente es intervenir en la política interna de Cuba (...) El esfuerzo de los ciudadanos estadounidenses, especialmente los comerciantes, va a ganar, pero no inmediatamente”.

 

Lo que dice Obama vs la realidad

Desde que el 17 de diciembre de 2014, en transmisiones casi simultáneas los presidentes, Barack Obama y Raúl Castro, anunciaran la intención de sus países de avanzar en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, con miras a la normalización, muchos han sido los discursos que el norteamericano ha pronunciado en favor del levantamiento del bloqueo, que corresponde al Congreso.

"En estos 50 años (de bloqueo) se ha demostrado que el aislamiento no funciona (...) hoy comienza un nuevo capítulo en nuestra relación con Cuba", dijo ese día el mandatario estadounidense.

Pero el doble discurso de los EE.UU. queda en evidencia cuando después del 17 de diciembre de 2014 se han mantenido medidas recrudecedoras del bloqueo; las multas millonarias contra bancos y otras entidades supuestamente involucradas en transacciones financieras internacionales cubanas; la prohibición que sufre Cuba de exportar e importar productos y servicios hacia o desde Estados Unidos o de usar el dólar estadounidense en su actividad comercial ni tener cuentas en esa moneda en bancos de terceros países. Medidas estas, junto a otras vigentes, que siguen causando graves perjuicios a la economía cubana, limitan su desarrollo y causan privaciones que influyen en la salud y el nivel de vida de la población. 

Luego vendría una larga lista de intervenciones en distintos foros, en los que Obama y su canciller, John Kerry, defenderían el levantamiento del bloqueo.

“Estoy seguro de que el Congreso levantará inevitablemente un embargo (bloqueo) que ya no debería estar ahí”.  Eso dijo Obama en septiembre pasado, en el inicio de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

Por su parte, Kerry dijo el cinco de octubre pasado: “Personalmente pienso que el embargo debería ser eliminado porque hacerlo ayudará al pueblo de Cuba y es lo que deberíamos hacer como política”.

Cuba por su parte elaboró un informe a la comunidad internacional en el que refleja en apretada síntesis las afectaciones resultantes de la aplicación de la política de bloqueo desde abril de 2014 hasta abril de 2015, período en el que, a pesar de los anuncios del 17 de diciembre, se observa claramente cómo la injusta y cruel política de bloqueo persiste.

El día en que se reabrió oficialmente la embajada estadounidense en Cuba, el propio Kerry llamaba a la unidad y solidaridad entre ambos países:  "Es momento de acercarnos como dos pueblos que no son ya rivales, sino vecinos, de desplegar nuestras banderas".

Lea aquí → ¿Qué falta para que Cuba y EE.UU. normalicen sus relaciones?.

CONTEXTO

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, afirmó el pasado mes de septiembre sobre una posible abstención, que "es una decisión que compete, por supuesto, al Departamento de Estado, al gobierno de Estados Unidos. Yo voy a esperar al día 27 de octubre a ver qué va a ocurrir". 

El 28 de octubre de 2014, 188 de los 193 Estados miembros de la ONU votaron a favor de una resolución que condena categóricamente el bloqueo contra la isla. 

En su intervención del 17 de diciembre de 2014, el mandatario norteamericano reconoció el fracaso de una política injusta contra la isla y la necesidad de hacer un cambio. 

El hecho se concretó el 1 de julio, cuando el ministro interino de Relaciones Exteriores de Cuba, Marcelino Medina, recibió en la sede de la Cancillería al jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, quien entregó una carta de Obama al presidente cubano. En la misiva, el mandatario confirmó la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países y de abrir embajadas a partir del 20 de julio de 2015.

Ese día, se cumplió la reapertura en ambos países, pero en esa fecha sólo se realizó el acto oficial en Washington, el cual estuvo dirigido por el ministro de Relaciones Exteriores de la nación antillana, Bruno Rodríguez. Posteriormente, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viajó a Cuba el 14 de agosto para protagonizar el evento protocolar.

A pesar de este paso, aún queda pendiente avanzar en la normalización de relaciones, para lo cual Cuba ha puesto varias condiciones: levantamiento  del bloqueo, que EE.UU. devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo y la finalización de las transmisiones ilegales de radio y televisión hacia Cuba con fines subversivos.

En consecuencia, puede afirmarse que el bloqueo es el principal obstáculo que persiste para el normal desarrollo de Cuba en todas las esferas de la vida económica, social y cultural, así como para el normal desempeño de sus relaciones internacionales.

No dejes de leer: 70 aniversario ONU: deudas con la paz de los pueblos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.