• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Palestina se unió formalmente este primero de abril a la CPI.
    En Profundidad

    Palestina se unió formalmente este primero de abril a la CPI.

Para los palestinos, las sanciones y castigos de Israel y EE.UU. constituyen la certeza de haber pisado firme en su decisión de demandar ante la Corte Penal Internacional, los crímenes de genocidio cometidos por el régimen sionista en la Franja de Gaza.

A Palestina no le resultó extraño que Benjamín Netanyahu reiterara su negativa a la creación de un Estado palestino soberano, en pleno apogeo de la campaña electoral ligeslativa.

El negociador jefe palestino, Saeb Erekat aseguró recientemente que “iremos a la Corte Penal Internacional (CPI). Todo lo que hemos oído de Netanyahu ya lo ha dicho antes y creo que es sincero cuando afirma que ha liquidado la solución de dos Estados”.

Para los palestinos el haber entrado en vigor este primero de abril su adhesión a la CPI, constituye una nueva mirada para ratificar los crímenes de guerra y genocidio en los ataques “Pilar defensivo” en 2012, “Plomo fundido” en 2008 y “Margen Protector” en 2014. Además el aumento de los asentamientos israelíes.

Alex Whiting quien estuvo como coordinador  de Investigaciones en la oficina del Fiscal de la CPI y luego como coordinador de Procesamiento desde 2010 a 2013, publicó en el blog LawFare la factibilidad de que la Oficina abra rápidamente los exámenes preliminares tanto en el caso palestino como israelí —proceso que antecede al inicio de una investigación formal, como reza el “Documento de Política sobre Exámenes Preliminares”— sobre todo por el hecho de que el Tribunal Internacional tiene la facultad para procesar a funcionarios estatales de alto rango.

Lea: “El miedo como estrategia de campaña de Netanyahu”

En su artículo “Palestina y la CPI: Una (imaginada) vista desde el interior de la Corte”, Whiting se pasea por algunos tropiezos de la CPI y de los que algunos pudieron haber dudado de la eficacia del organismo, como es el caso de Israel. Sin embargo, las fuertes reacciones del régimen hebreo demostraron que la “CPI sigue siendo importante (…) parece preocuparse enormemente por las posibles consecuencias de la reputación y la diplomacia si se convierte en el objeto de una investigación de la CPI”.

Cortesía Reuters 

Dato:
El empuje de crear la CPI, estuvo a cargo de la ONU el 17 de julio de 1998 mediante el Estatuto de Roma, esta activó su ejercicio el 1 de julio de 2002. La trascendencia de una jurisdicción independiente implica la universalización de los derechos humanos. 
Los 122 países que han reconocido el Estatuto de Roma se distribuyen en 34 países africanos, 18 de la región Asia Pacífico, 18 de Europa Oriental, 27 Latinoamericanos y del Caribe y 25 de Europa Occidental y otros Estados.
Respecto a su competencia para dictaminar penas, estipula un máximo de 30 años de prisión, a excepción de la cadena perpetua si el caso lo justifica. Se eximen de condenar a muerte.

Acciones de castigo

Posterior a la solicitud formal de Palestina para unirse a la CPI, a principios de enero Netanyahu suspendió la entrega de 127 millones de dólares a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) por concepto de aranceles aduaneros. Pero ante la posibilidad de observar a un Netanyahu desesperado esto —al igual que su cambio de discurso en la solución de dos Estados— duró dos meses porque el pasado 27 de marzo resolvió levantar el “castigo”.

El senador republicano estadounidense, Rand Paul presentó un proyecto de ley para cortar la ayuda de 400 millones dólares a la ANP, no obstante la secretaria de Estado de EE.UU. Jennifer Psaki titubeó confirmar la petición.

El ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman pidió el desmantelamiento de la CPI, calificando la acción de una "decisión escandalosa cuyo único objetivo es juzgar y hacer daño al derecho de Israel de defenderse contra el terror".

A través de un comunicado el negociador jefe palestino, Saeb Erekat manifestó que "Israel responde una vez más a nuestros pasos legales con más castigos ilegales colectivos".

En diciembre de 2014, la CPI reconoció a Palestina como Estado (123) observador, mientras que EE.UU.  e Israel no son miembros y tampoco reconocen su jurisdicción.

Más motivos para demandar a Israel en la CPI

La evaluación preliminar de los documentos entregados por Palestina a la CPI, le permitirán preparar el terreno ante una posible investigación formal que organizaciones como la Plataforma de Solidaridad con Palestina de Madrid, Asociación Hispano Palestina, Palestina Toma la Calle, el partido Podemos de España, entre otras formas de organización han apoyado enérgicamente la denuncia de médicos palestinos e internacionales de que “el Ejército israelí haya utilizado armas de plomo fundido y bombas DIME , que provocan amputaciones y heridas de mucha gravedad”.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por su sigla en inglés), reveló en un informe denominado “Vidas Fragmentadas” que 1,8 millones de palestinos resultaron afectados en la arremetida en Gaza, de los cuales más de mil 500 civiles, entre ellos 550 niños y otros 100 mil perdieron sus hogares en el ataque que duró 50 días.

El Coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU para los territorios palestinos, James Rawley, aseguró que "un número récord de mil 215 palestinos quedaron desplazados debido a la demolición de viviendas por las autoridades israelíes", lo que se traduce en el aumento del 20 por ciento.

Doble discurso de la Casa Blanca

En días pasados la administración estadounidense de Barack Obama ha mostrado una cara torcida frente a la amenaza de Benjamín Netanyahu contra Palestina, sin embargo en el principal foro de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para debatir las vejaciones cometidas contra el pueblo palestino no participó.

La omisión norteamericana provocó la conmoción en el seno del organismo internacional, por el hecho de que en anteriores deliberaciones ha protegido a Israel ante los 47 Estados miembros.

Si bien es cierto, EE.UU. aún cuando mostró rechazo a las declaraciones del Primer Ministro hebreo ha ratificado su compromiso en continuar facilitando apoyo militar y armamento a Israel.

La nación norteamericana en diciembre pasado vetó la resolución presentada por Palestina ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la que solicitó su reconocimiento como Estado independiente y el fin de la ocupación israelí.

Le puede interesar: “Irán: Netanyahu sigue mintiendo sobre programa nuclear”

Australia secundó a EE.UU. mientras que Reino Unido, Lituania, Nigeria, Corea y Ruanda se abstuvieron de manifestar su opinión. Contrario a esta postura, Jordania, Argentina, Chad, Chile, China, Francia, Luxemburgo y Rusia lograron ocho de los nueve votos que necesitaba Palestina.

Al menos en 35 oportunidades Israel ha sido abiertamente solapada por EE.UU. ante la ONU, evadiéndola una vez más de las responsabilidades por la masacre cometida.

España y Reino Unido en 2012 votaron a favor para reconocer a Palestina como Estado observador no miembro de la ONU, pero fijaron la condición de que la ANP no usara su puesto para denunciar a Israel ante el TPI.

Limpieza étnica

En 1947 el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), recomendó la creación de un Estado palestino y un Estado judío. La comisión de investigación sobre la cuestión palestina, integrada por Bolivia, Checoslovaquia (1918-1992), Dinamarca, Filipinas y Panamá; aprobó una resolución en la que se estipulaba el retiro de las Fuerzas Armadas de Reino Unido como potencia mandataria, además se plantearon las acciones preparatorias para su independencia. Su admisión a las Naciones Unidas y demás medidas la certifican como un Estado soberano, sin embargo Israel desestima esta resolución.

El representante en Argentina de la Red Judía Antisionista Internacional, David Comedi fue categórico al declarar que “la ONU no decidió dividir Palestina en dos. No lo decidió tan simplemente porque la ONU no tiene mandato para dividir lo que no le pertenece. La Resolución 181 de la ONU de 1947 fue una recomendación, que debería haber sido debatida entre los habitantes palestinos, no utilizada unilateralmente por los colonos europeos sionistas para realizar una limpieza étnica asesina contra la población palestina autóctona”.

Cortesía Palestina Libre

En su compromiso de abogar por el “desmantelamiento del apartheid israelí, el retorno de los refugiados palestinos, y el fin de la colonización israelí de la Palestina histórica”, Comedi rechazó la calificación de antisemita por “negarle al sionismo su pretendido derecho a cometer el crimen de limpieza étnica, apartheid y genocidio contra la población palestina”.

“El Estado de Israel no representa al colectivo judío, porque es un Estado colonial que en realidad funciona como un ‘portaaviones’ de los imperialismos occidentales, principalmente de Estados Unidos (…) ellos (Israel) utilizan al pueblo judío y a los símbolos judíos para escudarse, pero en realidad no nos representan porque han tratado siempre de callar cualquier tipo de críticas, acusando de ‘antisemita’ y ‘judeófobo’ al que critique, y si el que denuncia es un judío, lo acusan de traidor y de judío que se odia a sí mismo”.

Está en manos de la fiscal del Tribunal Internacional, Fatou Bensouda, sopesar si hay suficientes argumentos que comprueben el delito israelí para avanzar a una investigación formal.

Enterate más de:

Palestina CPI Conflicto

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.