• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, cumple con la meta establecida para 2015 por la Gran Misión Vivienda y la califica como un milagro de la Revolución Bolivariana.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, cumple con la meta establecida para 2015 por la Gran Misión Vivienda y la califica como un milagro de la Revolución Bolivariana. | Foto: Prensa Presidencial

Publicado 14 abril 2016

Guerra económica, golpe continuado, desplome del precio internacional del petróleo, lucha por el Esequibo, cierre fronterizo para acabar con el paramilitarismo, y unas elecciones parlamentarias fueron parte de la coyuntura que vivió el Gobierno bolivariano en 2015.

Venezuela logró ubicarse entre los países con alto desarrollo humano en medio de una guerra económica y planes desestabilizadores promovidos por la derecha local, sumado a la caída de los precios del petróleo, su principal fuente de ingresos.

La baja del precio internacional del barril de crudo implica la pérdida de al menos el 70 por ciento de las divisas que ingresaban a Venezuela.

Pese a esas circunstancias, el presidente Maduro incluyó 50 mil nuevos pensionados en 2015 alcanzando la cifra de 3 millones 31 mil 381 pensionados en tiempos de Revolución (antes de la Revolución Bolivariana sólo 387 mil personas recibieron pensiones).  Asimismo decretó cuatro aumentos salariales durante 2015 ubicando el ingreso mínimo integral (salario más bono alimentación) en 16 mil 399 bolívares.

Cerró el año 2015 con un millón de viviendas dignas entregadas superando la marca lograda en 54 años de mandato de la derecha y entregó la computadora Canaima número cuatro millones, reimpulsando además la Misión Robinson II Productiva.

Venezuela junto a Ecuador, Libia y Argelia propusieron a la OPEP una reducción conjunta de la oferta debido a la baja de precios en el mercado; atribuida por algunas naciones a la sobreoferta generada por Estados Unidos. Sin embargo, el bloque decidió mantener la cuota de producción de crudo en 30 millones de barriles diarios.

Múltiples circunstancias de una Guerra No Convencional (GNC) afectaron el 2015 en Venezuela atacando los aspectos más concretos de la vida cotidiana de su pueblo. La cantidad de conspiraciones y ataques externos e internos que el presidente Maduro y el chavismo tuvieron que enfrentar aún no terminan.

Los recursos de esta guerra: mediáticos, políticos, económicos y diplomáticos aún intentan erosionar las bases de la Revolución Bolivariana pero la capacidad de respuesta del Gobierno en el insistente desarrollo de la nación no han cesado.

El triunfo circunstancial de la derecha en el Parlamento es una de las consecuencias a corto plazo de esta GNC. No obstante, el presidente Nicolás Maduro suma un conjunto de victorias políticas que han permitido garantizar la estabilidad del Estado y diseñar una nueva ofensiva para 2016.

Tensiones fronterizas impulsadas desde Colombia y Guyana, el asedio internacional tras el decreto de EE.UU. que considera a Venezuela una amenaza para su seguridad, guarimbas y la guerra económica caracterizada por la escasez, acaparamiento y mercado negro del dólar.

Golpe Azul


El Gobierno de Venezuela desmanteló un plan golpista fraguado en Estados Unidos con varios altos mandos y oficiales militares de la Aviación Militar Bolivariana.  El "Golpe Azul", por el cual está preso el político Antonio Ledezma planteaba bombardear Miraflores (sede de Gobierno) y comenzaría con el anuncio de un comunicado, que habría firmado el ahora diputado Julio Borges y que sería publicado en un medio de circulación nacional. El plan fue desactivado como todos los anteriores.

>> Las pruebas del Golpe contra Venezuela paso a paso

Decreto Obama


El gobierno de Estados Unidos ha mantenido una política hostil desde que el presidente Hugo Chávez llegó al poder para establecer la revolución socialista que actualmente es liderada por Maduro.

Una orden ejecutiva de la Casa Blanca declaró a Venezuela como una amenaza "inusual y extraordinaria" a su seguridad nacional. 

La comunidad internacional reaccionó y consideró que este decreto constituye una preparación del terreno por parte de Estados Unidos para una intervención, violando la soberanía de Venezuela.

 

 

Tensiones fronterizas


Guyana y Colombia se sumaron a las intenciones geopolíticas de Estados Unidos en la región con el propósito de cercar a Venezuela.

El reclamo de Venezuela sobre el Esequibo está avalado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tras ser firmado el Acuerdo de Ginebra en 1966. Ese tratado, entre otros puntos, establece que el Esequibo no debe explotarse por ser una zona en reclamación. 

¿Qué reclama Venezuela? Que el Gobierno de Guyana ha violado el Acuerdo de Ginebra en más de 15 ocasiones y ha otorgado concesiones a empresas extranjeras para explotar el Esequibo. La más reciente fue otorgada a Exxon Mobil, petrolera estadounidense que descubrió un yacimiento en el territorio en disputa con Venezuela y hace trabajos de explotación en yacimiento de gas y petróleo.

Desde Colombia, la penetración del paramilitarismo afectó la economía venezolana con el contrabando de extracción, el ataque a la moneda, secuestro, prostitución, tráfico de narcóticos, de personas, de armas, y de combustible.

El Estado venezolano para resguardar la seguridad nacional decretó el cierre fronterizo que sólo en cuatro meses permitió el ahorro de 170 millones de litros de gasolina y la reducción de los índices de criminalidad.

>> Balance de una frontera de paz colombo-venezolana

En ambas situaciones, Venezuela fue colocada en medios internacionales como un Estado agresor tanto de Guyana como de Colombia pero el gobierno de Maduro obtuvo el respaldo de organismos como ALBA, CELAC, Unasur, y de la asistencia de la ONU para discutir el reclamo histórico sobre el Esequibo.

Crisis económica y mediática


Las actuales dificultades económicas que afronta ahora Venezuela y su magnificación mediática son resultados netos de esa guerra económica y propagandística, y no de fallas en el sistema económico, por más que éstas existan, como en cualquier país.

Los objetivos eran cansar al ciudadano y lograr en las urnas la derrota del oficialismo con la difusión de una matriz que responsabiliza al Gobierno de Nicolás Maduro como único responsable de la crisis económica.

Una agenda diaria para hablar negativamente de Venezuela, situación sólo comparable con los preparativos de la invasión a Libia y Siria. El Gobierno Bolivariano no sólo se ha enfrentado a especuladores o acaparadores sino contra toda una maquinaria de guerra global.

El Presidente adelantó que para 2016 el nuevo modelo productivo  estará centrado en la producción nacional, en áreas como agricultura y pesca.

>> 10 claves de la nueva era económica y productiva de Venezuela

Nuevo Escenario Político Post 6D en Venezuela: Guerra No Convencional


La GNC viene gestándose en Venezuela desde que se instaló el gobierno del presidente Hugo Chávez en 1999 pero fracasó con el golpe de Estado de 48 horas en 2002, un hito histórico dado que el pueblo venezolano exigió en las calles el regreso del líder de la Revolución Bolivariana. Tras la partida física de Chávez en 2013, Estados Unidos intensificó sus actos desestabilizadores con acciones de terrorismo como las llamadas guarimbas, que se instalaron apenas se conocieron los resultados de las elecciones presidenciales del 5 de abril de 2013 que dieron vencedor a Nicolás Maduro. El llamado del candidato derrotado Henrique Capriles dejó 11 muertos, decenas de lesionados y una gran pérdida material en bienes públicos.

No conforme con estos resultados que afectaron de nuevo los intereses de EE.UU., en 2014 se retomaron las acciones terroristas y apenas se inició el año, irrumpieron nuevos hechos de ataque a instalaciones públicas como indicativo del reimpulso que se le daría a las guarimbas en algunos puntos del país durante cinco meses, arrojando un resultado de 43 víctimas mortales y cuantiosos daños a infraestructuras. Solo la alianza cívico-militar pudo contenerla y derrotarla. Este hecho fue un éxito del Presidente Nicolás Maduro contra el imperialismo norteamericano. Pero los intentos para derrocarlo no acabaron.

>> ¿Quién está detrás de la Guerra No Convencional?

El año 2015 se inició con el intento de un golpe militar cuyas acciones comprendían bombardear sitios estratégicos del poder nacional pero fue descubierto y desmontado, por ello el cambio de estrategia y con mayor intensidad de la Guerra No Convencional y uno de sus derivados: la Guerra Económica, que ha sido usada como táctica para socavar y degradar la moral, la fuerza política, psicológica, militar y económica del pueblo venezolano. A esto se suma la declaratoria de Barack Obama a Venezuela como una "amenaza a la seguridad de EE.UU." en marzo de 2015.

Factores que alimentan esta guerra son el incremento de precios diariamente, la especulación, el acaparamiento, la variación cambiaria debido a la confabulación para manejar el valor de la divisa dólar a niveles que permitiría el incremento inflacionario de manera vertiginosa y el terror psicológico de sentirse "ser una amenaza para EE.UU.", pues en cualquier momento -apelando a esa categoría de amenaza- podría activarse el Plan de Intervención directa por parte del Comando Sur.

Reiteradas veces, el comandante del Comando Sur, General John Kelly, opinó sobre la situación de crisis que vivía Venezuela y descalificó al gobierno revolucionario. Hechos que nos permiten deducir la plena disposición del Comando Sur de inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela, contando para ello con la autorización del Presidente Obama y con las fuerzas de tareas para llevar a cabo un plan militar de intervención.

LEER MÁS

Tras el reconocimiento de los resultados del 6 de diciembre de 2016, por el presidente Maduro este hizo un llamado a la unión a las fuerzas revolucionarias para que se incremente el poder popular. “Debemos reflexionar todos de nuestro compromiso y estar unidos para poder enfrentar las circunstancias que nos tocará vivir en los próximos meses (...) para enfrentar el plan contrarrevolucionario”.

>> Maduro presenta hoy nuevo Gabinete y plan económico

Mientras la derecha venezolana busca desde su juramentación en el nuevo parlamento imponer una agenda para aprobar leyes en contra del pueblo, desde ese día el Gobierno venezolano evalúo una estrategia para enfrentar la guerra económica que afecta a la nación suramericana.

Como plan para reimpulsar la economía de la nación suramericana y fortalecer la Revolución Bolivariana, el mandatario conformó a inicios del 2016 un  nuevo tren ministerial y presentó un plan para reimpulsar la economía de la nación suramericana.

"Este nuevo tren ministerial tendrá vocación de calle y transformadora”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.