• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El pueblo argelino luchó por ocho años con el fin de obtener su independencia definitiva de Francia.
    En Profundidad

    El pueblo argelino luchó por ocho años con el fin de obtener su independencia definitiva de Francia.

Argelia fue víctima de un proceso de colonización de las potencias occidentales, teniendo que luchar por años para asegurar su autodeterminación e independencia. 

Argelia, cuyo nombre oficial es República Argelina Democrática y Popular, fue colonizada por el imperio francés en 1830, en una época en la que tanto Reino Unido y Estados Unidos llevaron a cabo un proceso constante de expansión territorial. 

Por más de 100 años, Francia envió cientos de miles de sus ciudadanos a Argelia, consolidó su poder local en lo político, económico y militar, arrestaron o eliminaron físicamente a los líderes religiosos, despojaron de sus tierras a los campesinos argelinos e impusieron la lengua francesa en la educación.

La guerra de independencia de Argelia inicia el 1 de noviembre de 1954, extendiéndose hasta 1962, con una profunda importancia para la independencia de los restantes territorios coloniales anglofranceses en África.

Causas de la guerra de independencia

En los primeros años de la década de 1940, el pueblo argelino se fue organizando para emprender su propia gesta independentista, aprovechando la capitulación de Francia ante Alemania. 

Un grupo considerable de militares argelinos que había colaborado con Francia, se unieron a los aprestos debido a los maltratos de la metrópoli en cuanto a su periferia. 

Los argelinos fueron víctimas de abusos y discriminaciones por parte del dominio colonial francés y se aglomeraron junto a los militares en el Frente de Liberación Nacional (FLN), surgido en 1944 y que demostró ser el verdadero motor de la independencia. 

Un año antes, el nacionalismo argelino bajo el liderazgo de Ferhat Abbas promulgó el Manifiesto del Pueblo Argelino en el que condenaba el colonialismo y reclamaba el derecho de Argelia a la autodeterminación.

Masacre de Setif

El 8 de mayo de 1945, un evento en Europa repercutió instantaneamente en Argelia: la capitulación de la Alemania nazi.

Ese día, mientras Francia festejaba la derrota del fascismo alemán, miles de argelinos se manifestaron en la ciudad de Sétif, al este del país africano, para reclamar su independencia del dominio francés.

Las tropas colonialistas prepararon una ofensiva terrestre que segó la vida de más de 40 mil argelinos, de acuerdo a las autoridades de Argelia.

Al respecto, el 20 de diciembre de 2012, el actual presidente de Francia, Francois Hollande, reconoció en su visita a Argelia el sufrimiento que su país infligió al pueblo argelino durante la guerra de aquellos años.  

"Argelia fue sometida a un sistema profundamente injusto y brutal", afirmó Hollande ante parlamentarios argelinos, aunque evitó pedir disculpas directamente. “Es mejor decir la verdad que disculparse”, dijo.

Esa brutal represión representó el punto de inflexión para el enraizamiento de un profundo sentimiento contra la ocupación francesa. 

En 1947, Francia mostró su intención de permanecer en Argelia al aprobar el Estatuto Argelino que la consideraba como una prolongación (departamento) de Francia; se creó una Asamblea Argelina que debería ocuparse de las cuestiones internas.

A pesar de esto, Francia se negó a cumplir las peticiones del pueblo argelino, radicalizando a los independentistas. Por otra parte, la política económica de reconstrucción tras la Segunda Guerra Mundial emprendida por los franceses en Argelia fue claramente discriminatoria, dado que las ayudas e inversiones iban, mayoritariamente para los colonos.

Ferhat Abbas

El pueblo argelino luchaba, en primer lugar, por la independencia nacional, por el fin de la represión contra la población autóctona, del orden de los colonos, de la subyugación del campesinado, y en definitiva, del sistema colonialista francés, que se había apoderado de parte importante de África. 

En plena batalla independentista, Argelia pasó a la legitimidad constituyente al adoptar una Carta constitucional provisional que más tarde daría paso a una Constitución nacional. 

Declaración de guerra del FLN

En julio de 1954 se fundó en Argel, capital de Argelia, el Comité Revolucionario de Unión y Acción (CRUA), integrado por la alta dirigencia nacionalista y los jefes de la revolución, con el fin de unir todos los grupos y tendencias independentistas para lanzarse a la lucha armada contra Francia. 

Así, el FLN declaró la guerra contra Francia en el 1 de noviembre de 1954. Al año, desde Marruecos se reclamaba la vuelta del Sultán Mohamed V, cuya deportación le había convertido en un héroe nacional.

El grupo de “Los Seis Jefes” del FLN. De pie, de izquierda a derecha: Rabah Bitat, Mostefa Ben Boulaid, Didouche Mouraud y Mohamed Boudiaf. Sentados: Krim Belkacem (i) y Larbi Ben M´Hidi (d).

Francia vio más conveniente concentrar sus esfuerzos en Argelia en vez de establecer una guerra con Marruecos, que obtuvo su independencia en 1956 y repuso al Sultán en el trono.

Para agosto de 1955 en conflicto se profundizó en la región de Constantina con una dura represión parte del ejército francés, quienes emplearon ataques terroristas a través de la llamada “Organización del Ejército Secreto (OAS, por su sigla en francés). 

En 1956, Francia había ya desplegado un ejército de medio millón de soldados.

El FLN contaba con el apoyo de gran parte de los musulmanes y de aquellos países africanos que se habían independizado, tales como Egipto, Túnez y Marruecos. 

Charles de Gaulle

Entre 1956-1957 se dio la Batalla de Argel, en la que el FLN atacó objetivos franceses en esa ciudad que fueron repelidas las tropas paracaidistas del general galo Jacques Massu, quien aplicó torturas y la ejecución sumaria de miles de argelinos sospechosos de colaborar con la causa independentista.

Los colonos realizaron diversos disturbios en Argelia, en los que reclamaron la vuelta al poder del general Charles De Gaulle, quien regresó a presidir el Estado ante el peligro de una guerra civil en su país.

“Yo voy a cumplir” dijo Gaulle en ese momento.

Contrario a los intereses de la cúpula política-militar francesa, De Gaulle se presentó a favor de la libre determinación de Argelia, al aceptar ese derecho a los argelinos un año después de su ascenso al poder.

Un nuevo levantamiento militar de los colonos se produjo en enero de 1960, aunque fracasó debido a la falta de apoyo.

De Gaulle propuso un referendo sobre la independencia de Argelia, llevándose a cabo el 8 de enero de 1961, en el que el 75 por ciento de los franceses votó a favor.

Del 7 al 18 de marzo de 1962 en la ciudad francesa de Evian se llevaron a cabo conversaciones entre el Gobierno de Francia y el Gobierno Provisional de la República Argelina, creado en el exilio, sobre la autodeterminación de esa nación africana. 

Al término de los diálogos, las partes acordaron lo siguiente: un alto al fuego; cese de las operaciones militares y la lucha armada en territorio argelino; garantías a la autodeterminación y organización de los poderes públicos en Argelia durante el periodo transitorio.

Extracto de los acuerdos de Evian:

“El Estado argelino ejercerá su entera y plena soberanía en el interior y el exterior. Esta soberanía se ejercerá en todos los aspectos, especialmente la defensa nacional y asuntos exteriores. El Estado argelino se dará libremente sus propias instituciones y escogerá el régimen social político que crea más conveniente a sus intereses. En el plano internacional definirá y aplicará con entera soberanía la política que escoja. El Estado argelino suscribirá sin reservas la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y fundará sus instituciones sobre los principios democráticos y la igualdad de derechos políticos entre todos los ciudadanos, sin discriminación de raza, origen o religión. Aplicará especialmente las garantías reconocidas a los ciudadanos de estatuto civil francés”.

​El 1 de julio de 1962 el 69 por ciento de los argelinos votó también a favor de la separación con respecto a Francia.

La independencia de Argelia fue sellada el 3 de julio de 1962, poniendo fin a 8 años de agresiones francesas y un largo recorrido de resistencia del pueblo argelino por su autodeterminación y soberanía nacional. 

Argelia ingresó en la Organización de Naciones Unidas el 8 de octubre de 1962.

El balance de la guerra: 200 mil argelinos y 30 mil militares franceses. Cifras del FLN dan cuenta que la cantidad de argelinos asesinados es de medio millón.

Más sobre Argelia

​En 1966 se estrenó la pelicula “La batalla de Argel”, filmada en blanco y negro y que retrata los orígenes, el desarrollo y el fin del enfrentamiento entre el Frente de Liberación Nacional (FLN) de Argelia y las autoridades coloniales francesas en la ciudad de Argel entre 1954 y 1957.

El largometraje muestra la tortura y los asesinatos cometidos, en un intento por mostrar la guerra de la independencia de ese país desde la perspectiva de ambos bandos.

Ganó numerosos premios, entre ellos el León de Oro y el FIPRESCI del Festival de Venecia), fue filmada íntegramente en Argelia, y dirigida por el realizador italiano Gillo Pontecorvo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.