• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Tras cinco años del devastador terremoto que sacudió a Haití, la isla aún continua sus esfuerzos para reconstruir su infraestructura y estabilizar su economía   

Han pasado cinco años desde el devastador terremoto que dejó más de 300 mil muertos en Haití y pese a a que aún hay miles de personas que duermen en carpas, destacan algunos avances en la reconstrucción de ese país gracias a la ayuda latinoamericana.

El mecanismo de integración regional Petrocaribe ayudó en la reconstrucción de más de 800 kilómetros de calles, la edificación de miles de viviendas y la reubicación de muchas personas que habitaban en carpas.

En mayo de 2013 unos mil 280 haitianos recibieron las llaves de su vivienda de manos del presidente de Haití, Michel Martelly. Las viviendas fueron construidas por la empresa dominicana Rofi y Hadom, propiedad del ingeniero Félix Bautista.

El director de la unidad pública oficial de construcción que depende del gobierno, Harry Adam, indicó que "inmediatamente después del terremoto había 1.5 millones de personas sin hogar. Hoy, cinco años después, quedan un poco menos de 70 mil que viven en carpas".

Martelly indicó que también se incrementó la capacidad de generación eléctrica en esa nación antillana a partir de tres centrales localizadas en Gonaives, Puerto Príncipe y Cabo Haitiano.

Ayuda internacional que nunca llegó

Luego de la tragedia, muchos países y organizaciones internacionales prometieron ayudar económicamente en la reconstrucción de Haití, sin embargo gran parte de ese dinero nunca llegó.

Tres meses después del terremoto, durante la conferencia de donantes de Nueva York, se acordó reforzar el liderazgo del gobierno haitiano. Sin embargo, hasta el 2014 tan sólo el 1 por ciento de la ayuda de emergencia y el 16 por ciento de la ayuda para la reconstrucción había sido canalizado a través de administraciones haitianas.

El 76,7 por ciento del valor de los contratos concedidos por la Unión Europea (UE) en sus proyectos de reconstrucción en Haití durante 2010 y 2011 fueron entregados a empresas europeas. De igual forma, Estados Unidos tan sólo cedió el 1,3 por ciento del valor contractual de sus proyectos a empresas haitianas.

La mayoría de la ayuda internacional  inicial se gastó durante las primeras semanas y meses después del terremoto para responder a necesidades urgentes, pero luego el interés del mundo disminuyó y la recuperación del país a largo plazo quedó estancada.

Sumado a esto, el país tuvo que enfrentar una crisis política y una epidemia de cólera que dejó más muertos. Según los haitianos el cólera fue introducido por los cascos azules de Nepal enviados a ayudar tras el sismo.

El 12 de enero 2010 la tierra tembló durante 35 segundos en Haití. Con el epicentro situado a 25 km de Puerto Príncipe, el seísmo de 7,3 grados en la escala de Richter se llevó más de 220 mil vidas. Además, 100 casas fueron totalmente destruidas y unas 200 mil quedaron gravemente dañadas, lo que dejó a más de un millón y medio de personas sin hogar.

Ayuda de Venezuela y Latinoamérica

El pasado mayo de 2014, Venezuela entregó maquinarias y equipos agrícolas como parte del compromiso del presidente Nicolás Maduro de acompañar al pueblo haitiano en la lucha contra la miseria y lograr su bienestar.   

Se trató de 44 tractores, 37 motocultores y 51 ordeñadoras para fortalecer el área agrícola y lechera en distintas zonas de Haití.

Gracias al aporte de Venezuela, Argentina y Cuba, en coordinación con la Secretaría Técnica de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), también se construyó en Haití un centro médico.

La producción agrícola de Haití fue afectada fuertemente por el terremoto de 2010. Para ayudar a la nación, Petrocaribe contribuyó a la creación de tres mil nuevas viviendas y se renovaron más de seis mil casas. Ahora Haití cuenta con 133 mil personas alfabetizadas como parte de los acuerdos con ese bloque integracional para reconstruir el país.

Enterate más de:

Haití

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.