• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los jóvenes griegos han sido los más afectados por las medidas de austeridad, pues la mitad no tiene empleo.
    En Profundidad

    Los jóvenes griegos han sido los más afectados por las medidas de austeridad, pues la mitad no tiene empleo.

Las elecciones del 25 de enero representaron una oportunidad única para los griegos, quienes tienen sus esperanzas puestas en la alternativa de la coalición de izquierdas Syriza que promete una negociación “dura” de la deuda y acabar con las medidas de austeridad que han dejado a miles de familias desahuciadas. 

Este 25 de enero Grecia enfrentó una decisión crucial que cambiará la historia del país e impactará en toda Europa: Los griegos votaron en unas elecciones generales anticipadas en las cuales resultó vencedor el partido Syriza, liderado por Alexis Trsipras, con 36,02 por ciento de los votos, que propone avanzar hacia una democracia auténtica.

Ahora los griegos tienen en sus manos el poder de cambiar el rumbo político y económico de su país tras seis años de crisis financiera y programas de austeridad.

(En detalle: Claves para conocer a Alexis Tsipras, líder de Syriza)

El líder de Syriza, Alexis Tsipras, promete un programa de crecimiento económico y generación de empleo, anular las medidas de recorte impuestas por el Gobierno, como la reducción del salario y de las pensiones mínimas, así como una negociación "dura" con los socios europeos de la deuda soberana griega, en el marco de la eurozona. 

Pero, para entender la importancia de la decisión tomada por los griegos debemos saber en qué consistió la crisis financiera:

En 2002, tras la adopción del euro, el gobierno griego incrementó la deuda pública debido a la estabilidad de la moneda única europea que permitía acceder a dinero prestado más barato.

Analistas internacionales aseguran que en el 2004 los Juegos Olímpicos en Atenas generaron un excesivo endeudamiento y gasto público. Esto se agravó con la crisis financiera mundial de 2008, que se originó en Estados Unidos con la quiebra de importantes bancos relacionados con el mercado de las hipotecas inmobiliarias.

El gobierno de Grecia ocultó por muchos años a la Unión Europea (UE) la realidad económica del país. Pero esto cambió cuando en 2009 llegó al poder del presidente Georgios Papandreou, quien reveló que la deuda publica era del 113 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y su déficit público superaba el 12 por ciento del PIB.

DEUDA PÚBLICA
Cifra maquillada: 13 por ciento del PIB
Cifra real: 113 por ciento del PIB
DÉFICIT PÚBLICO
Cifra maquillada: 3 por ciento del PIB
Cifra real: 12 por ciento del PIB

En 2010, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) concedieron a Grecia un paquete de “rescate” de más 240 millones de euros para solventar su economía.

Pero a cambio de estos “rescates”, el Gobierno aprobó una serie de medidas de austeridad que ahogaron a los griegos: reducción del salario, pensiones mínimas, reducción de la inversión en sanidad, la educación y otros servicios públicos, mientras que aumentaron los impuestos y se eliminaron puestos de trabajo. 

La corrupción fue otro de los motivos de la crisis financiera: Según el informe anual de corrupción 2010 en Grecia, realizado por Transparencia Internacional, se estima que el costo de los sobornos en ese país fue de 632 millones de euros (837 millones de dólares), mientras que en el 2009 fue de 787 millones de euros (1,09 mil millones de dólares).

Protestas contra la austeridad

Los planes de recortar el gasto público a cambio de “rescates” por la UE y el FMI, dio lugar a una serie de huelgas generales y multitudinarias protestas desde 2010 hasta el 2014.

El 5 de mayo de 2010 hubo protestas en las principales ciudades  y al menos cien mil personas marcharon ese día para rechazar las medidas de austeridad impuestas por la UE y el FMI. 

También, ese día se realizó la primera huelga general, en la cual se detuvo el tráfico de aviones, trenes y ferrys. Asimismo, escuelas, hospitales y empresas privadas fueron cerradas. 

En los años siguientes continuaron las protestas y las marchas mientras que la situación económica empeoraba y las medidas de austeridad se incrementaban. 

Desde mayo de 2010 hasta noviembre de 2014 hubo un total de 30 huelgas generales. Éstas se caracterizaban por el paro completo o restringido de ferrocarriles, metros, tranvías y autobuses. Así como el cierre de escuelas o el funcionamiento de los hospitales con servicios mínimos.

Situación actual en Grecia

Para enero de este año, tres de cada diez hogares están en situación de pobreza y endeudamiento, lo que representa un 34,4 por ciento que vive con menos de 10 mil euros anuales (ingresos inferiores al 60 por ciento de la renta media de la población del país), según un estudio del Instituto de la Pequeña Empresa GSEBEE. 

Otro 34,3 por ciento vive con ingresos de entre 10 mil y 18 mil euros anuales. Además, el 42,5 por ciento de los hogares estiman que en 2015 no podrán afrontar sus gastos corrientes y un 35,4 por ciento creen que no podrán pagar sus impuestos.

En el 2014 la tasa de desempleo llegó a un 26 por ciento y sigue aumentando. Los más afectados son los jóvenes griegos, pues la mitad no tiene empleo. 

Aunado a esto, los salarios siguen cayendo y la edad de jubilación (que se sitúa en 65 años) podría elevarse a 67 en los próximos años.

Además, la deuda de Grecia sigue siendo muy alta en la actualidad. Mientras que en el 2010 la deuda neta fue de alrededor de 130 por ciento del PIB, según el FMI, ahora se ubica en 170 por ciento.

No deje de leer: El triunfo de Syriza y el temor de la Troika

Enterate más de:

Grecia Elecciones Syriza Crisis

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.