• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Campesinos han denunciado el despojo de sus tierras por parte del Estado y le exigen al Gobierno que cumpla con el calendario electoral.
    En Profundidad

    Campesinos han denunciado el despojo de sus tierras por parte del Estado y le exigen al Gobierno que cumpla con el calendario electoral.

    Foto: 1/2 EFE
  • En su historia, la RDC ha sido víctima de la intervención extranjera.
    En Profundidad

    En su historia, la RDC ha sido víctima de la intervención extranjera.

    Foto: 2/2 EFE
Un intenso panorama político en la República Democrática del Congo converge con los intereses de Estados Unidos y las grandes transnacionales. Enfrentamientos entre opositores y fuerzas policiales en Kinsasa (capital) le dan al presidente de EE.UU. Barack Obama una excusa para imponer posibles sanciones contra ese país africano megadiverso y poseedor de 80 por ciento de las reservas de Coltán en el planeta.

La República Democrática del Congo (RDC) tiene riquezas naturales que la convierten en un objetivo para los países industrializados. Los grupos armados hacen el “trabajo sucio”, que ha ocasionado la muerte a más de cinco millones de congoleños en la última década, sin embargo, las grandes potencias se benefician de los recursos de este país megadiverso.

Este mes fue detenido un miembro de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por su sigla en inglés) en la RDC por liderar el entrenamiento de grupos extremistas. Posteriormente EE.UU. reconoció que financian a “activistas” en el país centroafricano y argumentaron que impulsan “su participación activa en la política”.

Anteriormente denominada Zaire, la RDC se ubica en África Central, con cerca de 75 millones de habitantes.

No obstante, la historia contradice los argumentos de EE.UU., debido a que su participación en la RDC siempre se ha orientado al ámbito bélico y a armar grupos para que adversen al Gobierno que les resista, con el fin de extraer los recursos naturales que necesitan.

La RDC se liberó de Bélgica en 1960 y eligió democráticamente a Patrice Lumumba, primer ministro que fue asesinado al año siguiente en el marco de un golpe de Estado en el que intervinieron Bélgica y Estados Unidos.

El analista internacional y profesor de Geopolítica Petrolera Energética en la Universidad de Los Andes (ULA) en Venezuela, Miguel Antonio Jaimes, explica que los principales grupos armados en la RDC operan en las zonas selváticas fronterizas con algunos países como Angola y Ruanda. Entre ellos destacan las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) con al menos mil 400 integrantes.

Jaimes aclara que los grupos armados con fines de extracción y desestabilización no son congoleños, sino que la RDC se encuentra cercada por países dominados por las grandes potencias, que arman a grupos para lograr sus objetivos.

La República Democrática del Congo es uno de los 17 países megadiversos según Centro de Monitoreo de la Conservación del Ambiente, es decir, que tiene los mayores índices de biodiversidad del planeta.

Lea también Huyen de los conflictos: 11.4 millones de africanos orientales migran dentro de su continente

“Esos grupos radicales son financiados por las grandes transnacionales y EE.UU. que buscan una guerra civil. El Congo es un país muy rico, tiene importantes reservas de uranio y petróleo. Las empresas norteamericana y japonesas son fundamentales en la desestabilización”, explicó.

La RDC tiene 80 por ciento de las reservas de coltán en el mundo. El tantalio es el mineral más codiciado por las  grandes multinacionales de tecnología, debido a que de allí se extrae del coltán, que les sirve para la fabricación de celulares, computadoras y similares.

“Todo eso está costeado con la sangre de miles y miles de congoleños (...) los responsables son las multinacionales como Nokia, Motorola y Compaq que participan en las bolsas de valor en todo el mundo, principalmente las de Nueva York”, señaló el analista internacional.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) retiró la mayor parte de los cascos azules de la RDC, que representaba su apoyo a la ofensiva militar que pone en marcha el Gobierno del país. Al respecto, Jaimes considera que la ONU ha mantenido un silencio cómplice ante las matanzas con fines industriales en la RDC, además de ignorar violaciones a los derechos humanos.

Estados Unidos también patrocinó la Segunda Guerra del Congo, también llamada la Guerra del Coltán o la Gran Guerra de África entre 1998 y 2003 (precedida por la Primera Guerra del Congo en 1996-1997). El motivo de este genocidio en el que murieron cerca de 4 millones de personas no es otro que la industrialización: la necesidad de producir tecnología de punta a partir de los minerales que podían extraerse de la RDC.

La RDC tiene siete parques nacionales ubicados principalmente en las montañas orientales, justo allí se encuentran los yacimientos más ricos de uranio, cobalto y coltán: los dos primeros son esenciales para la elaboración de armas de guerra, mientras que el coltán fue declarado un mineral estratégico por el Pentágono.

PANORAMA POLÍTICO

Por un lado la RDC es una joya de la biodiversidad, por el otro presenta un conflicto político que le ha valido un espacio entre los titulares de los medios de comunicación en el mundo. El presidente Joseph Kabila propone una reforma constitucional, que según grupos opositores le permitiría ostentar el poder indefinidamente.

Campesinos congoleños han denunciado en reiteradas ocasiones el despojo de sus tierras y le exigen al Gobierno del país que cumpla con el calendario electoral. Las comunidades han presentado graves dificultades para producir alimentos, pese a que se trata de un país rico en recursos naturales.

Sin embargo, el conflicto político es un escenario que facilita la tarea injerencista a EE.UU. y Occidente, debido a que con la asesoría a los “activistas” y el apoyo que reciben de los países que limitan con la RDC se les facilitaría una intervención militar -implícita o no- como la que hacen en Yemen apoyando a Arabia Saudita.

El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró en días previos que estudia la posibilidad de aplicar medidas punitivas contra la RDC, debido a la detención de un miembro de la USAID que estaba entrenando a opositores.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.