• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los crimeos instaban a votar por la adhesión a Rusia estableciendo una comparación entre el Gobierno ucraniano y el nazismo.
    En Profundidad

    Los crimeos instaban a votar por la adhesión a Rusia estableciendo una comparación entre el Gobierno ucraniano y el nazismo.

    Foto: 1/1 EFE

Este 16 de marzo se cumple un año desde que Crimea aprobó, con más de 96 por ciento de los votos, su independencia de Ucrania y adhesión a Rusia mediante un referendo popular.

La adhesión de Crimea a Rusia fue considerada legal por ese país y refrendada por la Duma (Parlamento ruso), sin embargo, es rechazada por Ucrania y Occidente. El pasado 18 de marzo, cuando el presidente ruso Vladimir Putin aseguró que “Crimea siempre ha sido parte de Rusia”, Estados Unidos puso en marcha una serie de sanciones -que hasta la fecha siguen sumándose- con las que pretende “castigar” a la Federación Rusa por aceptar la voluntad de la mayoría de los crimeos.

En respuesta a las declaraciones de Putin, la primera acción del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue convocar a una reunión con los líderes del G7, sin Rusia. En ese encuentro Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, EE.UU., Canadá y Japón acordaron suspender los encuentros con Rusia hasta que se normalice la situación en Ucrania, una crisis provocada por el apoyo de occidente a la ruptura del orden constitucional en este país.

Al menos 60 por ciento de la población de Crimea es Rusia, 25 por ciento ucraniana y una minoría tártara, 12 por ciento.

La adhesión de la proclamada República de Crimea a Rusia ahondó en la crisis político-social que atraviesa Ucrania desde finales de 2013, debido a que se evidenció que parte del pueblo que conformaba a Ucrania estaba en desacuerdo con las acciones golpistas del sector nacionalista, que resultaron en el derrocamiento del entonces presidente Viktor Yanukóvich.

Ucrania, el país más poderoso descendiente de la desintegración de la Unión Soviética después de Rusia, fue la excusa perfecta para que Estados Unidos trajera a colación los vestigios de la Guerra Fría. El país norteamericano se embarcó en una campaña internacional para aislar y rodear a Rusia, atribuyéndole la responsabilidad de la crisis en Ucrania.

Las sanciones de EE.UU. a Rusia van orientadas directamente a afectar su economía. En septiembre pasado Obama anunció las sanciones a un grupo de bancos rusos, entre otros aspectos, las organizaciones, empresas o individuos estadounidenses tendrían prohibido unirse comercialmente a los sancionados.

Los medios de Occidente también han colaborado en la satanización de Rusia, país considerado la superpotencia emergente del siglo XXI. Una presunta invasión del país liderado por Vladimir Putin hacia Ucrania es parte de las líneas editoriales de la mayoría de los periódicos en EE.UU. y medios de derecha en todo el mundo.

¿Por qué Crimea se independizó de Ucrania?

Después de la Segunda Guerra Mundial Crimea quedó en territorio ruso. Pero en 1954 Nikita Krushev entregó su administración a Ucrania, país que declaró su independencia de la Unión Soviética en 1991 -disuelta ese mismo año-.

La mayoría de la población de Crimea es rusohablante. Cuando fue derrocado Yanukóvich, el Gobierno golpista tomó el poder con la intención de aislarse por completo de Rusia, país históricamente ligado a Crimea. A partir de ese hecho, los crimeos lucharon por mantener los nexos con Rusia, así como su rechazo por el Gobierno de facto -posteriormente legitimado en elecciones- con miembros del Pravi Sector, sector radical de derecha ligado al Nazismo.

Crimea es importante estratégicamente por su salida al Mar Negro. Tiene 26 mil 100 kilómetros cuadrados y dos millones de habitantes.

¿Quiénes gobiernan Ucrania?

Después de más de un año de crisis, Ucrania continúa siendo un país fragmentado en el que las regiones repelen el extremismo del Gobierno de derecha. La tensión se concentra principalmente en Donetsk y Lugansk, regiones que también aprobaron su autonomía mediante un referendo; aunque continúan a la expectativa de que se ponga en marcha el reconocimiento de esa autonomía por parte del Gobierno de Kiev, tal como fue establecido en los acuerdos de Minsk de septiembre pasado.

Ucrania recibe el espaldarazo de Estados Unidos y Occidente. El Fondo Monetario Internacional (FMI) emprende un plan de rescate económico en Ucrania, cuyo primer tramo de ayuda, de 5 mil millones de dólares, se hizo efectivo el pasado viernes. Ese programa de “rescate” está valorado en más de 40 mil millones de dólares con la contribución de la Unión Europea, EE.UU. y otros organismos internacionales.

El presidente de Ucrania desde junio del año pasado es Piotr Poroshenko, mandatario que ha manejado un doble discurso: por un lado ha entablado el diálogo con su par ruso Vladimir Putin, y por otro no promueve la merma de la crudeza militar en el este del país. Te mostramos parte de los miembros del Gobierno de Ucrania, con un amplio historial en extrema derecha:

- Andriy Parubiy, Secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, es también cofundador del Partido Nacionalsocialista de Ucrania.

- Dimitri Yarosh, Secretario adjunto del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, también ha sido líder de la derecha nacionalista.

- Alexander Sych, Primer ministro adjunto, es miembro del Partido de la Libertad (Svoboda) de extrema derecha, también ha fijado posición en contra del aborto, incluso en casos de violación.

- Igor Tenyuk, ministro de Defensa de Ucrania, participa en reuniones del partido Svoboda, pero no ha sido comprobada su militancia. Su carrera militar fue forjada en Estados Unidos y dirigió maniobras militares conjuntas entre Ucrania y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.