Mostrar:
Autores:
Buscar:

Fernán Medrano
Fernán Medrano

Latinoamericano y humanista. Columnista de opinión. Analista político y de la actualidad colombiana, latinoamericana y mundial. Colaborador de portales de comunicación alternativa. Bloguero de medios y agencias internacionales de noticias. Interesado en los procesos y movimientos sociales, sobre todo de la Patria Grande. Nació a orillas del mar Caribe, en Colombia.

10 Notas publicadas

Notas recientes

Ante el asesinato de los líderes sociales, el presidente de Colombia, Iván Duque, admite que es "difícil" proteger la vida de los siete millones que hay en el país.

Bécquer contemplaba su mundo interior desde adentro y desde afuera para terminar elevándose por encima de su angustia.

Lula es uno de los nuestros, hombre de alma noble. Aun cuando el Brasil es un país demasiado grande en extensión territorial y poblacional, sin duda le cabe a Lula en la cabeza.

Aun cuando el discurso del Estado de la Unión es una suerte reporte que el Presidente de los Estados Unidos presenta al Congreso estadounidense cada año, el hecho se ha convertido en un asunto de auténtico interés a nivel planetario.

Venezuela, como país libre y soberano que es, merece que se le respete su derecho a la autodeterminación. Venezuela merece que se le respete su orden constitucional. Venezuela merece diálogo y paz.

La palabra resistencia nos lleva a la palabra resistir, y esta última, a «tolerar, aguantar o sufrir», esto de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española. 

El CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ha vendido aproximadamente $30 millones de sus acciones en su red social para invertir dinero y esfuerzo en una nueva investigación biomédica (link), cuyo desafío es combatir las enfermedades neurodegenerativas, tales como la epilepsia, el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson (link). Agreguemos que en la realización del estudio biomédico se precisa la monitorización del cerebro.

Creo que algunos gobiernos progresistas de la Patria Grande intentaron domesticar al capitalismo salvaje, pero no pudieron, y éste ahora ha vuelto más agresivo.

El ejército de los bots y los trolls goebbelianos sabe que una de las maneras de que las fake news se viralicen es incitando a la gente a que publique comentarios de cualquier clase, sin que por ello importe mucho si es para aclararla o desmentirla.

Las redes sociales y la comunicación alternativa consienten ser esgrimidos con el fin noble de difundir la verdad emancipadora.