Menú

Historia de la Copa

#CopaAmérica2019

#GolazoDeAmérica

Origen de la Copa América

Es el campeonato continental más antiguo del mundo. Fue la chispa que hizo realidad la celebración del fútbol en cada rincón del planeta. Todo inició en 1910 con una edición de prueba, pero oficialmente comenzó en julio de 1916 en Argentina. El país anfitrión invitó a las selecciones de Chile, Uruguay y Brasil como parte de sus festividades por el centenario de su independencia. Así se creó el Campeonato Sudamericano de Selecciones, nombre que conservó hasta 1967.

"El coqueto estadio de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), en Palermo, era considerado como el mejor de Sudamérica y el domingo 2 de julio abrió sus puertas para dar comienzo a una historia apasionante: Uruguay goleó a Chile 4-0 ante unas tres mil personas", relata el el libro Un siglo de Copa América de Pablo Aro.

El nombre de Copa América se inaugura en 1975 en la 30ª edición del torneo. Con este cambio vinieron otros que moldearon la forma en que se realiza la competencia en la actualidad. Por ejemplo, "el sistema por puntos corridos fue sustituido por un formato parecido al de la Copa Mundial de la FIFA: fase clasificatoria, con las selecciones distribuidas en grupos, seguida de fases eliminatorias", explica la página oficial.

Asimismo, en 1993 Estados Unidos y México se convirtieron en los primeros países fuera de América del Sur en ser invitados por la CONMEBOL a la Copa América. Desde entonces han sido múltiples las naciones invitadas, pero ninguna ha logrado alzarse con el trofeo.

En 2016, con motivo de la Copa América Centenario la competencia se disputó por primera vez fuera de América del Sur: Estados Unidos fue el país elegido y esta edición contó con una cifra récord de selecciones invitadas: Costa Rica, Haití, Jamaica, México y Panamá (seis con la nación anfitriona).

El trofeo a través de los años

La Confederación Sudamericana de Football decidió en 1916 que el ganador debía llevarse un trofeo y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina se encomendó la tarea y compró la Copa a la joyería porteña Escasany, a un precio de 3.000 francos suizos, la cual donó a la Confederación.

El trofeo consistía en nueve kilos de plata, 75 centímetros de alto y 30 de diámetro. Su posesión era transitoria, por lo que ninguna selección campeona podía quedárselo de forma definitiva. En la década de 1970 se le añadió la base de madera para exhibir las placas con el año y el nombre de los campeones.

Desde 2011, el trofeo original se encuentra en el Museo del Fútbol del estadio Centenario de Montevideo, en honor a los 15 títulos de campeones que tiene Uruguay. A partir de Chile (2015) el campeón recibe una réplica.