• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El partido fascista de Marine Le Pen barrió la primera vuelta de las elecciones regionales de Francia.

El partido fascista de Marine Le Pen barrió la primera vuelta de las elecciones regionales de Francia. | Foto: Reuters

Publicado 14 diciembre 2015
Para levantarse de la derrota, la izquierda debe hacer frente a sus propios defectos y desarrollar un plan para superarlos.

Cuando se producen fallos, para progresar se requiere tomar responsabilidad por lo que se podía haber hecho de otra manera y luego hacer cambios. Después de todo, en el futuro, se puede cambiar lo que uno hace, pero uno no puede mágicamente hacer que otros, con agendas opuestas, cambien lo que hacen. Sin embargo, en lugar de evaluarnos a nosotros mismos para descubrir donde podemos hacer cambios, demasiado a menudo culpamos a los que aborrecemos, donde los cambios están fuera de alcance.

En Francia, los fascistas están acumulando grandes ganancias. Culpamos a los fascistas por hacer lo que están concebidos, construidos y dispuestos a hacer, y por lo que fácilmente podemos predecir que van a hacer. Culpamos a los votantes, también – por allanarse a los llamados de los matones. Pero a medida que los horribles votos se acumulan, incluso en las regiones pobres, nosotros, que tenemos agendas humanas y mucho más que agendas simplemente antifascistas,¿reconocemoslo que significa no haber llegado a las personas en esas regiones, incluso con un conocimiento rudimentario de las fuerzas desplegadas en contra de ellas y de las implicaciones sociales y morales de su apoyo a la política fascista?

En los EEUU, Trump, otro matón fascista, pisotea la verdad, la dignidad, y la razón, abiertamente escupe babosadas racistas y descaradamente fabrica tonterías, y nosotros le echamos la culpa a él y a todo el que compra sus engaños. Pero, ¿nos preguntamos cómo las circunstancias han llegado al punto en que esto sea posible, y, aún más importante, lo que podríamos haber hecho de manera diferente en los últimos años, de manera que no habría una audiencia con sentimientos pro-Trump?

En Venezuela, después de una década y media de políticas de Gobierno de Izquierda, el electorado, con una muy alta participación electoral, ha apoyado a la oposición de derecha, lo que causó crisis y, si la oposición encuentra su manera, destripará los programas redistributivos y la dignidad de las bases y su participación. ¿Nuestro recuento de las elecciones será sólo culpar a la interferencia externa, la guerra económica, etc., todo lo cual es muy real, pero también, inevitablemente predecible, o nuestro lado va a reconocer que hubo graves errores en la forma en que tratamos a las corporaciones y otros elementos élite dela sociedad durante el largo lapso de nuestro empoderamiento?

Si usted es como yo, los resultados en Venezuela, aunque sabíamos que venían, golpean tu humanidad y razón. Si los resultados no le duelen intensamente, deberían, eso es asumiendo queusted esté preocupado por el bienestar humano en Venezuela, EEUU y en todo el mundo.

Para reducir tal daño, demasiado a menudo hacemos lo contrario de lo que se necesita. En lugar de, diligentemente proponer pasos que podamos dar que nos puedan llevar a mejores resultados, lamentamos sin cesar los pasos terriblemente opresivos que otros toman. Cierto, las perturbaciones económicas que la economía venezolana ha sufrido son sin duda el factor más importante que alimentó el descontento y los duros resultados de las elecciones. ¿Y? Estas perturbacioneseran una respuesta predecible al camino trazado de la Revolución Bolivariana. Si el éxito era posible en absoluto, lo tuvo que ser alcanzado no a través de qué las perturbaciones no ocurran, sino a través del uso de estas perturbaciones de manera diferente, tanto para debilitar sus efectos como para inspirar nuevas ganancias. Decir que las perturbaciones económicas ganaron no sirve de nada para evitar casos similares en el futuro. En su lugar, envía la señal a sus autores de que hicieron un muy buen trabajo. Sus maquinaciones tuvieron éxito. Esté listo para hacerlo de nuevo cuando sus viles intereses lo requieran.
Quejándose de que el monstruo es monstruoso puede ser necesario con el fin de informar a los que no lo saben, pero en sí, no es una forma de avanzar. Encontrar nuestros propios defectos, por doloroso que sea, puede revelar diferentes formas de avanzar.

En Venezuela, Francia, EEUU, y casi en todas partes, la autoevaluación es la verdadera tarea, además de actuar sobre ideas cuidadosamente razonadas.
La falta de conciencia pública es parte del lío en el que estamos, así que, ¿nos centramos en la organización de nuestros recursos y talentos de una manera que pueda corregir ese déficit, o cada medio progresivo, cada bloguero progresivo y comentarista, y cada proyecto de organización solo persistirán en hacer lo que se ha estado haciendo todo el tiempo, en lugar de encontrar nuevas formas de mejorar y multiplicar nuestras comunicaciones colectivas?

Los medios de comunicación social comercial están destrozando el enfoque y la claridad, la destrucción de la capacidad de atención y la sincera comunicación empática humana, y espían todos los rincones de nuestras vidas. ¿Trabajamos para que nuestros propios medios de comunicación social tomen su lugar?
Las finanzas son escasas en toda la Izquierda. ¿Trabajamos juntos para encontrar nuevos mecanismos que puedan financiar proyectos mejores que los que ahora se utilizan, particularmente unos que beneficien a todos más que, literalmente, competir por donaciones? ¿O cada uno de nosotros operamos en prístino aislamiento, apenas diferenciándonos en este sentido, de la forma en que compiten las empresas unas con otras?

La falta de esperanza es un gran problema. ¿Ofrecemos informada esperanza por nuestro tono y enfoque? La falta de solidaridad nos fragmenta. ¿Fomentamos y mostramos solidaridad en nuestras relaciones mutuas y creamos estructuras que la aumenten? La falta de organización restringe nuestro alcance y poder. ¿Creamos nuevos multi-focos, multi-tácticas, organizaciones verdaderamente acogedoras?

Falta de participación. ¿Nos importa? Falta de visión para un futuro mejor y una comprensión más amplia de lo que podemos hacer para avanzar hacia ese futuro. ¿Nos desarrollamos y transmitimos la visión y estrategia de una manera convincente? La falta de herramientas bajo control humano y participativo, no control de las empresas, para todo esto. ¿Lo creamos y sostenemos?

¿Nos miramos sinceramente a nosotros mismos, y no tratamos de culpar a otros, simplemente porque de alguna manera podemos hacernos a un lado, sino que tratamos de encontrar áreas para mejorar? ¿Y luego actuamos en lo que encontramos, por muy diferente que sea a lo que estamos acostumbrados a hacer? Ausente esto, más de esto, incansable, creativo, atención a esto, ¿no es de extrañar que Francia,EEUU, e incluso Venezuela sufran lo que parece ser una moderna marcha a paso de ganso de matones en un despliegue de celebración suicida?


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.