Tomando a Gandhi con una pizca de sal | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Gandhi es considerado Héroe Nacional de la India. (Foto: Archivo)

Gandhi es considerado Héroe Nacional de la India. (Foto: Archivo) | Foto: Archivo

Publicado 4 febrero 2015
La afirmación de Gandhi de igualdad con el virrey, era su contrapoder, y se basaba puramente en la articulación de los sentimientos de la gente en la India, y fue un golpe estratégico sutil pero devastador para el imperialismo Británico.

No es de servicio al hombre, y perjudicial para nosotros que luchamos con problemas similares de liberación, si convertimos a Gandhi en un santo y un icono, sacándolo de la historia y lijando sus extraños contornos.

Hace unos días, me enteré que un insulto común entre los niños pequeños jugando juegos de video es: "¿Quién te enseñó a luchar? ¿Gandhi? “. Hay una cierta lógica en el insulto. Mientras Gandhi fue dedicado al auto-sacrificio suicida, que puede ser honrado en el campo de batalla, estaba igualmente comprometido a no dañar físicamente a sus oponentes, lo que tiene sus limitaciones en la estrategia militar, y crea conflictos en el mundo real o virtual.
Al mismo tiempo, Gandhi fue el autor de lo que podríamos llamar el militarismo no violento, refiriéndose a sí mismo como el "General" en la lucha de independencia de la India, y pidiendo la obediencia de sus soldados de a pie. En mayo de 1930, en su periódico semanal Navajivan, Gandhi citó estas líneas de Tennyson, en honor a las virtudes de los soldados Británicos en la guerra de Crimea:

Suyos no para responder.
Suyos no para razonar.
Suyos, para hacer y morir.

El Mahatma ('gran alma'), comentó: "Creo que así es como se debe ser". Aquellos que estén considerando ser parte de la lucha por la independencia deben utilizar sus facultades racionales para decidir si van a unirse o no al movimiento, pero, habiéndose unido, deben dejar de lado sus propios pensamientos y obedecer a sus líderes (en última instancia, al propio Gandhi) sin cuestionamientos.

Para muchos de nosotros, mirando hacia atrás, estos sentimientos (que Gandhi repite a menudo) chocan con la imagen del Gandhi que hemos heredado. Esta foto retocada ha sido construida por devotos seguidores de Gandhi y por una corriente política y social que prefiere domar a figuras como Gandhi o Martin Luther King Jr en lugar de comprometerse con su complejidad y su radicalismo.

Si hay un solo acto icónico de Gandhi, es la Marcha de la Sal de 1930, una campaña liderada por Gandhi que desencadenó un levantamiento no violento nacional que llevó a la detención de más de 60.000 personas.

Los hechos fríos de la campaña, que por lo general se relatan, se ejecutaron de la siguiente manera. Comenzando el 12 de marzo de 1930, Gandhi marchó 220 millas de su ashram al mar, y una vez allí manufacturó sal con el agua de mar, esto ocurría el 6 de abril, animando a la gente en todo el país a desafiar públicamente la Ley de la Sal Británica que prohibía a los Indios la recolección o la venta de sal. Después de que Gandhi fue arrestado el 5 de mayo, él intensificó la campaña desde la prisión, ordenando un asalto no violenta a las Obras de Sal de Dharasana el 21 de mayo de 1930. Unos 2.500 hombres Indios marcharon sobre las obras y se dejaron golpear brutalmente (dos fallecieron) sin tomar represalias. Después de meses de desobediencia civil masiva, en 1931, Gandhi fue liberado de prisión y posteriormente negoció el fin de la campaña, cara a cara con el Virrey Británico Lord Wavell. Gandhi fue aclamado por el pueblo de la India por su victoria.

Hay omisiones preocupantes en varios puntos de lo que podemos llamar 'los acontecimientos conocidos’. (Debemos tener en cuenta que la cita de Tennyson y el requerimiento de Gandhi a obedecer a los líderes nacionalistas sin cuestionar, se dan precisamente cuando la campaña por la sal estaba en su punto alto, en mayo de 1930.)

Tomemos el inicio de la Marcha de la Sal. Un hecho importante acerca de la marcha de Gandhi desde su ashram - con 78 de sus seguidores - es que violó sus propios principios. Gandhi había escrito menos de un año antes, en junio de 1929, que si bien él no creía en la vacunación contra enfermedades como la viruela, reconoció que "Nadie tiene el derecho de poner en peligro a la sociedad a través de su obstinación". Él continuó: "Por lo tanto, cuando la viruela se propaga en una comunidad que cree en la vacunación, los que no creen en ella deberían, además de observar las normas de saneamiento, segregarse voluntariamente de esa sociedad”. Gandhi no siguió este mandato para segregarse a sí mismo y sus compañeros ashramitas en marzo de 1930, en lugar de emprender una larga marcha a través de una serie de pueblos. Esto fue a pesar del hecho de que la viruela había golpeado en su ashram, matando a tres niños no vacunados antes del 9 de marzo de 1930, tres días antes de que Gandhi partiera hacia el mar.

Puede que haya habido buenas razones estratégicas o tácticas de Gandhi para no retrasar su marcha hacia el mar. Puede que haya habido buenas razones estratégicas o tácticas para que él haya mantenido en secreto la existencia de la viruela en su ashram mientras lideraba a la siguiente fase de la lucha de independencia de la India. Estas son cuestiones que pueden ser debatidas. Lo que no es discutible es que, dejando de lado este aspecto significativo de la génesis de la Marcha de la Sal, distorsiona nuestra imagen de un hombre que se dedicó a la Verdad con mayúscula "V".

El siguiente punto de inflexión en la campaña de la sal fue la marcha a las Minas de Sal de Dharasana. Lo que generalmente se omite en los relatos de esta acción extraordinaria, es la interrelación entre la campaña de sal de Gandhi y la campaña armada de la otra ala del Movimiento Nacionalista Indio.

Después de que Gandhi manufacturó la sal, el 6 de abril, pero antes de ser arrestado el 5 de mayo (pausa de un mes), hubo una audaz incursión en el arsenal del gobierno en Chittagong en Bengala, el 18 de abril, cuando 50 hombres y mujeres jóvenes dispararon a los centinelas y prendieron uno de los edificios en llamas. Un gran número de los atacantes, más tarde, murieron en tiroteos con la policía. Esta acción tan admirada fue seguida por disturbios violentos en Madras, en el sur-este. En Peshawar, en el Noroeste del país, un motín que ocurrió el 24 de abril se convirtió en una rebelión que derrocó al gobierno Británico en la ciudad durante 10 días.

Kathryn Tidrick, biógrafo de Ghandi escribe, que la decisión de marchar sobre las Salinas de Dharasana  'se hizo claramente con la incursión de Chittagong en mente’: ’La marcha sobre Dharsana sería su equivalente no violento en valor y su antídoto espiritual'.

El ataque en Chittagong es una parte importante de la historia de la Marcha de la Sal y de la toma de decisiones un tanto desesperada de Gandhi respecto a Dharasana. Al borrar el impacto del asalto en Chittagong, los acontecimientos conocidos de la Marcha de la Sal disminuyen la humanidad de Gandhi, y lo elevan a la de un sereno y estratégico gurú, escalando su campaña en el momento estratégicamente apropiado.

Ninguna figura ha tenido más impacto en mí que cuando llegué a tomar conciencia de Mohandas Karamchand Gandhi

Gandhi era una fuerza política extraordinaria, un ejemplo apenas-creíble de lo que la no violencia puede lograr. Hablando a título personal, ninguna figura ha tenido más impacto en mí que cuando llegué a tomar conciencia de Mohandas Karamchand Gandhi, y no tengo ninguna duda de que habría sido un devoto incondicionalmente obediente si alguna vez lo habría conocido. Sin embargo, no es de servicio al hombre, y perjudicial para nosotros que luchamos con problemas similares de liberación, si convertimos a Gandhi en un santo y un icono, sacándolo de la historia y lijando sus extraños contornos.

El día en que fue detenido, 5 de mayo 1930, Gandhi escribió al virrey Británico, condenando el "reinado del terrorismo” delos Británicos y apartándose de las acciones violentas de otros nacionalistas. Y agregó: "la cuestión de la responsabilidad aparte, no me atrevo a aplazar la ejecución de cualquier causa que sea, si la no violencia es la fuerza que los videntes del mundo han reclamado que sea y yo no voy a desmentir mi propia extensa experiencia de su trabajo". Gandhi continuó: "Si usted dice, como usted ha dicho, que la desobediencia civil debe terminar en violencia, la historia pronunciará el veredicto de que el Gobierno Británico, no teniendo porque no entender la no violencia, incitó a la naturaleza humana a la violencia que si podía comprender y como tratar con ella”

El entonces secretario de Estado británico de la India, William Wedgewood Benn (padre de Tony Benn), dijo antes del arresto de Gandhi: "si Gandhi es arrestado y el desorden estalla, significa que [la campaña de desobediencia civil] se convertiría en una organización terrorista y de ese modo se fortalecería'. Benn añadió que si la lucha por la independencia se convierte simplemente en un movimiento terrorista, por lo menos sería “una lucha directa con el pueblo, de revólver, que es un trabajo mucho más simple y mucho más satisfactorio de llevar a cabo".

Más sencillo, debido a que una lucha armada implica inevitablemente un pequeño grupo de militantes entrenados y armados, en lugar de los millones de personas que fueron galvanizados y transformados por la lucha no violenta de masas alrededor de la Marcha de la Sal. Frantz Fanon argumenta que el colonizado debe usar la violencia contra sus opresores para liberarse psicológicamente de su opresión internalizada, creada por siglos de violencia imperial. Las decenas de miles de personas que se ofrecieron como voluntarios para ser arrestados durante la campaña de la sal, y los millones de personas que desafiaron la ley imperial Británica, encontraron otra manera de romper el mito de su inferioridad.

El punto de inflexión final de la Marcha de la Sal fue su final. Los relatos populares pasan por alto el hecho de que el manejo personal de Gandhi de las negociaciones con Wavell a principios de 1931, llevó a que esta convulsión nacional masiva termine sin ningún avance para el movimiento de independencia. Los que habían sido detenidos durante la lucha fueron liberados, y las tierras que habían sido confiscadas y todavía no vendidas fueron devueltas a sus antiguos propietarios. La demanda de  los activistas más apasionados para que haya una investigación gubernamental sobre la actuación policial durante la campaña de protesta, no fue concedida. La propia Ley de la Sal, en el centro de la tormenta, se mantuvo como ley. Gandhi creía ingenuamente que había convencido al virrey, y permitió todas estas concesiones a los Británicos sin ganar, a cambio, ninguna ventaja concreta para su pueblo. Y sin embargo, Gandhi fue aclamado por la gente común y dondequiera que iba en la India por su victoria.

Winston Churchill identificó la naturaleza de la victoria de Gandhi, diciendo de sus negociaciones con Wavell: "Es alarmante y nauseabundo ver al señor Gandhi, un sedicioso abogado de Middle Temple del tipo bien conocido en Oriente, que ahora se haga pasar por faquir, caminando medio desnudo por las escaleras del palacio virreinal, negociando en igualdad de condiciones con el representante del Rey-Emperador". La afirmación de Gandhi de igualdad con el virrey, era su contrapoder, y se basaba puramente en la articulación de los sentimientos de la gente en la India, y fue un golpe estratégico sutil pero devastador para el imperialismo Británico. Tal vez, él si sabía algo acerca de luchar.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.