Solidaridad legal - Necesaria en las calles, cárceles y Tribunales | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Solidaridad legal - Necesaria en las calles, cárceles y Tribunales

| Foto: Archivo

Publicado 19 enero 2015
La solidaridad es nuestro poder ilimitado para actuar colectivamente para proteger a los demás y hacer cambios en la sociedad.

La policía, de forma independiente de los gobiernos nacionales y locales en todo Estados Unidos y el mundo, ha incrementado las medidas represivas en el intento de silenciar, criminalizar y desmovilizar el poder popular. Las personas no han sido disuadidas de las acciones de masas, plantones, ocupaciones y manifestaciones de Black Lives Matter  en los EE.UU., o las movilizaciones masivas en España contra la nueva ley que criminaliza la protesta. Sin embargo, hemos fallado en nuestra organización jurídica colectiva y estrategia. No es que no hay abogados radicales dispuestos, y a menudo organizados, apoyando los movimientos; los hay, pero lo que no hay es un grupo auto-organizado de activistas y militantes que piensen en cómo actuar en solidaridad con otros en relación a la ley y los tribunales. La solidaridad tiene, y puede ser una herramienta muy poderosa para protegernos a nosotros mismos y a los demás.

La solidaridad es nuestro poder ilimitado para actuar colectivamente para proteger a los demás y hacer  cambios en la sociedad.

Cada grupo y el movimiento para el cambio social han utilizado diferentes formas de Solidaridad. La Solidaridad no tiene límites y sólo está limitada por nuestra imaginación y el miedo. Las huelgas son un ejemplo de uso frecuente de solidaridad, en la que colectivamente retenemos nuestra mano de obra, a partir de las protestas a pie hasta las huelgas de brazos caídos, actuamos juntos de manera que tengan el efecto más poderoso posible.

En los Estados Unidos y alrededor del mundo, los trabajadores portuarios iniciaron huelgas de solidaridad con sus hermanas y hermanos en el Congreso de los Sindicalistas Africanos del Sur (COSATU) para ejercer presión sobre el sistema racista del Apartheid, aunque a nivel local lograron presionar en una ubicación diferente. Boicots de consumidores pueden ser otra manera de actuar en solidaridad con los demás, cuando uno no está directamente tocado por los daños, tales como las BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), que boicotea los productos fabricados en Israel en solidaridad con Palestina.

Bajo la Alemania Nazi la población de Dinamarca mostró solidaridad fenomenal cuando todo el mundo llevaba la estrella amarilla que identificaba a los Judíos, y como resultado no hubo Judíos enviados a campos de concentración. Las campañas de libertad de expresión de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW) a principios de 1990 en los EE.UU. es un gran ejemplo de cómo actuar juntos, con solidaridad, por un resultado legal - solidaridad legal.

Cuando participantes de la IWW fueron arrestados en cada ciudad por hablar en contra del sistema de explotación, sus camaradas de toda la región inundarían la ciudad para también hablar, juntos inundaron las cárceles hasta el punto en que había demasiadas personas para las cárceles y todos fueron liberados. Nuestro poder y la seguridad provienen de nuestra acción colectiva. La solidaridad puede trabajar. La solidaridad puede tener lugar en cualquier lugar o en cualquier momento, no hay restricciones, solo la imaginación. La solidaridad se ha producido en la calle, en los lugares de trabajo, en las cárceles y en los tribunales.

Voy a plantear la necesidad y una descripción de grupos legales de activistas como un medio para ayudar a facilitar la solidaridad legal - tanto en la cárcel y en los tribunales. Necesitamos organizar muchos más grupos legales en conjunto con nuestras agrupaciones y redes políticas. A través de grupos de activistas legales podemos pensar juntos acerca de la estrategia en relación con los tribunales y las cárceles si estamos reprimidos o arrestados, y podemos actuar en solidaridad para proteger, en la medida de lo posible, a los más vulnerables. Esto no es una descripción exhaustiva, sino una visión general de los conceptos y algunas herramientas con el fin de intervenir en el actual clima político de creciente represión y los intentos de represión a los disidentes.

Solidaridad legal

Solidaridad legal es la solidaridad una vez que las personas están en contacto con el sistema legal y no pueden simplemente salir de el - una vez que una persona ha sido detenida o arrestada por la policía en la calle, en un coche de policía, en la cárcel o en una sala de audiencias.   La Solidaridad legal es relevante y útil hasta el último momento - hasta que uno ya no es una parte del sistema de justicia penal, incluso a través de la libertad condicional o la libertad bajo fianza.

Las cárceles y los tribunales están diseñados para hacer que la gente se sienta impotente, pero a través de la solidaridad ganamos más control sobre lo que nos pasa, y así encontrar maneras de ayudar a otros y a nosotros mismos. Una de las maneras en que esto se hace es por la toma de decisiones en grupo, actuando en unidad con los demás, y comprometiéndonos a salvaguardar uno al otro.  La Solidaridad Jurídica se ha utilizado con eficacia durante décadas en el Trabajo, Derechos Humanos, la Paz, Movimientos Anti-Nucleares y Movimientos Ambientales y muy recientemente y de forma eficaz con el Movimiento de Justicia Global. Yo participé en grupos legales de activistas en el Movimiento de Justicia Global, así como en los intentos de formar colectivos durante los campamentos  de Ocupar y después.

Solidaridad en la cárcel

Uno puede actuar solidariamente todo el tiempo. El proceso de ser detenido es difícil, y uno donde la gente ha actuado, a menudo, juntos en las calles, con el fin de ayudarse a no ser arrestados. Esta es un área donde algunos agentes de la ley podrían interpretar como "resistencia a la autoridad", en sí un delito arrestable, aunque suene extraño. En este aspecto, para evitar ser arrestados, mucha gente cambia su aspecto para no ser identificados en la calle por la policía; cambian de ropa con otros activistas que no se parecen a ellos, cambian de peinado, sombrero, etc.

Las cárceles se han utilizado a lo largo de la historia de la propiedad privada para proteger a los que tienen acceso al sistema, de los que no tienen ese acceso. Las cárceles se utilizan para aterrorizar, desmoralizar y nos deshumanizan. Una vez en la cárcel hay que protegerse unos a otros, especialmente a los más vulnerables Para ello podemos pedir a los funcionarios de prisiones o representantes legales que se cumplan ciertas demandas.

Tres de innumerables ejemplos de solidaridad en la cárcel son: Nelson Mandela, junto con los presos políticos y no políticos que actuaron juntos, usando tácticas de huelgas de hambre hasta otras formas de incumplimiento para obtener mejores condiciones para todos los presos. El movimiento sufragista en los EE.UU., donde las mujeres se negaron regularmente a cumplir con el sistema mientras estuvieran encarceladas, incluyendo caminar cojeando  o negarse a mover o comer hasta que todas las mujeres fueran liberadas. Por lo regular, siempre ganaron. En Washington DC, en abril de 2000, 150 personas detenidas en las protestas contra el Fondo Monetario Internacional actuaron juntos, usando la táctica del incumplimiento de negarse a proporcionar su identificación, y con el apoyo de equipos de abogados en el exterior, negociaron un acuerdo con el fiscal en que de todos los cargos de delito menor se redujeron a una multa de 5 dólares por cruzar la calle en una zona prohibida – que ahora ya no es un delito menor.

Tácticas de Solidaridad se utilizan para proteger a las personas que tienen probabilidades de ser separadas en la cárcel y juzgados con más severidad en los tribunales. Los no ciudadanos, personas de color, personas que son vistos como líderes, transexuales, gays, lesbianas y otras personas que puedan parecer que atraigan la atención negativa de la policía, los que están en libertad condicional, y las personas con arrestos previos o condenas son ejemplos de personas vulnerables. Históricamente el sistema legal de la policía hace acusaciones amañadas y con gran regularidad, por delitos graves contra uno o unos pocos activistas, para tratar de dividir el grupo entre "buenos" y "malos" manifestantes. La Solidaridad rompe esa división, negándose a permitir que las personas sean tratadas de manera diferente.

Una vez en las manos del sistema judicial, tener un grupo legal en el exterior para ayudar a comunicar las acciones colectivas es muy útil para el éxito de la solidaridad. Esta solidaridad no significa que no es eficaz sin un equipo legal, pero los grupos siempre deben estar pensando en sí mismos como individuos y colectivos con el fin de proteger a cada individuo.

Una de las primeras cosas que ayuda en la facilitación de la Solidaridad es conocer a los que te rodean. Si no hay un grupo pre-organizado en la calle, encuentra a algunas personas que te conocen y puedan cuidarte. Entonces, si son detenidos, conoce de inmediato a los arrestados contigo - no compartas nada específico que hayas  o  no hayas hecho, sólo hay que llegar a conocerse unos a otros para construir  confianza para el apoyo y la acción colectiva.

En la mayoría de los procesos de cárcel y solidaridad de corte, la gente ha utilizado variaciones del proceso de consenso en la toma de decisiones. Un proceso que asegura que todas las personas puedan hablar y ser escuchados y la incomodidad con diversas propuestas pueda exponerse y ser resuelta. Es crucial que todos se sientan cómodos con la acción colectiva en un entorno restringido y peligroso como una cárcel, ya que las ramificaciones pueden ser graves y casi siempre son colectivas. Una de las funciones que ayuda a que el consenso u otras formas participativas de toma de decisiones o plazos se puedan dar sin problemas, es tener un gran facilitador. El facilitador ayuda al grupo en la definición de las decisiones que se deben tomar, les ayuda a través de las etapas para llegar a un acuerdo, se mantiene al movimiento en reunión, se centra la discusión lo más posible;  hace que todos tengan la oportunidad de participar, y formula pruebas para ver si se ha llegado a un consenso. Los facilitadores ayudan a dirigir el proceso dela  toma de decisiones, no su contenido. Ellos no toman decisiones por el grupo. Si un facilitador siente que él / ella no puede ser neutrales, es importante entonces no facilitar.

Solidaridad de Corte

La Solidaridad de Corte, como parece, es actuar en solidaridad una vez en el proceso de adjudicación legal. Las decisiones colectivas se pueden hacer con respecto a todo, desde si la gente va a ir a juicio, cómo va a ir, aceptar o no las ofertas de culpabilidad del fiscal, la forma de comportarse en el tribunal, qué tipo de trabajo de prensa hacer, cómo ser representado etc.

El ejemplo más exitoso de solidaridad legal en el que participé fue la defensa de más de 420 personas detenidas en las protestas de la Convención Nacional Republicana  en 2000, en Filadelfia. Cientos de detenidos inicialmente se negaron a dar sus nombres o bien dejarse tomar las huellas digitales, actuando en solidaridad con aquellos con cargos más graves. Más de tres docenas de personas fueron acusadas de delitos graves, que iban desde disturbios y conspiración para cerrar la ciudad a asalto agravado e intento de asesinato de un oficial de policía. Mientras que en la cárcel, enfrentando condiciones violentas y abusivas, cientos de activistas crearon una atmósfera de apoyo, cuidado y de gran alcance solidario - liderados por mujeres - los arrestados cantaron, celebraron asambleas, hicieron demandas, se reunieron y se protegieron unos a otros, tanto como era posible. Aunque tuvieron éxito en muchos aspectos, la solidaridad de cárcel, en este caso, no dio lugar a la igualdad de la adjudicación, o incluso a negociaciones con el fiscal de distrito.
Cuando la Solidaridad de cárcel no dio los resultados deseados, las tácticas cambiaron a la Solidaridad de Corte. Al final, después de que muchos pasaron más de dos semanas en la cárcel y más de un año después  participando en casos judiciales colectivos e individuales, fueron retirados casi todos los cargos. Nadie fue condenado por un solo delito grave – ese era el objetivo final de la solidaridad, con tan sólo 13 condenas por delitos menores. La victoria en Filadelfia no era sólo la ausencia de condena del 98 por ciento - aunque esto era tremendo - sino los continuos actos de solidaridad que se prolongaron durante más de un año. Los detenidos eran de todas partes de los Estados Unidos, y estos cientos de personas han encontrado la manera de funcionar de manera democrática y colectiva a fin de crear la solidaridad que dio lugar a la adjudicación definitiva de la igualdad de casi todos ellos. El grupo legal R2K ayudó a facilitar este proceso y victoria.

Grupos de activistas legales

Los Grupos de activistas legales son clave para ayudar a facilitar los debates sobre lo que es posible antes de una acción, así como para ayudar a llevar a cabo prácticas de solidaridad y compartir las experiencias de otras personas en situaciones similares. Esto es diferente de las prácticas sobre ‘Conocer sus Derechos’, que son realizados generalmente por los abogados. Lo mejor es si un grupo de activistas legales está compuesto por abogados no practicantes. Con demasiada frecuencia, a pesar de las buenas intenciones de los abogados, los  activistas comienzan a preguntar qué es legal en lugar de primero discutir lo que quieren hacer y cómo podría ser posible. Grupos legales de activistas también pueden ayudar con un equipo legal más amplio en el seguimiento de esas personas desde que son detenidas y asegurarse de que estas personas actúen juntos y tengan exigencias que sean escuchadas y facilitar , cuando sea posible, cualquier tipo de negociación o proceso que deseen. El equipo legal de activistas sigue organizando una vez que las personas se enfrentan a casos judiciales, facilitando de nuevo las discusiones entre los detenidos para ver si hay un deseo de actuar juntos en la corte y si es así, ayudar con la logística, así como el proceso judicial a seguir.

Urgencia Hoy

Me temo que mientras nuestras protestas continúan expandiéndose habrá más ataques a grupos e individuos específicos, y debemos responder colectivamente, como actuamos. Para ello será necesario la organización de colectivos y grupos jurídicos de activistas. Preparación con tiempo, tener redes activas de apoyo legal, tanto de activistas, abogados y trabajadores legales. Es un trabajo que es menos glamoroso y pasa a menudo por debajo del radar de los movimientos, una perspectiva que espero cambie. Mantener a las personas fuera de la cárcel y sin miedo es central para cualquier movimiento y lo será aún más importante en la medida que logremos profundizar nuestra resistencia y creemos alternativas para este sistema.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.