• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sin complicaciones, en Afganistán
Publicado 25 noviembre 2014

Existen numerosas soluciones obvias a los problemas en Afganistán, que los países de la OTAN podrían considerar, incluso podría intentar, si la Alianza no estuviera allí por la riqueza mineral.

El 7 de noviembre de 2014, durante su visita a Kabul, El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, señalo que la OTAN lanzará en breve un nuevo capítulo, una nueva misión de No- Combate en Afganistán. Pero es difícil detectar que nuevos métodos puede usar la OTAN cuando se compromete a pelear de parte de las fuerzas afganas.

En un discurso de 29 de octubre, en Bruselas, Stoltenberg elogió a los Aliados de la OTAN y los países socios de todo el mundo, ya que, durante más de una década,  "están hombro con hombro con Afganistán". De acuerdo con Stoltenberg, "este esfuerzo internacional ha contribuido a un mejor futuro para los hombres, mujeres y niños afganos", la retórica de la OTAN y el Pentágono afirma con regularidad que los afganos se han beneficiado de los últimos 13 años de guerra de EEUU / OTAN, pero los informes de otros organismos contradicen estas afirmaciones.

UNAMA, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán encontró que el 2013 fue, "el peor año para las mujeres, niñas y niños afganos desde el año 2009, con el mayor número de muertes y lesiones registradas por la violencia relacionada con el conflicto".

"Es particularmente alarmante que el número de mujeres y niños afganos muertos y heridos en el conflicto volvió a aumentar en el 2013", dijo el Director de Derechos Humanos de la UNAMA, Georgette Gagnon. "La terrible realidad es que la mayoría de las mujeres y niños fueron asesinados y heridos en su vida diaria – en su casa, en su camino a la escuela, trabajando en el campo o de viaje a un evento social. Esta situación exige un compromiso aún mayor y mayores esfuerzos de las partes para proteger a las mujeres y los niños de la violencia relacionada con el conflicto".

El informe, titulado "Left in the Dark", cita diez estudios de casos escalofriantes y terribles

Lo que asegura Stoltenberg sobre la contribución positiva de la OTAN para el bienestar civil en Afganistán, también se ve socavada por un informe de Amnistía Internacional publicado recientemente, que examina las operaciones  de la OTAN / ISAF, como ataques aéreos, ataques con aviones no tripulados y redadas nocturnas, causando la muerte de civiles y también su participación en torturas, desapariciones, y encubrimientos. El informe, titulado "Left in the Dark", cita diez estudios de casos escalofriantes y terribles, que se producen durante un período de cinco años, 2009 - 2013. Amnistía Internacional afirma que dos de los estudios del caso "implican pruebas abundantes y convincentes de crímenes de guerra".

Me hubiera gustado que el comandante de la OTAN hubiera podido unirse al grupo Afganos Voluntarios por la Paz  (APV), que en esa misma semana visitaban un proyecto extraordinariamente sostenible, llamado "Emergency". Esta red de hospitales y clínicas con su base en Italia, ha sido particularmente exitosa por ahorrar con eficacia y mejorar la vida de los afganos en los últimos 13 años, al mismo tiempo que rechazaban cualquier forma de guerra o uso de armas dentro de sus instalaciones.

En la entrada a cualquiera de las clínicas u hospitales de Emergency, hay un letrero que dice "No se permiten armas". Un logotipo que prohíbe las armas está al lado del logo de Emergency.  Aunque trabajan en una de las zonas de mayor intensidad bélica en el mundo, el personal de Emergency, incluidos los guardias de seguridad, rechazan cualquier uso de armas dentro de sus instalaciones.

Yusof Hakimi, la enfermera a cargo de la UCI de Emergency en el Hospital de Kabul, nos aseguró que la prohibición se la cumple estrictamente. Un niño no puede llevar una pistola de juguete dentro de las instalaciones del hospital. Nadie puede llevar ropa de camuflaje. "Incluso el presidente de Afganistán no puede llevar un arma dentro de nuestros hospitales", dice Luca Radaelli, el coordinador médico del hospital de Emergency en Kabul. Agregó que no es fácil mantener una instalación donde están prohibidas las guerras. "Pero", añade, "todo el mundo entiende los fines y respeta las reglas".

Han aprendido maneras de proporcionar seguridad estando desarmados. Una de ellas consiste en un compromiso absoluto con la neutralidad. Ellos nunca toman partido en los distintos conflictos que asolan Afganistán. De hecho, ni siquiera se preguntan si un paciente pertenece a un lado u otro.

La mayoría de las ONG en Afganistán hacen arreglos para que su personal viaje en vehículos fuertemente armados. Pero las ambulancias de Emergency viajan desarmadas a través de las zonas de guerra, en múltiples direcciones, en todo el país. "No tenemos guardias armados", dice Luca. "No tenemos los coches a prueba de balas. Nosotros no cambiamos nuestras rutas, ya que”, explica, en su estilo, claro y directo, “nunca nos han agredido".

Luca dice que adquieren seguridad a través de su reputación. Ya que nunca cobran a ningún paciente por el cuidado de su salud, nadie les acusa de tratar de obtener un beneficio.

Además, tienen conversaciones diplomáticas fuertes con cada grupo afectado por su trabajo. Cuando se abre una nueva clínica de Emergency, explican su política de mantener neutralidad con todos los involucrados, incluyendo los nuevos trabajadores, contratistas, funcionarios del gobierno local y los líderes religiosos. "Si usted proporciona algo bueno, algo calificado, y es gratuito", añade, "no hay necesidad de protegerse. La gente no se va a enojar".

¿Si la OTAN y los comandantes estadounidenses tomarían una fracción de lo que han gastado para asegurar esta región por la violencia, - (el Pentágono ha solicitado 58,500,000,000 de dólares para el año fiscal 2015 en Afganistán), - y en vez de eso gastan en ayudar a la gente a sanar de la guerra y sus causas, proporcionando, por ejemplo, un salario de supervivencia que no requiera enlistarse con el Talibán o con los Señores de la Guerra, enviando alimentos suficientes para las familias desplazadas por la guerra en lugar de donar armas, cada mes a una fracción diferente; una parte de esos 104 mil millones que los EE.UU ha gastado en ayuda no militar a Afganistán, desde el 2001, podía haber subvencionado cultivos alimentarios reales para que los agricultores pobres, cansados con su papel de subsistir en base a la producción de la amapola, de alguna manera puedan sobrevivir sin ella, podrían proyectos de No - Combate comenzar a trabajar, al igual que los proyectos de Emergency?

Existen numerosas soluciones obvias a los problemas en Afganistán

Existen numerosas soluciones obvias a los problemas en Afganistán que los países de la OTAN podrían considerar, incluso podrían intentar, si la Alianza no estuviera allí por la riqueza mineral, buscar otros puntos de coincidencia entre los futuros rivales por el petróleo del mundo.  El mundo se ve tan diferente cuando usted está en él solo para obtener beneficio.

Pero Emergency no está en Afganistán para señalar una salida a través de este desastre creado por todos los actores, tanto aquí como en el extranjero, quienes, parece muy poco probable que descarten sus caminos de odio suicida e ignorancia.

En opinión de Luca, Emergency es simplemente lo que una institución de salud debe ser.

"Nace de una idea muy simple. Brindar un servicio de alta calidad para todo el mundo, sin pensar en el beneficio, sino sólo en la salud de los pacientes".

"¿Qué es tan complicado?", pregunta.

Podríamos formular una pregunta similar al Sec. Gen. De  la OTAN  Jens Stoltenberg: ¿Una nueva misión de No - Combate, en Afganistán, una que rechace las armas y la guerra, sería tan complicado?

Kathy Kelly (kathy@vcnv.org) co-coordina Voces por la No Violencia Creativa (vcnv.org)


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.