• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Reflexiones sobre el Nacionalismo: Desafiando Ideologías e Instituciones
Publicado 14 julio 2015
Los seres humanos siempre deben contemplar y debatir los grandes temas. Aunque los detalles son importantes, debemos animar a la gente a repensar las ideologías y las instituciones existentes.

"Nuestra verdadera nacionalidad es la humanidad." - HG Wells

Hoy en día, el azote del nacionalismo continúa infectando a la especie humana. Sin duda, en algunos círculos, la gente debate acaloradamente el tema. Para la mayoría de la gente, sin embargo, el concepto de nacionalismo es raramente cuestionado. De hecho, es una conclusión inevitable que la gente debe amar a la nación en la que residen. Algunas personas incluso se enorgullecen en el hecho de que ellos nacieron arbitrariamente en una ubicación geográfica específica. Por desgracia, como la religión o el capitalismo, el nacionalismo está vivo y bien, en pleno siglo 21.

A lo largo de la historia de la civilización humana, la gente ha estado creando, criticando y alterando las instituciones. Por ejemplo, las personas han condenado la religión durante siglos, de hecho milenios. Sin embargo, la institución de la religión sigue siendo una fuerza dominante en la sociedad moderna. Sin lugar a dudas, las instituciones y las prácticas religiosas se han transformado, me atrevería a decir, evolucionado, a lo largo de los siglos. Pero el concepto fundamental de que existan seres humanos dentro de un marco abstracto de los Dioses, mitologías, símbolos, etc., todavía permanece.

En resumen, se necesita un tiempo extremadamente largo para cambiar las ideologías y prácticas. Por otra parte, eso no significa que las conversaciones sobre estos temas deben estar fuera de los límites o descartados. Todo lo contrario: este tipo de conversaciones son esenciales, sobre todo hoy. Como la legendaria escritora de ciencia ficción, Ursula K. Le Guin, dijo recientemente: "Vivimos en el capitalismo. Su poder se ve inescapable. Lo mismo parecía el derecho divino de los reyes". Por supuesto, lo mismo podría decirse del nacionalismo. La verdadera pregunta es: ¿podemos imaginar algo diferente?

A menudo, las personas se centran en los detalles, en contraposición a las preguntas más grandes, más amplias, relativas a la humanidad. Por ejemplo, cuando se habla de la economía, la gente rara vez se pregunta si debemos o no reemplazar al capitalismo. Por lo general, la conversación se centra en cómo reformar o modificar las instituciones y los acuerdos económicos existentes. De hecho, la mayoría de la gente, básicamente, han aceptado el hecho de que instituciones como los bancos y los gobiernos son elementos permanentes en la sociedad.

La verdad es que nadie en su sano juicio creería que la humanidad va a abolir el capitalismo y sus numerosos aparatos institucionales en el transcurso mi vida (tengo 31 años). Por desgracia, esta triste realidad hace que una conversación sobre alternativas económicas,  sea muy  difícil, ya que la humanidad carece de movimientos políticos capaces de desafiar seriamente al capitalismo. Sin duda, es fácil que la gente sea despectiva o cínica cuando no hay posibilidad real de alternativas en el horizonte.

Sin embargo, las ideologías comienzan con ideas. Y las ideas son alimentadas por las conversaciones y reflexiones. El nacionalismo, como todas las ideologías, fue creado por la mente humana. Es una construcción social, no una realidad biológica. Según el diccionario Merriam-Webster, el nacionalismo es, "la lealtad y la devoción a una nación, sobre todo: un sentido de conciencia nacional que exalta una nación por encima de todos los demás y pone énfasis principal en la promoción de su cultura e intereses frente a los de otras naciones o grupos supranacionales".

La primera parte, "la lealtad y la devoción a una nación", dependerán en gran medida del contexto. Por ejemplo, es fácil imaginar a alguien defender un proyecto político nacionalista, si esa empresa determinada encarna valores que valgan la pena, ética y principios. Sin embargo, nunca esperaba que alguien sea completamente leal y dedicado a un concepto arbitrario, incluso en el más ideal de circunstancias.

Por ejemplo, muchos izquierdistas fueron críticos de la revolución cubana antes que los comunistas tomaran el poder en enero de 1959. La gran mayoría de estos críticos se mantuvo leal a la causa política de la emancipación del régimen de Batista, pero denunció al mismo tiempo la represión y crímenes del recién formado gobierno revolucionario, incluida su ideología Leninista. Por otro lado, están aquellos que han permanecido sin admitir ningún error en relación con el gobierno de Castro. De hecho, la necesidad de defender la historia revolucionaria de Cuba puede ser llevada a extremos absurdos, los partidarios dogmáticos, a menudo, no reconocen las verdades básicas y los hechos incómodos.

Lo mismo podría decirse de otros movimientos políticos y las naciones. En 2011, yo rutinariamente escuché a izquierdistas defender el régimen de Gadafi. Y mientras la OTAN y las fuerzas externas no tenían ningún derecho a bombardear y destruir Libia, algunos izquierdistas ingenuos pensaban que el enemigo de tu enemigo era tu amigo, aliado o compañero.
Una vez más, el matiz es importante. Por lo tanto es difícil condenar sin reservas el nacionalismo, ya que ha jugado un papel positivo en la movilización de las personas y comunidades en todo el mundo para resistir la violencia y la opresión. Al mismo tiempo, sin embargo, el concepto en sí siempre debe ser cuestionado. Como hemos visto en el pasado, lo que comienza como un proyecto político potencialmente emancipador, a menudo termina con represión y más del statu quo.

Como resultado de ello, la práctica de "exaltar una nación por encima de todas los demás", ha producido consecuencias terribles. Por otra parte, sugerir que una nación debe "poner énfasis principal en la promoción de su cultura e intereses en oposición a los de otras naciones", está viciado inherentemente. Como HG Wells nos recuerda, hay una raza humana.
Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿cuál sería un nuevo proyecto político? La humanidad ya ha experimentado con el concepto de una 'clase obrera mundial'. Ese proyecto, al menos en su forma tradicional, está prácticamente muerto. Pocas personas son atraídas por el concepto de identificación con los trabajadores, especialmente en el mundo actual, basado en la multimedia. Sí, es una manera simple, y a veces eficaz para clasificar a la gente, pero la mayoría de los seres humanos no se identifican, principalmente, como trabajadores (y eso no es porque tienen una falsa conciencia), ni yo tampoco.

Algunas personas han estado utilizando el efecto ‘Ocuppy’: el 99% frente al 1%. Sin embargo, como varios pensadores y comentaristas han señalado, este marco ideológico carece de matices. Es bastante simplista decir a la gente que la fuente de sus problemas puede ser claramente identificada y categorizada. De hecho, algunos de los problemas de la humanidad son objetivos, pero otros son de carácter subjetivo. Por otra parte, el 99% no es una entidad homogénea; está lleno de tipos de gestión,  abogados, recolectores de basura y empleados de comida rápida. Estos segmentos de la sociedad tienen muy poco en común, independientemente de lo que los marxistas ortodoxos propugnan.

En este momento, diversos proyectos políticos de todo el mundo están lidiando con el concepto de arreglos políticos continentales. Obviamente, Europa es un buen ejemplo. Otros, entre ellos los de América Latina, han estado presionando para la cooperación continental y codificación. De alguna manera, estos desarrollos plantean alternativas al Estado-Nación tradicional.
Al final, la humanidad necesita un proyecto político internacional de proporciones épicas para combatir con éxito los muchos males del mundo moderno. Las personas siempre deben hablar de grandes ideas y criticar las ortodoxias ideológicas, con el objetivo de crear, con suerte, una sociedad más justa en un mundo pacífico. Sin embargo, el proceso real de cambio de las instituciones e ideologías puede tardar siglos.

Mientras tanto, ¿pueden los arreglos políticos continentales, eventualmente, transformarse en acuerdos políticos internacionales? Sin lugar a dudas, la única forma en que estos acuerdos tengan éxito es, si se desarrollan de manera orgánica. Al contrario de lo que estamos viendo con la Unión Europea, donde se imponen los proyectos políticos de arriba hacia abajo, y donde los resultados no deseados siempre tomaran forma.

Vicente Emanuele es un escritor, activista y periodista de radio que vive y trabaja en el Rust Belt. Él puede ser alcanzado en vincent.

emanuele333@gmail.com
 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.