• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Reconstructores finlandeses en la Ribera Occidental

| Foto: ICAHD

Publicado 30 julio 2015
Los finlandeses describen por qué están actuando en solidaridad con Palestina

Hace un par de días, veinte europeos y estadounidenses comenzaron la reconstrucción de la casa de una familia palestina aquí en Cisjordania, Ribera Occidental ocupada por Israel. Estas personas, con este escritor incluido, somos parte de un esfuerzo internacional de activistas organizado por el Comité Israelí Contra la Demolición de Casas (ICAHD). El concepto de reconstrucción del campo ha sido desarrollado por el director del ICAHD, Jeff Halper. Halper, un antropólogo y pionero de renombre mundial del movimiento crítico pacifista israelí, ha sido una figura clave en el desarrollo de resistencia conjunta, no violenta, entre israelíes y palestinos que se lleva a cabo bajo la ocupación.

Los participantes del campamento de reconstrucción ICAHD, han viajado a los territorios palestinos ocupados para llevar a cabo un acto de resistencia contra el régimen de ocupación israelí. Reconstruimos la casa de las familias palestinas, visitamos y conocemos sitios claves del conflicto y hablamos con un número de expertos sobre diversos aspectos de la tragedia en Palestina. Nuestro campamento base se llama Beit Arabiya, un centro de paz del ICAHD situado en Anata, Cisjordania. Durante muchos años, Beit Arabiya fue la casa de una familia palestina, la familia Shawamreh. Beit Arabiya ha sido demolida por las autoridades israelíes y reconstruida por el ICAHD varias veces.

Este año, otros tres participantes de Finlandia se han unido al campamento. En este artículo voy a enumerar sus razones para pagar una cuota sustancial por participar en el campamento e invertir su tiempo de vacaciones y su energía en el activismo político con ICAHD.

En el campo de reconstrucción de ICAHD este año, al igual que en los campos anteriores, se puede notar al instante cómo la opresión de los palestinos por parte de Israel sigue movilizando un número creciente de muy diferentes sectores de las sociedades Occidentales. Incluso la delegación finlandesa, de cuatro personas, nos da luz sobre esta diversidad.

Jorma Larinkoski, profesor de enseñanza secundaria de Helsinki, Finlandia, terminó cuestionando sus arraigadas convicciones Cristiano Sionistas, un proceso de aprendizaje y des-aprendizaje que le ha llevado a desafiar directamente las políticas de Israel contra el pueblo palestino.

"Durante tres décadas no vi ninguna razón para cuestionar el derecho de Israel a la tierra prometida, debido a las creencias Cristiano Sionistas sobre el conflicto que había interiorizado. Sin embargo, hace cuatro años tuve la oportunidad de pasar un par de meses entre los palestinos en la Ribera Occidental. Esta experiencia me obligó a replantear la base bíblica del Sionismo. Y me llevó a la conclusión ineludible de que esa base era insuficiente. Jesús siempre se negó a dar a sus seguidores cualquier agenda política para abogar que no sea el siempre ser solidario y ayudar a los oprimidos. En Palestina, los palestinos son las víctimas, los oprimidos. El ocupante no se puede conceder ningún privilegio divino basado en las Escrituras judías o cristianas. Es por eso que estoy participando en este campo, para expresar mi solidaridad y también para aprender de primera mano sobre la situación", dijo.

Miira Oksanen, que ha estado una vez antes en Palestina, describe las razones detrás de su decisión de viajar a Anata. "Yo había estado leyendo artículos e informes sobre Palestina y la situación de los Derechos Humanos en el territorio ocupado de la Ribera Occidental, pero fue sólo el año pasado que en realidad visité la zona. Fue una experiencia reveladora, aunque yo no hablo árabe y por lo tanto no pude, completamente, interactuar libremente con los palestinos. Una de mis principales razones para participar en este campamento es tratar de obtener una visión más clara y una mejor comprensión de la situación sobre el terreno. Pero también quería expresarme políticamente, aunque sea de forma simbólica".

Para Miika Malinen, activista desde hace mucho tiempo por la causa palestina, la oportunidad de ser testigo de la realidad de la ocupación militar de Israel fue una de las principales razones para venir acá, “he leído varios informes de Derechos Humanos sobre la ocupación de los territorios palestinos, pero quería ver la situación por mí mismo. El mirar los efectos de la demolición de una casa de primera mano, conocer a la familia que ha perdido su casa y los medios de vida, te parte el corazón. Pero ver a la misma familia resistiendo la ocupación ilegal mediante la reconstrucción de sus vidas desde cero y llegar a ser parte de ese proceso de reconstrucción, es profundamente inspirador".

La población Judía israelí continúa moviéndose hacia el patrioterismo y el ultranacionalismo. Al mismo tiempo, la corriente principal de la cultura política en el mundo Occidental está creciendo, cada vez más cansada de las violaciones del derecho internacional por parte de Israel. Como las actitudes Occidentales hacia Israel y Palestina parecen finalmente estar cambiando, el activismo político directo es más importante que nunca.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.