• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
¿Quién protegerá a los británicos?.  (Foto: Archivo)

¿Quién protegerá a los británicos?. (Foto: Archivo)

Publicado 19 septiembre 2014
A pesar que el derecho sostiene que la religión y el origen étnico de los autores de malos tratos a los niños tienen cierta inmunidad frente a la policía y la fiscalía, uno tiene que reconocer que los Musulmanes que viven en Gran Bretaña son probablemente una de las comunidades más cercanamente vigiladas.

Un escándalo está enturbiando a Gran Bretaña. Hablan los hechos subyacentes de la horrible violencia y explotación sexual  perpetrados contra obreros, en su mayoría niñas, algunas tan  sólo de once años de edad. Es también una historia de la indiferencia oficial,  de la negligencia maligna y del rechazo social. Más que cualquier otra cosa es la identidad de los autores  lo que se ha dado a conocer por los medios de comunicación por muchos funcionarios y hasta algunos trabajadores sociales  y la identidad,  es la explicación para la maldad cometida. Normalmente las cosas que aparecen en la crónica roja: y la historia a menudo adornada con detalles lascivos,  es lo que  han hecho los titulares en todo el mundo de habla inglesa.

Una narrativa coherente esta emergiendo: varones paquistaníes, impulsados por una cultura misógina, han estado sistemáticamente victimizando a niñas inglesas; han escapado del enjuiciamiento por mucho tiempo debido a que las autoridades inglesas eran políticamente correctas para intervenir. Comentaristas más agresivos dicen que este escándalo debe ser propiedad de la izquierda dada su insistencia en ser políticamente correctos. Para algunos, este caso es la versión de la izquierda del escándalo de la iglesia Católica. Sin nunca resistirse al impulso de magnificar, la derecha inglesa está  triunfal: "Los hombres de ascendencia pakistaní trataron a niñas blancas como papel higiénico".  Dando seguimiento y  citando una encuesta en la que 28% de los británicos está de acuerdo que la Gran Bretaña sería mejor con menos musulmanes, un escritor del Telegraph declara que éste puede ser "el último clavo en el ataúd de la multiculturalidad".

"La explotación a escala industrial"

Solidaridad con las miles de niñas, muchas de ellas ahora jóvenes mujeres, quienes luchan por recuperarse de años de violencia sexual demanda una mirada diferente a la derecha oportunista. El primer desafío es comprender la enorme escala de la injusticia. Según un informe oficial, el informe de Jay, al menos 1.200 niñas han sido víctimas de una red de perpetradores en estos 16 años, desde 1997 hasta el 2013. Los números son especialmente sorprendentes cuando uno considera que la comunidad involucrada, Rotherham en el norte de Inglaterra, es hogar para casi 260.000 personas. Un resumen conciso de los delitos contra los niños abre el informe:
Fueron violados por múltiples personas, traficaron con ellos a otros pueblos y ciudades en el norte de Inglaterra, fueron secuestrados, golpeados e intimidados. Hubo ejemplos de niños que habían sido rociados de gasolina y amenazados con ser quemados, fueron amenazados con armas, obligados a presenciar violaciones brutales y violentas y amenazados de ser los siguientes si contaban a alguien. Niñas de tan sólo 11 años fueron violadas por un gran número de hombres.

Es desconcertante considerar la impunidad relativa que los autores deben haber sentido. Preparaban a sus víctimas, a veces preadolescentes, evidentemente se sentían lo suficientemente seguros para planificar sus crímenes durante meses, flagrantemente engañaban a las adolescentes con regalos, a menudo hacían alarde de sus "relaciones" en público y luego continuaban su explotación durante años como una especie de secreto a voces dentro de sus redes sociales. Dado el carácter horrendo de los crímenes, su enorme escala y su larga duración, la inacción oficial es aún más sorprendente.

Siniestramente, el informe publicado a finales de agosto, señala que este "abuso no se limita al pasado pero continúa hasta nuestros días". Incluso para aquellos que eventualmente pudieron eludir a los perpetradores, "la explotación Sexual es como un círculo del que nunca puedes escapar", según palabras de uno de los sobrevivientes citados en el informe (pp.55-6).

Perpetradores extranjeros, víctimas británicas

Si los medios de comunicación han convertido los eventos en un cuento basado en la raza y la religión, el informe completo proporciona un concluyente pero mucho más matizado relato. Otras inferencias también pueden ser extraídas de la historia, la más importante quizás, el problema obvio del capitalismo como un sistema fallido en su país de origen. 

Pero, ¿quiénes somos nosotros para hacer la parte más explosiva de la historia – los orígenes nacionales y religiosas de los perpetradores?. A diferencia de la mayoría de los informes de los medios de comunicación, el informe es extremadamente cuidadoso en su discusión sobre la raza. El primer punto a observar es que la simple imagen de paquistaní autor/blanco víctima está desvirtuada por la observación que "propietarios paquistaníes habían hecho amistad con mujeres y niñas paquistaníes por sus propios medios para tener sexo, luego pasaron esos nombres a otros hombres que después los habían contactado para tener relaciones  sexuales" (p.94).  Más informes indican que no se ha hecho la suficiente vinculación para establecer el grado en que las mujeres paquistaníes en Rotherham han sido impactadas. Pero el informe también cita un estudio nacional realizado por la Red de Mujeres musulmanas británicas que revela el gran alcance de los abusos a que muchas mujeres paquistaníes han sido sometidas. Por lo tanto debemos remover la  noción de raza de la imagen de las víctimas para incluir a pakistaníes y musulmanes.

Una complejidad similar debe ser inyectada en cualquier cuenta de los opresores. Como el autor del informe ha enfatizado, "no hay ningún vínculo simple entre raza y explotación sexual de un niño[CSE], y en el Reino Unido el mayor número de autores del CSE son hombres blancos". Aunque los medios de comunicación han construido su caso en los imputados varones pakistaníes y la degradación  de chicas blancas, el informe sugiere que este no es un mal únicamente paquistaní. De hecho, la policía a menudo trata los casos de los supervivientes como carentes de credibilidad o peor aún, en algunos casos, supusieron que las niñas menores de 16 años eran capaces de consentir los diferentes actos perpetrados sobre ellas. En un caso citado textualmente un policía declaró que el creía que el abuso de un niño de 12 años de edad era "100% consensuado en cada incidente [!]" (p 38). Tanto para los autores como para la policía, estas chicas eran desechables.

No se trataba de una actitud aberrante por parte de los funcionarios. El informe continua señalando que el Consejo de cultura "era sexista y 'machista'." Reconoce que la existencia de esta cultura "es muy probable que haya impedido al Consejo dar una respuesta eficaz y corporativa a un problema social tan altamente sensible como la explotación sexual infantil" (p.115). En todo caso, entonces, en lugar de una historia nacional o religiosa, lo que tenemos aquí es una misoginia multicultural operando tanto en las redes de jóvenes como en el gobierno local y la policía.

Cuando el Gobierno lo hace bien

La narrativa de la derecha sobre el gobierno también se desmorona con un escrutinio más cercano. ¿Lo qué aprendemos del informe es que dedicados jóvenes trabajadores, financiados por el gobierno local, desde el principio reconocieron el problema, se acercaron a las niñas abusadas, crearon confianza con ellas y trataron de buscar soluciones llevando los casos a la policía y agencias de servicios sociales... sólo para verse frustrados. Este encomiable proyecto rara vez entra en la narrativa de los medios de comunicación; puntos de vista de izquierda como Morningstar son loables excepciones.

Empleados por este proyecto llamado provocativamente Risky Business los trabajadores jóvenes son generalmente elogiados en el informe. Una de las recomendaciones del informe Jay es que las autoridades locales "hagan todo el esfuerzo posible para restaurar el acceso abierto y el trabajo de proximidad con los niños afectados por [ la explotación sexual infantil ] al nivel previamente proporcionada por Risky Business " ( p.117 ). En lugar de validar y ampliar el modelo de negocio arriesgado, sin embargo el gobierno fusionó el proyecto con una burocracia estatal más grande donde el autor del informe teme que: "es muy dudoso si pueden sobrevivir su espíritu original y el estilo de trabajo" (p.81). Irónicamente, donde el estado lo hace bien, parece tener que corregirse.

Exceso de trabajo, falto de personal, sobrecargado

Pero hay un problema mayor. El informe, elaborado por una trabajadora social de alto rango revela que los servicios en Rotherham fueron "abrumados por los números". Resumiendo más escribe que; "el servicio de atención social de los niños tenia notoriamente una falta de personal, sobrecargado de trabajo y con problemas para hacer frente a la demanda." También observa que la "amplia gama de trabajos realizados por los trabajadores sociales de la localidad socavaron su capacidad para proteger a los niños vulnerables..." (p.19). esto también afectará cualquier labor futura, "muchos de los actuales casos de explotación sexual son complejos y también son pérdidas de tiempo... El trabajo preventivo con los niños después de incidentes de explotación  está siendondo exprimido. " A pesar de la indignación pública, "incluso hoy en día, hay poco o casi ningún trabajo de terapia post abuso de asesoramiento y apoyo para las víctimas. Este es un gran vacío, ante los daños a largo plazo causados por la explotación sexual"(p.45). El informe observa que "en este momento no hay un servicio pro-activo accesible y que tenga la capacidad de llegar a los niños que son explotados y que aún no están en contacto con los servicios." (p.47) No es de extrañar entonces que la declaración de la asociación británica de trabajadores sociales en Rotherham concluye con la observación de que; "las autoridades locales están siendo sistemáticamente privadas de recursos y la privatización prevista de recursos hace difícil ver cómo la naturaleza de la sociedad  y la explotación podrá abordarse..." Para que cualquier preocupación real por las víctimas, las difíciles jornadas y el trabajo emocional de recuperación pueda ser sentido por las víctimas, el estado nacional y local tendrá que cambiar radicalmente de dirección y proporcionar los recursos necesarios para ampliar los servicios sociales.

Austeridad Capitalista

El contexto de austeridad-capitalista rara vez entra en la conversación. Aunque claramente debería. Trabajadores sociales abordando los problemas inmediatos dentro de sus atribuciones, puede ser temporalmente perdonado por desviar la atención de este hecho estructural que obliga a concesiones dolorosas. El informe, por ejemplo, reprende a una trabajadora social quien afirmó que "las agencias necesitan mantener un sentido de proporcionalidad con respecto a la explotación sexual infantil, como solamente representa el 2,3% del Consejo de salvaguarda de trabajo... Aunque es un tema muy importante, el abandono infantil es un problema mucho más significante"(p.32). Así que ahí lo tienes: el dilema es determinar cuánto esfuerzo debe ir a lidiar con el problema más amplio de abandonar a sus hijos frente a la cuestión de la explotación sexual infantil aguda. Claramente la demanda por recursos debe ser suficiente para abordar ambos.

En el perfil del informe de los sobrevivientes nos enteramos que una quinta parte de ellos vienen de hogares con adicción, una tercera parte de familias con problemas de salud mental y casi la mitad de los hogares de familias que están sufriendo violencia doméstica (p.32). Dados estos antecedentes es seguramente un error contraponer el abandono y la explotación sexual. Además, dada la magnitud del problema inmediato y los desafíos que enfrentan las familias de los sobrevivientes, sin duda el foco debe cambiar al ingreso del sistema socio-económico como lo es con las desigualdades regionales y sociales de la riqueza.

Desafiando Musulmanes

Otro aspecto del informe al que uno debería prestar atención es que las autoridades decidieron participar en la comunidad musulmana a través de canales oficiales de líderes electos o religiosos. El informe recomienda que se extienda este compromiso a las organizaciones locales musulmanas y paquistaníes femeninas. Por supuesto ese sería un curso de acción loable pero esta tarea se hace más difícil por el clima político que genera suspicacia, actitud defensiva y denuncias.

A pesar del pequeño número de individuos responsables y la evidencia que sus actividades de explotación sexual eran parte de un patrón más amplio de la criminalidad por cuenta propia, la derecha ha aprovechado la oportunidad para condenar a toda una cultura. Esto es interesante porque la derecha, evitando explicaciones sociales, normalmente exige responsabilidades individuales por sus crímenes. Ahora nada puede satisfacerle más  a esa derecha que la defensa de "mi cultura me obligó a hacerlo".

Columnista y ex diputado del trabajo, Denis MacShane, quien representó a Rotherham en el Parlamento ha impulsado el relato de derecha sobre la corrección política en mensajes recientes. Confiesa que "como un lector de The Guardián y liberal zurdo" no pidió que la comunidad musulmana conteste preguntas difíciles sobre lo que estaba pasando en Rotherham. Aun siendo esto cierto, él claramente no hizo participar a familias de las víctimas —  que también son sus electores —.  No obstante, es una confesión extraña dado su reciente demanda pública que los musulmanes británicos elijan entre "la manera británica" y "el camino de los terroristas". Sin reconocer que sus opciones ya construidas no son aceptables ni pertinentes a los musulmanes británicos, recientemente reiteró este desafío en el Huffington Post y se preguntaba por qué la gente se indignó.

Además de todo esto, otra ironía hace que su presencia se sienta agudamente. Aunque la derecha afirma que la religión y el origen étnico de los perpetradores les dio cierta inmunidad de la policía y la fiscalía, uno tiene que reconocer que los musulmanes que viven en Gran Bretaña son probablemente una de las comunidades más vigiladas. Activistas de las libertades civiles se quejan que la vigilancia se extiende más allá de lo que produjo la era de McCarthy en los Estados Unidos y que están diseñados para evaluar los estados de ánimo y las actitudes de sus objetivos.

Como parte de la estrategia del gobierno británico "antiterrorista", las cámaras de tráfico están rastreando números de placa de licencia en las comunidades musulmanas, programas de salud mental están establecidos o cooptados para recopilar datos y grupos comunitarios locales están identificados. Todo esto se resume en un estudio reciente titulado "la estrategia de PREVENCION: un estado policial de la cuna a la tumba." Además, las organizaciones musulmanas que fomenten el fin de la estrategia de prevención son financiadas por el estado. Irónicamente un exceso de herramientas habría estado disponible para reconocer y prevenir el abuso de los niños de Rotherham si el bienestar de la comunidad hubiera sido la prioridad

Es sobre clase y género

Pero no pudo ser. Diane Abbot, una miembro negra del Parlamento y ex-vice ministra de Salud, nos ayuda a entender cuando escribe que; "las comunidades de clase obrera del norte desindustrializado han quedado rezagadas y las chicas estaban en el borde más cercano a la marginalización". La observación de Abbot también puede ayudar a explicar por qué el gobierno británico podría ratificar la Convención Internacional sobre los derechos del niño (a diferencia de los Estados Unidos) en 1991, pero hacerlo con reservas relativas a la pobreza infantil y la desigualdad (produciendo estas reservas sólo en 2008). Así es, entonces, que el estado británico puede organizar más objetivos imperiales, a menudo a costa de las libertades nacionales, pero hacen muy poco para proteger a sus ciudadanos más vulnerables
------------------------------------------------
Suren Moodliar es un coordinador de Acción Global de Massachusetts y encuentro5 en Boston. Él puede ser contactado al suren massglobalaction [dot] org.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.