• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los Veteranos por la Paz creen fervientemente que poner fin a todas las guerras.

Los Veteranos por la Paz creen fervientemente que poner fin a todas las guerras. | Foto: Archivo

Publicado 23 julio 2015
James Hansen quiere que los beneficios estén vinculados a las emisiones de carbono más bajas.

El último fin de semana, unos 100 Veteranos por la Paz se reunieron en Red Wing, Minnesota, para una reunión anual a nivel estatal. En mi experiencia, el capítulo, Veteranos por la Paz mantiene eventos "sin sentido". Ya sea que se unan para trabajo local, estatal, regional o nacional, los Veteranos proyectan un fuerte sentido de propósito. Quieren desmantelar las economías de guerra y trabajar para poner fin a todas las guerras. Los residentes de Minnesota, muchos de ellos viejos amigos, se reunieron en un espacioso granero rural. Después, los organizadores extendieron una amistosa bienvenida y los participantes comenzaron a abordar el tema de este año: "La guerra contra nuestro clima".

Invitaron al Dr. James Hansen, profesor adjunto del Instituto de la Tierra, de la Universidad de Columbia, para hablar por Skype sobre la minimización de los impactos del cambio climático. A veces llamado el "padre del calentamiento global", el Dr. Hansen ha sonado las alarmas durante varias décadas con predicciones exactas sobre los efectos de las emisiones de combustibles fósiles. Ahora hace campaña por una fase económicamente eficiente de las emisiones de combustibles fósiles, mediante la imposición de cuotas de carbono en fuentes de emisión con dividendos equitativamente devueltos al público.

El Dr. Hansen imagina, finalmente, la creación de incentivos de mercado para los empresarios serios que desarrollen energía y productos bajos en carbono y sin carbono, "los que alcancen las mayores reducciones en el uso de carbono, cosecharían el mayor beneficio. Las proyecciones muestran que este enfoque podría reducir las emisiones de carbono de Estados Unidos a la mitad en 20 años - y crear 3 millones de nuevos puestos de trabajo en el proceso".

Constantemente pide a los adultos que se preocupen por los jóvenes y las generaciones futuras, el Dr. Hansen reprende a los defensores de lo que él llama "el enfoque infructuoso-‘extrae- y- negocia’-con compensaciones". Este método deja de hacer  que los combustibles fósiles paguen sus costos a la sociedad, "permitiendo así la adicción a los combustibles fósiles y el fomento de políticas como, ‘Taladra, sin miedo, taladra’, para extraer todos los combustibles fósiles que se puedan encontrar".

Hacer que los combustibles fósiles "paguen sus costos totales" significa imponer tasas para cubrir los costos que imponen los contaminadores a comunidades, a través de la quema de carbón, petróleo y gas.  Cuando las poblaciones locales se enferman y mueren por la contaminación del aire, y mueren de hambre por las sequías impulsadas por el cambio climático, los costos que estas empresas deberían pagar, se acumulan para los gobiernos.

¿Cuáles son los verdaderos costos para la sociedad de los combustibles fósiles? Según un estudio reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI), las compañías de combustibles fósiles se están beneficiando de las subvenciones globales de 5.3tn (3,4bn de libras) al año, por 10 millones de dólares por minuto, cada minuto, de cada día.

The Guardian informa, que la subvención estimada de los EE.UU. por 5,3 trillones de dólares para 2015, es mayor que el gasto en salud, total, de todos los gobiernos del mundo.

El Dr. Hansen inició su presentación señalando que, históricamente, la energía fue importante en evitar el trabajo esclavo. Él cree que algo de energía de la fuerza nuclear es necesario para que países como China e India puedan sacara su población de la pobreza.

Muchos críticos se oponen enérgicamente a la llamada del Dr. Hansen de dependencia a la energía nuclear, citando los peligros de la radiación, accidentes y problemas con el almacenamiento de los residuos nucleares, en particular cuando los residuos radiactivos se almacena en comunidades donde la gente tiene poco control o influencia sobre las élites que deciden dónde enviar los residuos nucleares.

Otros críticos argumentan que "la energía nuclear es simplemente demasiado arriesgada, y más en términos prácticos, demasiado costosa para ser considerada una parte importante de la cartera de energía post-carbono".

El periodista y activista, George Monbiot, autor de un largo-libro sobre el cambio climático, ‘Calor’, señala que la energía nuclear tiende a poner en peligro a "ricos" y "pobres" por igual. Mortíferos efectos causados por la energía de carbón, con casualidades históricas que superan claramente a las personas fallecidas por armas nucleares, están vinculados a la minería y áreas industriales pobladas por personas más propensas a ser económicamente desfavorecidas o empobrecidas.

El colapso social climático puede ser aún más letal y definitivo con las plantas nucleares listas para fundirse al mismo paso de nuestras economías. Pero es importante recordar que nuestras armas más terribles - muchas de ellas también nucleares - se almacenan precisamente para ayudar a las élites a gestionar un tipo de malestar político donde la pobreza y la desesperación guían a las sociedades. El cambio climático, si no podemos reducir su velocidad, no sólo promete pobreza y desesperación a una escala sin precedentes, sino también guerra - en una escala, y con armas, que pueden ser mucho peor que los peligros que resultan de nuestras opciones energéticas. La Crisis Militar de la Tierra, su crisis climática, y las desigualdades económicas paralizantes que empobrecen personas, están vinculadas.

El  Dr. Hansen cree que el gobierno chino y los científicos chinos podrían reunir los recursos para desarrollar alternativas a los combustibles fósiles, incluida la energía de propulsión nuclear. Él señala que China se enfrenta a la posibilidad extrema de perder ciudades costeras por el calentamiento global y la desintegración acelerada de las capas de hielo.

Los mayores obstáculos para la solución de la adicción a los combustibles fósiles en la mayoría de las naciones es la influencia de la industria de los combustibles fósiles en los políticos y los medios de comunicación, y la visión a corto plazo de los políticos. Así, es posible que el liderazgo que mueva al mundo a las políticas de energía sostenible, pueda surgir en China, donde los líderes son ricos en formación técnica y científica y gobiernan una nación que tiene una historia de mirar a largo plazo.

China y las emisiones de CO

Aunque las emisiones de CO de China se han disparado por encima de las de otras naciones, China tiene razones para moverse fuera de la pista de combustibles fósiles tan rápidamente como sea posible. China tiene varios cientos de millones de personas que viven dentro de una elevación de 25 metros a nivel del mar, y el país está sufriendo gravemente la intensificación de las sequías, inundaciones y tormentas que acompañan al continuo calentamiento global. China también reconoce los méritos de evitar una adicción a los combustibles fósiles comparable a la de los Estados Unidos. Por lo tanto China ya se ha convertido en el líder mundial en el desarrollo de la eficiencia energética, las energías renovables y la energía nuclear.

¿Qué es lo que falta en esta imagen? Los Veteranos por la Paz creen fervientemente que poner fin a todas las guerras. La profundización de la resistencia no violenta a la guerra podría modificar radicalmente el impacto de los ejércitos del mundo, especialmente el colosal ejército estadounidense, en el clima mundial. Con el fin de proteger el acceso y el control mundial de los combustibles fósiles, el ejército estadounidense quema ríos de aceite, destruyendo las esperanzas de generaciones futuras en el nombre de formas más seguras de matar y mutilar a la gente de regiones que los EE.UU. han elegido o algún día podrían preferir sumergirse en brutales, desestabilizadoras guerras escogidas, que terminen en caos.

La corrupción del medio ambiente mundial y la destrucción compulsivamente frenética de los recursos irreemplazables es una manera igualmente segura, aunque más lenta, de imponer el caos y la muerte en una escala masiva. La malversación de los recursos económicos, de energía productiva humana, tan preciosamente necesaria, es otra. Investigadores de Oil Change International nos dicen que los "3 trillones de dólares gastados en la guerra contra Irak servirían para cubrir todas las inversiones mundiales en la generación de energía renovable necesaria de aquí al 2030, para revertir el calentamiento global".

John Lawrence escribe que "los Estados Unidos contribuyen con más del 30% de los gases de efecto invernadero a la atmósfera, generados por el 5% de la población mundial. Al mismo tiempo la financiación para la educación, la energía, el medio ambiente, los servicios sociales, la vivienda y la creación de nuevos empleos, en su conjunto, es menor que el presupuesto militar". Creo que la energía "baja en carbono" y "de no carbono" y la eficiencia energética debe ser pagada por la abolición de la guerra. Lawrence tiene razón al insistir en que los EE.UU. deben ver los problemas y conflictos creados por el cambio climático como "la oportunidad de trabajar junto con otras naciones para mitigar y adaptarse a sus efectos". Pero la locura de la conquista debe terminar antes que cualquier trabajo coordinado sea posible.

Triste y trágicamente, muchos veteranos estadounidenses entienden completamente el costo de la guerra. Le pregunté a un veterano de Estados Unidos por la Paz, que vive en Mankato, MN, por el bienestar de los Veteranos locales de la Guerra en Irak. Me dijo que en abril, líderes estudiantiles  veteranos, en el Campus Mankato de la Universidad Estatal de Minnesota, pasaron 22 días, reuniéndose diariamente, llueva o haga sol, para realizar 22 flexiones en reconocimiento a los 22 veteranos de combate al día - casi uno por hora –que en la actualidad cometen suicidio en los EE.UU. E invitaron a la comunidad del área de Mankato, a venir a la escuela y hacer flexiones junto con ellos.

Esta es una época histórica, y tal vez,“el momento” histórico, la tormenta perfecta de retos para la supervivencia de nuestra especie que no podemos concebir sin poner todas las manos a la obra. El que llega a trabajar junto a nosotros, y no importa que rápidamente llega, tiene una pesada carga para compartir con muchos otros que ya levantan todo lo que pudieron, algunos de ellos cargando por elección, algunos cargando más allá de su resistencia para maestros codiciosos. Los Veteranos por la Paz trabajan para salvar el barco en lugar de esperar a que este se hunda.

Muchos de nosotros no hemos sufrido los horrores que impulsan a 22 veteranos por día, y a un sin número de pobres, en las regiones del mundo que el imperio estadounidense ha tocado, a llegaral acto final de desesperación. Me gustaría pensar que podemos llevar esperanza y consuelo a los que nos rodean, llevandola carga juntos, compartiendo recursos, y aprendiendo a unirnos con otras personas en el trabajo diario.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.