• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Un vehículo de la Infantería de Marina Humvee conduce por una carretera al pie del antiguo palacio de verano de Saddam Hussein con ruinas de la antigua Babilonia en el fondo, Irak. Simon Jenkins, que escribe en The Guardian en 2007, detalla cómo los soldados estadounidenses destruyeron gran parte de Babilonia.

Un vehículo de la Infantería de Marina Humvee conduce por una carretera al pie del antiguo palacio de verano de Saddam Hussein con ruinas de la antigua Babilonia en el fondo, Irak. Simon Jenkins, que escribe en The Guardian en 2007, detalla cómo los soldados estadounidenses destruyeron gran parte de Babilonia. | Foto: Wikimedia Commons / US Navy

Publicado 28 septiembre 2015

Las familias de los soldados británicos que murieron en la invasión y ocupación de Irak exigieron que el informe Chilcot se publicara a finales de año.

La historia no contada de los inspectores de armas de la ONU, su crucial ‘plan de trabajo’ y cómo fue socavada y finalmente enterrada por Bush y Blair

Al elegir al izquierdista Jeremy Corbyn como su líder, los miembros del Partido Laborista británico, finalmente, han repudiado a su antiguo líder Tony Blair. El evento que contribuyó a la mayor pérdida de fe del Partido en Blair fue la invasión de Irak en 2003, sobre todo las mentiras que este dijo para justificar esa guerra.

Esas mentiras van a ser el foco de atención una vez más cuando la investigación oficial, Chilcot, sobre la guerra finalice su reporte. El 15 de septiembre, las familias de los soldados británicos que murieron en la invasión y ocupación de Irak exigieron que el informe Chilcot se publicara a finales de año. (Algunos observadores han advertido que apresurarse a la publicación del informe puede dañar el proceso, ya que los investigadores del informe apenas han conocido algunas notas importantes. La de-clasificación de estos documentos podría tomar muchos meses)

El informe Chilcot tendrá algún valor en cuanto des-clasificará varios documentos previamente secretos (incluyendo las comunicaciones entre Blair y el entonces presidente George W. Bush). Sin embargo, podemos estar seguros de que la investigación (compuesta por Consejeros Privados que son parte del sistema) no hará preguntas difíciles. Podemos estar seguros, de hecho, que reforzará la propaganda oficial y la mistificación en torno a la guerra de Irak.

Noam Chomsky ha advertido sobre los críticos del sistema, que practican lo que él llama, "la disidencia fingida”. Tales críticos se oponen a la corriente principal de políticas estatales o empresariales por motivos tácticos, mientras comparten supuestos tácitos pero cruciales con sus 'rivales'. En el caso de la guerra de Irak en 2003, un modo común de práctica del "disenso fingido” era tomar la posición de que "la guerra no estaba justificada porque no existían armas de destrucción masiva (ADM) en Irak”.

Este soporte da a entender que sería legítimo invadir a un enemigo oficial simplemente porque posea armas de destrucción masiva. Este uso de la fuerza no es aceptado en las leyes internacionales de la guerra, o en los tratados de armas químicas, biológicas o nucleares.

De acuerdo con la opinión mayoritaria "contra la guerra", el cargo principal contra George W. Bush y Tony Blair fue que torcieron la evidencia sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, y fueron a la guerra basados en una mentira. Hay mucho más que se puede decir al respecto, aspectos que quedan fuera de la corriente crítica  y que podemos estar seguros de que no van a figurar en el informe Chilcot.

Por ejemplo, el caso en que el gobierno de Estados Unidos deliberadamente dispuso socavar y destruir a los inspectores internacionales de armas cuando se convirtieron en un obstáculo para la guerra - y que el gobierno británico se confabuló en el proceso.

Cuando Hans Blix, jefe de la agencia de inspección de armas de la UNMOVIC, empezó a dar informes más positivos sobre la cooperación del gobierno iraquí sobre el desarme, los EE.UU. empezaron un ataque informativo en contra de los inspectores.

El Secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, dijo en enero de 2003: "La cuestión no es cuánto tiempo se necesita para las inspecciones de trabajo. Las inspecciones no funcionarán".

Powell dijo al Consejo de Seguridad de la ONU en febrero de 2003: "El tema que nos ocupa no es la cantidad de tiempo que estamos dispuestos a dar a los inspectores para que se sientan frustrados por la obstrucción iraquí, sino ¿cuánto tiempo estamos dispuestos a tolerar el incumplimiento de Irak antes de que, como Consejo de las Naciones Unidas, digamos 'Basta, es suficiente?'"

Inglaterra jugó su papel en este basurero de los inspectores. El Secretario de Relaciones Exteriores británico, Jack Straw, dijo en febrero de 2003: "En vez de una admisión abierta y de transparencia, lo que tenemos es una farsa, donde la cooperación superficial oculta un doloso encubrimiento...sólo hay una conclusión posible: Irak está incumpliendo sus obligaciones de desarme”.

El 7 de marzo de 2003, Blix informó que Irak, lejos de estar en 'incumplimiento', estaba cooperando en un sinnúmero de maneras. Entre otras cosas, 34 misiles al-Samoud, de medio alcance habían sido destruidos, junto con dos ojivas, un lanzador y cinco motores de misiles. Blix describió esto al Consejo de Seguridad como "una medida importante de desarme - de hecho, la primera desde mediados de los años 1990. El jefe de la UNMOVIC dijo que "numerosas iniciativas de Irak podrían ser vistas como" activas" o incluso "proactivas".

Colin Powell describió estas acciones en cambio como solo una "apariencia de desarme, una apariencia de cooperación", "gestos mezquinos y promesas de papel", dijo Blair: "Siempre pensamos que era probable que sea parte de la concesión por goteo. Así es como Saddam juega el juego de la concesión".

Mientras más cooperó Iraq, mientras más exitosos eran los inspectores, EE.UU. y Gran Bretaña fueron más hostiles con los inspectores.

Fundamentalmente, y contrariamente a las afirmaciones de Powell, dar tiempo a los inspectores para inspeccionar era, en efecto, el asunto ante el Consejo de Seguridad.

En 1999, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU creó la UNMOVIC con la Resolución 1284, se decidió que los inspectores de armas deberían llevar a cabo un concentrado período de inspecciones. A la UNMOVIC y a los inspectores nucleares del OIEA, se les pidió con esa resolución que elaboren "un programa de trabajo para el cumplimiento de sus mandatos", una vez que se han re-establecido en Irak. (Los Inspectores de la ONU habían sido retirados por los EE.UU. en 1998, luego se les negó la readmisión cuando se descubrió que operadores de la CIA se habían infiltrado en los grupos de inspección con el fin de ayudar a identificar los centros para ataques aéreos).

Este programa de trabajo, de acuerdo con la Resolución 1284, debería explicar "las tareas clave de desarme que debían ser finalizados por Irak", y cada tarea debía ser "precisa y claramente definida"

El programa de trabajo fue el documento más importante que se pidió a los inspectores que elaboraran. La aplicación del programa probaría, como concluyente y humanamente posible, la certeza que Iraq posea o no armas de destrucción masiva. Alternativamente, si el programa de trabajo se veía interrumpido o bloqueado por los iraquíes, sería inequívocamente una prueba de que los iraquíes se negaban a cooperar con las inspecciones.

A pesar del hecho de que era uno de los autores de la resolución 1284, el gobierno de Estados Unidos en 2003 estaba decidido a evitar que los inspectores cumplan con en el programa de trabajo. La UNMOVIC finalmente presentó su Programa de Trabajo de su Proyecto a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU el 17 de marzo de 2003. La presentación formal se iba a dar el 19 de marzo, cuando el Consejo de Seguridad podía finalmente aprobar el programa de trabajo. Con esta aprobación se habría anunciado una nueva y decisiva etapa de inspecciones - un período de ‘meses’, no semanas o años, dijo Hans Blix el 7 de marzo del 2003.

Si se le permitía a la UNMOVIC conseguir esta aprobación, hubiera sido políticamente imposible para los EE.UU. y Gran Bretaña lanzar su guerra durante meses, posiblemente descarrilaba la opción de la guerra por completo.

En cambio, a las 8 pm en la noche del 17 de marzo, apenas unas horas después de que la UNMOVIC presentaba el Proyecto del Programa de Trabajo, Bush apareció en televisión para emitir un ultimátum al presidente iraquí Saddam Hussein - y ordenaba a los inspectores de armas y otros ciudadanos extranjeros salir del país.

Las "claramente definidas y precisas" tareas clave de desarme acababan de ser redactadas. La junta examinadora (el Consejo de Seguridad de la ONU) ha recibido la prueba del examen propuesto. Los EE.UU., con la ayuda fundamental de Gran Bretaña, eligieron este momento para bloquear a la junta examinadora, despedir a los inspectores, y conducir un tanque a través de la sala de examen - mientras declaraba que el estudiante había fracasado.

Podemos estar bastante seguros de que este no es un relato que escucharemos del informe Chilcot.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.