• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker da una declaración sobre la situación en Grecia, en la sede de la comisión de la UE en Bruselas, Bélgica 29 de junio de 2015.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker da una declaración sobre la situación en Grecia, en la sede de la comisión de la UE en Bruselas, Bélgica 29 de junio de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 9 octubre 2015
Los EE.UU. y sus agencias de espionaje llevaron a cabo una campaña masiva con el objetivo de crear un mercado único europeo.

Cuando se trata de la debacle griega del pasado mes de julio, los analistas políticos a menudo lo describen como una relación de poder desigual entre Grecia y los demás estados miembros en el grupo Euro, liderado por Alemania. Sin embargo, un actor principal no aparece en esta imagen. De hecho, el papel de los EE.UU. en los asuntos de la UE no es ningún secreto y los documentos más relevantes sobre la cuestión ni siquiera son confidenciales (ver Ambrose Evans Pritchard, Daily Telegraph, 19 de septiembre 2000).

Sin embargo, y muy a mi pesar y asombro, dado el volumen de pruebas que confirman el papel principal de los EE.UU. en la confección de la Unión Europea, la mayor parte de lo que está escrito en estos eventos recientes no ha tenido en cuenta su aspecto geopolítico, donde Estados Unidos, como muchos lectores latinoamericanos podrían esperar, toma un papel central sobre todo en su fase de desarrollo.

Un proyecto político con profundas raíces

A lo largo de las décadas de 1950 y 60, los EE.UU. y sus agencias de espionaje llevaron a cabo una campaña masiva con el objetivo de crear un mercado único europeo con su propia moneda y una estructura política centralizada. La meta para los norteamericanos era ambiciosa, aunque fácil de resumir: crear una región dominada por Estados Unidos - tanto económica como militarmente - que permitiría que su "destino manifiesto" se cumpla: una región que comprenda a los EE.UU. y la mayor parte de Europa (menos a Rusia por supuesto) y que se adaptaría mucho a los contornos del Acuerdo Transatlántico de Libre Comercio con Alemania como su socio principal.

Esta UE según lo previsto por los Estados Unidos también se habría librado de los Estados-Nación (excepto quizás Alemania) mediante la promoción de pequeñas regiones y las transfronterizas, o euro-regiones, un proceso del que sólo estamos viendo hoy las primeras etapas con los reclamos de independencia de Cataluña, el País Vasco, Escocia y quizá mañana Brittony, el norte de Italia y Alsacia.

Comités de expertos en lugar de tanques Sherman

El vehículo a través del cual esta visión política se llevó a cabo en el período de la Segunda Guerra Mundial fue el Comité Norteamericano para una Europa Unida (ACUE), una fachada de la CIA sin ninguna excusa para ser otra cosa. Su consejo de administración se llenó de destacados miembros de los servicios secretos estadounidenses, entre ellos ex jefes del OSS / CIA: el general WJ Donovan, Allen Dulles y WB Smith...

El ACUE financió y dirigió el Movimiento Federalista (fundado en 1943). El Movimiento Federalista sería uno de los promotores más importantes y más antiguos de Europa con la idea de una Europa integrada. Su base ideológica era más bien de izquierda en la retórica y en sus valores autoproclamados, construido en torno a la idea de que "la línea divisoria entre partidos reaccionarios y progresistas ya no sigue la línea formal de mayor o menor democracia, o de más o menos socialismo" , como dice en su manifiesto, sino que hay "aquellos que conciben el propósito esencial (...) como el antiguo (...) que es la conquista del poder político - y que, aunque involuntariamente, juegan en las manos de las fuerzas reaccionarias" y "los que ven la creación de un sólido Estado internacional (la UE) como el objetivo principal".

En el manifiesto federalista se puede apreciar los orígenes de la asociación pavloviana en la prensa europea entre salir de la UE y la ideología de derecha (Le Pen en Francia, la Liga Del Norte en Italia, etc.). De hecho, ¿qué hay de ideología de derecha en la soberanía? Hacer la pregunta es, por supuesto, responderla...

Influencia de EE.UU. en la UE de hoy

Tal vez el ejemplo más llamativo es el del Movimiento Internacional Europeo (IME), una institución profundamente arraigada que aún existe hoy en día, un grupo de reflexión o lo que podríamos llamar simplemente, un grupo de presión. Creado en 1947, el IME es una de las instituciones más importantes que tiene como objetivo promover la integración europea. Su financiación ha sido principalmente a través de la ACUE (ergo la CIA) y varias instituciones como la Fundación Rockefeller o la Fundación Ford, también conocidos por sus vínculos con la CIA. El IME se compone de 33 asociaciones de miembros internacionales, entre los cuales se pueden encontrar muchos grupos de jóvenes (siempre un objetivo primario en la insurgencia moderna) como la red Erasmus de estudiantes, el famoso programa de intercambio Europeo, el foro del estudiante Europeo, los federalistas europeos jóvenes..., pero también Sindicatos, periodistas, grupos militares y una amplia variedad de profesiones.

Otro ejemplo de la juventud como el principal objetivo de la propaganda de Estados Unidos a través de sus servicios secretos fue la Campaña Europea de la Juventud. Los llamados activistas de esta campaña que fue recordada por su eslogan "Somos Europa" lideraron la campaña de promoción de la integración europea entre 1951 y 1958. De acuerdo con Christina Norwig, una estudiante de doctorado que trabajó sobre el tema: "Los Estados Unidos tenían financiado los movimientos juveniles después de la Segunda Guerra Mundial por razones políticas en el período de la Guerra Fría, pero en 1958 fue detenido éste apoyo financiero. El argumento oficial fue que, ahora que Europa tenía sus propias instituciones era la tarea de Europa el promover las actividades juveniles". De hecho, en 1957 el Tratado de Roma fue firmado entre Francia, Italia, Alemania y los países del Benelux, haciendo obsoleta la financiación de la campaña a través de la ACUE.

Es bastante sorprendente ver cómo la mayoría de estas instituciones supuestamente europeas, grupos de reflexión, revistas, grupos de estudiantes, etc. están todos tan estrechamente conectados con el gobierno y a los intereses de Estados Unidos, y esos lazos no se detienen a nivel de grupos lobistas de presión y comités de expertos...

Barroso y la CIA

Muchos de los miembros de la Comisión en Bruselas son conocidos defensores pro-estadounidenses y muchos han tenido vínculos con instituciones de Estados Unidos. Pero si uno fuera a dar un ejemplo paradigmático de los estrechos vínculos - por decir lo menos - entre los intereses de Estados Unidos y la UE, sería el caso de José Manuel Barroso, ex presidente de la Comisión Europea (desde 2004 hasta 2014).

Barroso fue el ex presidente de la asociación de Estudiantes Maoístas en Portugal en 1974 - en medio de la Revolución de los Claveles. Después del derrocamiento de la dictadura, los EE.UU. tenían miedo de ver al Partido Comunista Portugués (PCP), altamente popular en Portugal, ganar la elección y que ponga al país en la órbita de Moscú. Los EE.UU. enviaron entonces un nuevo embajador a Lisboa. Su nombre, Frank Carlucci, pero no era cualquier diplomático.

Carlucci no sólo que más tarde se convirtió en el secretario de Defensa, Reagan ('87 -'89), sino que también fue el director adjunto de la CIA entre 1978-1981 y miembro del grupo Carlyle (ver la familia Bush). En otras palabras, Carlucci era el hombre de los servicios secretos cuando en 1974 asumió el cargo en la embajada de Estados Unidos en Lisboa.

Su táctica en Portugal era simple: construir una red pro-estadounidense de figuras políticas que se extendería desde el otro lado del espectro. J. M. Barroso inmediatamente se convirtió en el favorito de Carlucci. A partir de entonces la carrera de Barroso se disparó meteóricamente. De estudiante sindicalista a académico en la U. de Georgetown - la cuna de la CIA en Washington DC, y gracias a una beca de…la OTAN! Más tarde se convirtió en el Primer Ministro de Portugal, habiendo sido promovido por los medios de comunicación como ningún otro político en su país.

Finalmente, en 2003, después de una gran protesta pública, y con Barroso como Primer Ministro, se vio obligado a dar marcha atrás en la venta privada - sin contratación pública - de la Compañía Nacional de Petróleo al...grupo Carlyle.

Evidentemente esto podría considerarse una mera conjetura, sin embargo, cuando uno mira más de cerca, el cuerpo de evidencia crece sustancialmente, lo que apunta a la influencia de Estados Unidos en la confección de la Unión Europea, desde sus primeras etapas en la posguerra hasta nuestros días...


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.