• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Para algunos, el odio es más fuerte

| Foto: EFE

Publicado 16 julio 2020


Blogs



¿Qué ocurre cuándo se convierte en un monstruo a una o a un grupo de personas? La historia es elocuente: es el primer paso que habilita a agredir verbal y físicamente, como primera medida, y luego, justificar cualquier potencial crimen o detención ilegal. Vemos que aparece fácilmente la violencia y jamás los argumentos para debatir opiniones.

Millones de argentinos asistimos diariamente al show de un puñado de odiadores que no nacieron bajo esa condición. En el camino, existen varios actores del poder real que los pensaron y que hacen de ellos sus mejores soldados. La misma situación se refleja en todo el continente y en el resto del mundo.

Cada día van sembrando con mentiras, simplificaciones indemostrables -pero muy efectivas en quien no se detiene un segundo a analizar lo que escucha o lee- y falsas noticias amplificadas infinitamente por un conglomerado de medios de comunicación oligopólicos, que tienen por objeto demonizar a quien plantea una idea distinta a sus intereses.

¿Qué ocurre cuándo se convierte en un monstruo a una o a un grupo de personas? La historia es elocuente: es el primer paso que habilita a agredir verbal y físicamente, como primera medida, y luego, justificar cualquier potencial crimen o detención ilegal. Vemos que aparece fácilmente la violencia y jamás los argumentos para debatir opiniones.

“Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”, graficaba el ministro de Propaganda nazi, Joseph Goebbels. Y eso es lo que hacen los “grandes diarios” con las miles de tapas injuriosas, que con suerte, son desmentidas meses después en sus últimas páginas. O a veces, alcanza con el rimbombante título, y luego, este ni siquiera se sustenta en el cuerpo del artículo. Pero el daño ya está hecho y no hay vuelta atrás.

Son un grupo minoritario de odiadores, pero gritan mucho más fuerte. ¿Dónde está la voz de los millones que no agredimos y queremos discutir con datos, con nuestras experiencias y honestidad intelectual? ¿Cuántas somos las voces acalladas de comunicadores, en cada pueblo y ciudad, durante los 4 años de gobierno macrista y que ahora no tenemos un lugar?. ¿Qué libertad de expresión reclaman desde su hegemonía, defendiendo a una supuesta forma de hacer periodismo, siendo cómplice de un presunto delito que la Justicia está investigando, pero que ya tiene varias pruebas en su poder?.

Como afirmó el presidente Alberto Fernández en su discurso por el Día de la Independencia, rodeado virtualmente de todos los gobernadores del país: “No vengo a instar un discurso único”. La diversidad de miradas enriquece a la democracia. Por el contrario, el odio y la acusación falaz, la demuele.

Ya asistimos a una larga noche de una dictadura genocida y no podemos tolerar más frases como “ahora vas a tener miedo”, lanzada al equipo periodístico del canal de noticias C5N, aunque en realidad nos interpela a todas y todos. Tenemos que ser firmes en la condena de estas expresiones y trabajar desde los cimientos para lograr un diversidad comunicativa, donde el que piense distinto también aporte a un debate con argumentos claros y demostrables de sus protagonistas. 

Hay que construir, no destruir. Edificar con más puntos de vistas y menos adoctrinamiento. Con más ideas y menos medios concentrados con un pensamiento único. Con más espíritu crítico y menos centralización informativa. Con más amor y mucho menos odio. 

Pablo Larsen

Locutor Integral

de Radio y Televisión argentino

Matrícula 12.801


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.