por la paz deben dejar de celebrar el bombardeo ruso en Siria." />
  • Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
¿Es la intervención rusa en Siria mejor que la intervención de Estados Unidos?

¿Es la intervención rusa en Siria mejor que la intervención de Estados Unidos? | Foto: AP

Publicado 28 octubre 2015
Activistas por la paz deben dejar de celebrar el bombardeo ruso en Siria.

Hay una visión sobre Siria, común incluso entre los activistas por la paz, que sostiene que porque los Estados Unidos han estado haciendo todo mal en Siria y el Medio Oriente, durante años, las bombas rusas mejorarán las cosas. Mientras que las acciones de los Estados Unidos y sus aliados van a llevar a la victoria del grupo Estado Islámico, lo que sería un horror para millones de personas, y el caos crónico en Siria parecido a lo que pasó después de la liberación de Irak y Libia, las bombas rusas –según esta visión- van destruir al grupo Estado Islámico, restaurar el orden, mantener el imperio de la ley y establecer la paz.

Me han dicho en varias ocasiones que porque me opongo a los bombardeos de Rusia me opongo a la paz; estoy a favor de la guerra; quiero que el grupo Estado Islámico gane; demuestro falta de preocupación por el sufrimiento del pueblo sirio; y que mi mente es demasiado simplista o de alguna manera enferma. Esta línea de pensamiento es un reflejo de muchos activistas por la paz independientes, que desde hace años han estado insistiendo en que Estados Unidos debe derrocar violentamente al gobierno de Siria. Esa multitud incluso se ha alineado con el presidente Barack Obama y el Secretario de Estado, John Kerry, quien en 2013 dijo al pueblo estadounidense que si no apoyamos los bombardeos a Siria estábamos a favor de que Siria asesine niños con armas químicas. Para nuestro crédito, rechazamos esa lógica.

Los defensores de los bombardeos estadounidenses y los defensores de los bombardeos rusos, cada uno ve un mal particular y quieren remediarlo. El mal del gobierno sirio, que a menudo es exagerado y envilecido, es bastante real. El mal del gobierno de Estados Unidos, y lo que ha hecho en Irak, Libia y Siria, difícilmente puede ser exagerado. Ambos grupos, sin embargo, ponen su fe en la violencia como la herramienta para remediar la violencia, revelando profundas creencias en el poder de la fuerza, en clara contradicción con los compromisos profesados ​​por la paz.

Las bombas que caen matan y hieren a civiles, traumatizan a los niños que sobreviven, perjudican la infraestructura, destruyen la vivienda, envenenan el medio ambiente, crean refugiados, encienden amargos compromisos de violencia, y desperdician recursos masivos que podrían haber ido para la ayuda y reconstrucción. Estos son hechos bien documentados acerca de cada campaña de bombardeo en la historia de la tierra. En teoría, los activistas por la paz están de acuerdo con estos hechos. En la práctica, no tienen más peso que otras preocupaciones de política real; más bien, son evitadas por completo.

Cuando las bombas estadounidenses destruyen un hospital en Afganistán nos indignamos. Cuando Rusia está acusada de bombardear un hospital en Siria, evitamos saberlo. (O, si somos del otro campamento, nos indignamos con las bombas sirias pero imaginamos que las bombas estadounidenses plantan pequeñas flores de democracia.) En las guerras a las que nos oponemos, desacreditamos los reclamos por la precisión de los bombardeos. Pero las bombas buenas imaginamos que golpean en los lugares correctos. Después de tantas guerras estadounidenses agotadoras y sin fin que fueron anunciadas como rápidas y fáciles, se ha comenzado a reconocer la imprevisibilidad de las campañas de asesinato en masa - y sin embargo, la conciencia de imprevisibilidad de la guerra no parece que cuenta cuando se llena de elogios a los bombarderos rusos por unirse a una guerra civil caótica.

Los Estados Unidos acusan a Rusia de haber asesinado a personas que armaron y entrenaron para asesinar a personas diferentes. Algunas de esas personas ahora están pidiendo misiles para derribar los aviones rusos. Aviones rusos casi han entrado en conflicto con aviones israelíes y estadounidenses. Una figura importante en el gobierno de Ucrania quiere ayudar el Estado Islámico a atacar a los rusos. Los legisladores y expertos en los Estados Unidos están instando un conflicto directamente con Rusia. Belicistas en Washington han estado trabajando muy fuerte para provocar un conflicto con Rusia en Ucrania; ahora su esperanza reside en Siria. Las bombas rusas sólo aumentan las tensiones entre Estados Unidos y Rusia.

Cuando uno descifra el caos de fuerzas, y reclamos cuestionables acerca de esas fuerzas, sobre el terreno en Siria algunos hechos se destacan. Estados Unidos quiere derrocar al gobierno de Siria. Rusia quiere mantener al gobierno de Siria, o al menos protegerlo de un derrocamiento violento. (Rusia en 2012 propuso un proceso de paz que habría retirado al presidente Bashar Assad del poder, pero Estados Unidos lo rechazó de plano, favoreciendo un derrocamiento violento)

Los Estados Unidos y Rusia son las principales potencias nucleares del mundo. Sus relaciones se han deteriorado rápidamente a medida que la OTAN se ha expandido y los EE.UU. han orquestado un golpe de Estado en Ucrania. Una guerra con Rusia y los Estados Unidos en diferentes lados, y todo tipo de oportunidades para incidentes, accidentes y malentendidos, pone en riesgo todo. Las bombas rusas no resuelven nada. Cuando se despeje el polvo, ¿cómo van a terminar la guerra? ¿Serán las bombas rusas las que dejen atrás personas generosas de buena voluntad deseosas de negociar, a diferencia de las bombas estadounidenses que dejan detrás ira y hostilidad? Hemos aprendido a pedir al gobierno de Estados Unidos que explique su "estrategia de salida", cada vez que se sumerge en una nueva guerra. ¿Cuál es la estrategia de Rusia?

Esta es mi posición. El asesinato no es moderado. No se puede encontrar asesinos "moderados" y comprometerlos para matar asesinos extremistas. No se puede bombardear a los asesinos extremistas sin producir más asesinos. Lo que ahora se necesita, como en 2012, cuando Estados Unidos hizo a un lado un proceso de paz. En primer lugar un alto el fuego. Después un embargo de armas. Y un alto a la formación de combatientes que reciben financiación de Turquía, Arabia Saudita, Qatar, Estados Unidos, y todas las demás partes. Luego, más ayuda y restitución, y una solución negociada en la que, de hecho, Rusia debe estar incluida ya que se encuentra en esa región del mundo, y los Estados Unidos no deberían, ya que no tienen ningún negocio legítimo en ese lado del mundo.

Esto es lo que ha sido necesario por años y seguirá siendo necesario mientras se lo siga evitando. Más bombas hacen esto más difícil, no importa quién las esté dejando caer.

David Swanson es autor, activista, periodista y locutor de radio. Es director de WorldBeyondWar.org y coordinador de la campaña de RootsAction.org. Los libros de Swanson incluyen War Is A Lie. Está nominado al  Premio Nobel de la Paz 2015.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
4
Comentarios
Ni Rusia ni Siria pueden controlar el que los países que financian al EI dejen de hacerlo. El hecho es que el EI existe y quiere volver Siria a la edad de piedra. Me parece que la política rusa de apoyar a Siria es la correcta.
Rusia y Siria solo defienden lo que es suyo. ¿Porqué culpar a los que solo se defienden? Rusia no está bombardeando Washington o París. El pueblo sirio está cansado de poner los muertos. ¿De qué otra forma se puede parar esa carnicería?
Me parece que el artículo es injusto al querer equiparar Siria y Rusia con EU. Rusia solo quiere defenderse de los intentos de EU de querer instalar otro gobierno enemigo en sus fronteras, desde el cual se puede lanzar misiles a Rusia.
¿Y qué sugieren estos señores?. El EI fue creado por occidente para acorralar a Rusia. Lo mismo que intenta hacer la OTAN del lado europeo. No es con discursos por la paz que se defiende un país de mercenarios terroristas.
Nota sin comentarios populares.