• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Migrantes en el Mediterráneo: entre la espada y la pared

| Foto: Doctors Without Borders

Publicado 18 agosto 2015

Médicos Sin Fronteras proporciona primeros auxilios psicológicos a migrantes traumatizados y con su ayuda se han salvado más de 11 mil vidas de inmigrantes en el Mediterráneo.

En un reciente informe, la Comisión de Investigación sobre Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Eritrea encontró que tales derechos eran pocos y distantes entre sí en la nación africana. Detectaron que en un "contexto general existe una total falta del imperio de la ley", la Comisión sugirió que el Gobierno eritreo "viola la ley en las áreas de ejecuciones extrajudiciales, tortura (incluida tortura sexual), servicio militar y mano de obra forzada, violaciones que pueden constituir crímenes contra la humanidad".

El servicio militar es "indefinido" en su duración y por lo tanto susceptible a  "prácticas análogas a la esclavitud", lo que significa que el Estado tiene una reserva permanente de cuerpos que se pueden poner a trabajar a la fuerza. Debido a la triste situación doméstica, la ONU calcula que 5 mil personas huyen de Eritrea por mes - muchos de ellos cruzando Etiopía, Sudán y Libia para luego embarcarse en buques decrépitos con destino a Europa (o, según el caso, al fondo del mar). El gobierno de Eritrea, por otro lado, tiene una opinión ligeramente diferente sobre estos asuntos. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores del país, el éxodo es el resultado, no de violaciones sin sentido de los Derechos Humanos, sino más bien de proyectos de trata de personas: "El objetivo principal del crimen organizado es prevenir que Eritrea y su pueblo defiendan su soberanía, para lo que usan la dispersión y debilitan sus recursos humanos".

Por otra parte, la línea oficial dice que la figura de 5 mil personas por mes es exagerada - algunas de las exageraciones supuestamente gracias a que inmigrantes africanos de otros países reclaman la nacionalidad eritrea para efectos de asilo. El mes pasado Reuters informó que el embajador de Eritrea, Tesfamicael Gerahtu, había dicho a la agencia de noticias que "había una conspiración internacional para empañar la imagen de Eritrea y que las naciones Occidentales habían sido engañadas por sus rivales regionales para actuar contra su país".

Italia, por su parte, pareciera estar haciéndole el juego a los conspiradores cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores italiano registró un total de 34 mil 329 llegadas de ciudadanos de Eritrea a las costas del país el año pasado. En los primeros seis meses de este año, 18 ml 676 eritreos fueron contados.

Durante una reciente visita a Roma tuve la oportunidad de visitar el Centro Baobab, cerca de la estación de Tiburtina, una instalación que abastece principalmente a los migrantes que transitan desde Eritrea al norte de Europa. Me acompañaba Ahmad Al Rousan, mediador cultural con Medici Senza Frontiere / Médicos Sin Fronteras (MSF), que proporcionan los primeros auxilios psicológicos a los migrantes traumatizados, además de otros servicios; desde mayo MSF ha ayudado a salvar más de 11 mil vidas de migrantes a través de las operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo.

Al Rousan me dijo que de acuerdo a los voluntarios que gestionan el Centro Baobab, el lugar está destinado a albergar entre 170 y 180 personas, pero en ocasiones alberga hasta 800. Cuando lo visité, entre los huéspedes había un bebé de dos semanas, al parecer nacido en la playa en Libia poco tiempo antes de salir a Europa, y una joven que lloraba desconsoladamente porque acababa de recibir la noticia que su hermano había sido secuestrado al intentar su propio viaje a Italia. El secuestro es un obstáculo común para los inmigrantes africanos con destino a Europa, a menudo las familias tienen que pagar miles de dólares para sacar al viajero del cautiverio. Otras características regulares del proceso de migración incluyen torturas, palizas y abusos sexuales - especialidades particulares que se dan en los centros de detención de inmigrantes en Libia. A principios de este año, Amnistía Internacional citó el testimonio de un detenido que describió la muerte a golpes de una mujer embarazada, por funcionarios del centro de detención.

Pero la verdadera víctima de todo este panorama es, por supuesto, el Gobierno Eritreo, cuyos "recursos humanos" están siendo "dispersados y debilitados" por conspiraciones internacionales. Como dice la nota de Reuters, Eritrea ha "acusado por mucho tiempo a Etiopía, su vecino mucho más grande...y a otros países en la región de desestabilización"

Foto: Alessandro Penso/MSF  

Parecería, sin embargo, que el régimen de Eritrea está haciendo un trabajo bastante bueno de auto-desestabilización. En Roma, hablé con "Jerry", un inmigrante de Eritrea de unos 20 años que llegó a Sicilia en el 2013 tras un angustioso viaje a través del Mediterráneo. Comentando sobre la imposibilidad de la planificación de un futuro cuando uno está condenado a una eternidad de servicio militar, Jerry sostuvo que "la única esperanza es salir".

Y mientras que los italianos y otros europeos lamentan, se desesperan, y montan en ataques de rabia por la invasión de migrantes a su espacio dado por Dios, es importante recordar que las presentes tendencias de migración tienen sus raíces en siglos de desestabilización militar y comportamiento económico - entre otros – por componentes de la "Fortaleza Europa". Después de todo, el saqueo colonial e imperial de un continente implica necesariamente repercusiones a largo plazo. Por desgracia, ciertos tipos de memoria colectiva y auto-conciencia tienden a ser más de corto plazo - que es como se llega a una situación en la que los ex colonizadores europeos descaradamente criminalizan el movimiento humano en la dirección opuesta.

Con respecto a la época actual de saqueo internacional, conocida muy superficialmente como globalización, Jesse A. Myerson escribe en ‘Jacobin Magazine’: "Acuerdos de libre comercio multinacionales, instituciones financieras supranacionales, y empresas transnacionales se aseguran que el capital pueda fluir entre las naciones con la facilidad de una mariposa monarca. Mientras que el trabajo, por su parte, permanece bajo la jurisdicción de los estados obsesionados por las fronteras”.

Pero ya que los trabajadores todavía quieren tener una vida normal y hacer cosas humanas, como comer y tener esperanza, inevitablemente retarán las fronteras impuestas con un sinnúmero de inmigrantes que perecen sin otro delito que haber nacido del lado equivocado de la cerca. Por esta realidad criminal, los gobiernos abusivos y los contrabandistas de seres humanos están lejos de ser las únicas entidades culpables. La existencia de fronteras, también, es una violación de los Derechos Humanos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.