• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los Colores de la tragedia

| Foto: Counterpunch

Publicado 25 noviembre 2015

La jerarquía de la tragedia de los medios refleja y perpetúa una jerarquía política en la que algunas vidas supuestamente importan más

Mientras París tiembla frente al terrible ataque del día viernes, también lo hace Beirut tras el doble atentado del día jueves y lo mismo ocurre con Palestina cotidianamente. Pero sólo para Francia la Ópera de Sydney cambió sus colores, y sólo para Francia - en una repetición de las reacciones de incidentes por Hebdo - los Presidentes Occidentales salen a expresar horror y los medios de comunicación privados mundiales establecieron actualizaciones en vivo, presentaciones de diapositivas y horas de vídeo.

La jerarquía de la tragedia de los medios refleja y perpetúa una jerarquía política en la que algunas vidas supuestamente importan más. Además, utilizando selectivamente la tragedia, sensacionalizándola a cambio de un click de felicitaciones y por lo tanto trivializándola, incluso las muertes reportadas son silenciadas porque no son conocidas.

Los medios de comunicación rápidamente documentan el infierno. Ya sea transmitiendo la pérdida y el sufrimiento de la gente, para la gratificación voyeur del espectador Occidental sin mucha intención de comprender la historia de fondo - como fue el caso del terremoto de Nepal - o personalizando a las víctimas de París, cubriendo en detalle todo lo ocurrido minuto a minuto, pero logrando perpetuar la ignorancia a pesar de eso.

Los medios de comunicación no sólo afectan lo que los lectores saben, sino la forma en que piensan y lo que les importa. Es claro que los medios de comunicación no han cubierto de tan detallada manera los cuatro años que han convertido a Siria en escombros. Y han hecho olvidar a Nepal, ahora que los grandes titulares terminaron y la reconstrucción y el análisis estructural son aparentemente demasiado difíciles como para preocuparse. Y los refugiados sólo se convierten en medios visibles cuando pisan, si es que lo hacen, tierras del Primer Mundo. Los medios de comunicación pueden desempeñar un papel en la comprensión crítica de las estructuras sociales y económicas subyacentes detrás de las tragedias, pero, de hecho, debido a que los posee su afán de lucro, no lo harán. No se trata sólo de las ventas, los medios de comunicación son una fuerza de poder que inclinan la balanza hacia un lado.

El paquete de noticias que los medios de comunicación presentan - las tragedias que cubren y las que ignoran, refuerzan una angustiosa desigualdad social. Como todo el mundo sabe, importa quién y que llama la atención. La tragedia de la pobreza y la exclusión social de masas es de poca importancia para los medios de comunicación, mientras que accidentes aéreos y tiroteos toman protagonismo. Y no es que no deberían hacerlo, sino que, por desgracia, las mayores tragedias están todo el día todos los días, son a largo plazo, rutinarias, tienen una causa, pero son las personas equivocadas y no merecen los grandes titulares, por lo que son censurados a través de un silencio general, duradero. Y eso significa que están normalizados y aceptados.

Las tragedias minimizadas

El no reconocido asesinato en masa de millones de personas cada año, por enfermedades prevenibles.

La estampida silenciosa de invisibles y cansados trabajadores mal pagados.

La maduración de conceptos simplistas en mentes mundanas, porque la educación superior es mucho más cara que la televisión y los teléfonos. La creatividad, si sobrevive, se vende al mejor postor.

La limitación de la sexualidad, el género, y el ser. Es decir, la persecución de la diversidad y la producción sistemática de la soledad.

El eficiente envenenamiento del planeta donde la vida perdió su valor.

La impunidad de la policía para matar y la impunidad de los países para bombardear.

En la escuela, la historia se enseña como una serie de eventos, uno tras otro, como incidentes y héroes individuales y fechas, y no como un proceso. Para los medios de comunicación también hoy, París es una serie de eventos, no es un tema complejo. Si hay medidas que deban adoptarse, serán simplistas - castigar al enemigo, permitir a ese enemigo convertirse en un pueblo, ignorar el contexto, las preguntas, las consecuencias. El racismo que ya se desbordaba en las redes sociales, después de París se lleva a cabo por el análisis causal - que actualmente carecen por completo en la mayoría de los medios de comunicación. ¿Quién crea a los terroristas? ¿Qué causa tanta desesperación? ¿Cuáles son las fuerzas y poderes involucrados? ¿Qué pasa con la violencia de la invasión, la marginación de pueblos enteros, eso es parte de este problema? ¿Por qué la violencia es aceptada en algunos tipos de personas y en otros no lo es? Eso en sí, ¿no es una tragedia desgarradora?

**Tamara Pearson, periodista que vive en Latinoamérica. Autora de; ‘TheButterflyPrison’. Sus escritos se pueden encontrar en su bloghttps://resistancewords.wordpress.com/Su twitter: @pajaritaroja

Artículo publicado por primera vez en http://www.counterpunch.org/2015/11/13/the-colors-of-tragedy/


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.