• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Manifestantes anti-austeridad queman un billete del euro durante una manifestación frente a las oficinas de la Unión Europea (UE) en Atenas, Grecia 28 de junio de 2015.

Manifestantes anti-austeridad queman un billete del euro durante una manifestación frente a las oficinas de la Unión Europea (UE) en Atenas, Grecia 28 de junio de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 2 septiembre 2015

Mucho más que recuperar el poder del Estado para salir del euro, el desafío para la izquierda griega es construir el poder social que pueda sostener una ruptura radical.

Ahora que Alexis Tsipras ha renunciado, Syriza se ha dividido y el primer gobierno de izquierda radical de Europa se ha puesto de rodillas en menos de seis meses, es el momento de reflexionar. ¿Qué nos han enseñado las experiencias de los últimos seis meses? ¿Y cómo continúa la lucha desde aquí?

La primera y más obvia lección es que no hay espacio para la democracia, por no hablar de una alternativa socialmente progresista, dentro de la Zona Euro. Por supuesto, eso estaba claro mucho antes de Syriza llegue al poder, pero todavía había muchos entre la izquierda europea - Tsipras y su círculo íntimo sobre todo - que parecían albergar una creencia ingenua de que la unión monetaria de alguna manera se podría hacer un poco más humana.

El dramático fracaso de la estrategia de negociación de Tsipras ha dejado muy claro que éstos eran, por desgracia, castillos en el aire. La Euro Zona tiene su carácter antidemocrático y antisocial virulentamente integrado en su marco institucional; las limitaciones estructurales de la acción del gobierno - especialmente para un país periférico pequeño y muy endeudado como Grecia - son simplemente demasiado grandes.

La única manera de democratizar el euro es destrozarlo.

La segunda - y más problemática - lección es que uno simplemente no puede aplastar al euro. En este sentido, los acontecimientos de julio no fueron simplemente incriminatorios para Tsipras, quien terminó por traicionar su promesa de poner fin a la austeridad; fueron igualmente incriminatorios para la plataforma de izquierda de Syriza, que - a pesar de nominalmente permanecer "leales" a su mandato - en realidad no tenían un plan creíble en absoluto. Pero incluso si hubieran tenido un plan, todavía faltaba el apoyo popular, la capacidad institucional y el apalancamiento dentro del partido para impulsar una alternativa significativa.

La verdad del asunto es que la Euro Zona se ha convertido en una prisión. La clave ahora es no darse contra las paredes por la desesperación, ni trazar brillantes planes de escape en papel, sino realmente empezar a organizar a los otros reclusos para una revuelta coordinada. Esto requerirá un poderoso movimiento social en una escala mucho mayor de la aburrida y anticuada Plataforma de Izquierda de Syriza - ahora reconstituido como el nuevo pro-Grexit en el partido Unidad Popular –que posiblemente pueda movilizar.

Esto nos lleva a la tercera lección: el problema no es sólo Tsipras - es el partido. Si todo su proyecto político se desmorona en tan sólo seis meses, y si es incapaz de adaptarse a la realidad cambiando estrategias en consecuencia, tal vez sería conveniente hacer un examen de conciencia antes de reintentar el mismo enfoque nuevamente.

Las razones del fracaso de Syriza no son sólo el resultado de una "estrategia equivocada". En este sentido, la Plataforma de Izquierda / Unidad Popular exhibe un voluntarismo político peligroso que ignora por completo la razón fundamental detrás de la implosión de Syriza, que el partido en su conjunto, simplemente carecía de los fundamentos de la sociedad y los contra-poderes internos para mantener la dirección del partido cuando más importaba.

En este sentido, el problema no radica sólo en el ingenuo europeísmo de izquierda del círculo íntimo de “pragmáticos” de Tsipras, sino en la misma desconexión entre este liderazgo cada vez más autónomo del partido y los más activistas - pero cada vez más impotentes–soldados rasos.

En otras palabras, el problema no consiste simplemente en el hecho de que Tsipras fue "engañado" por los cantos de sirena de los moderados del partido como el viceprimer ministro Dragasakis, sino el hecho de que el propio partido no tenía la capacidad para marginar  a Dragasakis y poner a Tsipras nuevamente en línea después de haber traicionado a Syriza como una fuerza anti-austeridad. Fuera del gobierno y el parlamento, los activistas de base del partido eran impotentes.

En resumen, el problema no era sólo la falta de voluntad política, sino la falta de democracia. Característica general de un partido vertical, donde se supone que la delegación de poderes al liderazgo general aumenta la eficacia política, pero en realidad termina por distanciarlo de la base popular que se supone representa.

Por estas razones, la implosión del primer gobierno de izquierda radical de Europa no sólo debe ocasionar un cambio en la estrategia o los objetivos políticos; el simplemente clamar por Grexit como el alfa y omega de la política radical es poco probable que impresione a los votantes de todos modos. En su lugar, lo que la movilización contundente que rodea el referéndum mostró es que la sociedad griega se está muriendo por acabar no sólo con la austeridad sino también con la vieja forma de hacer política en su conjunto.

En todo caso, el referendo reveló un profundo deseo del ciudadano griego común de participar activamente en la vida política del país –de tener voz para rechazar las locas demandas de los acreedores, de restaurar su sentido de dignidad y autoestima para finalmente tomar el asunto en sus propias manos. Hubo un núcleo emancipador, participativo y liberador en las movilizaciones que necesita ser alimentado y ampliado. Estas poderosas energías, embarazadas con creatividad social, no pueden ser simplemente "sublimadas" en una convocatoria de Grexit.

El problema es que la vieja política de partidos - al menos en la forma en que se practica actualmente - encierra el deseo popular de participación mediante la canalización de esa vitalidad social en un conjunto programático de promesas electorales que posteriormente pueden ser traicionadas sin costos políticos reales, ya que los órganos de poder popular que podrían hacer responsables a los líderes permanecen marginados, tanto dentro del partido como en la sociedad.

El verdadero desafío, entonces, no es sólo recuperar el poder del Estado y proponer el Grexit como una solución de arriba hacia abajo a la crisis económica, sino más bien empezar a construir formas de poder social que puedan presionar una transformación política significativa desde abajo y crear la capacidad colectiva de sostener la reproducción social de cara a las graves dificultades a corto plazo que la eventual ruptura radical del Grexit supondría.

Esto significa movilizar a la sociedad en calles, lugares de trabajo y barrios; significa la construcción de  órganos democráticos de poder popular desde abajo hacia arriba; significa acabar con las estructuras partidarias verticales, fomentando activamente la participación popular en el proceso político, y subordinando institucionalmente a los líderes del movimiento. Pero más que todo, simplemente significa crear las condiciones sociales en las que ningún líder izquierdista pueda siquiera considerar traicionar su mandato democrático de nuevo.

Hasta entonces, las continuas llamadas para Grexit seguirán siendo poco más que un eslogan de campaña, vacío e ineficaz.

**Jerome Roos es investigador doctorado en Economía Política Internacional en el Instituto Universitario Europeo, y editor fundador de ROAR Magazine. Síguelo en Twitter en @JeromeRoos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.