• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Después del golpe de Honduras, el Presidente Porfirio Lobo habla con la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton en la ciudad de Guatemala el 5 de marzo de 2010.

Después del golpe de Honduras, el Presidente Porfirio Lobo habla con la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton en la ciudad de Guatemala el 5 de marzo de 2010. | Foto: Guatemala Presidency/Handout

Publicado 23 octubre 2015

Un extracto abreviado de "Queen of Chaos: Las desventuras de Hillary Clinton" (CounterPunch, Octubre 2015).

Barack Obama prometió el cambio.

Entonces, después de las elecciones eligió a Hillary Rodham Clinton como secretaria de Estado. Esa fue una señal temprana de que cuando se trata de política exterior, no iba a haber ningún cambio real - al menos, ningún cambio para mejorar.

La primera prueba real de "cambio" en la política exterior de Estados Unidos se produjo seis meses después, el 28 de junio de 2009, cuando las fuerzas armadas derrocaron al presidente electo de Honduras, Manuel Zelaya.

Es fácil ver lo que hubiera significado un cambio real. Que los Estados Unidos condenen enérgicamente el golpe de Estado y demanden que se restablezca en el poder al Presidente legítimo. Teniendo en cuenta la influencia estadounidense en Honduras, incluyendo su presencia militar, "resolver", significaría que Estados Unidos habría dado todo su apoyo a las personas que protestaban contra el golpe de Estado en Honduras, así como en todo el Hemisferio.

Esa no es la forma en que sucedió.

En su lugar, tuvimos una primera muestra de la forma en que Hillary Rodham Clinton trata el mundo. Ella lo llama "poder inteligente". Lo que se puede traducir como hipocresía y manipulación.

A principios de junio 2009, Hillary viajó a Honduras para la reunión anual de la Organización de los Estados Americanos, con una cosa en mente: cómo prevenir que la mayoría levante los 47-años de prohibición de excluir a Cuba. Una gran mayoría considera que la prohibición es "un artefacto obsoleto de la Guerra Fría". [...] Así que Hillary y su personal resolvieron el problema vertiendo el vino viejo en una nueva botella. No más guerra fría, no más "amenaza comunista".

"[...] Sería hipócrita de nuestra parte seguir insistiendo en que se mantenga a Cuba fuera de la OEA por las razones por la que se le suspendió la primera vez en 1962, ostensiblemente por su adhesión al "marxismo-leninismo" y su alineamiento "con el bloque comunista”. “Sería más creíble y preciso centrarse en las actuales violaciones de Derechos Humanos de Cuba, que son incompatibles con la Carta de la OEA"...

Y así, Hillary comenzó su carrera diplomática en América Latina, caracterizada por una marcada hostilidad hacia cualquier política socio-económica independiente del "anticomunismo" y la defensa de los "Derechos Humanos", mediante una hipocresía transparente aplicada a la fuerza, y haciendo cumplir la Doctrina Monroe tanto en asuntos domésticos como internacionales.

Durante su visita a Honduras, estaba molesta con su anfitrión, el presidente Manuel Zelaya. No le gustaba su sombrero de vaquero blanco, no le gustaba su bigote negro oscuro, y sobre todo, no le gustaba su afición por Hugo Chávez y Fidel Castro. Pero fue hipócrita en eso, también. [...]

Poco después, el presidente Zelaya fue derrocado. La motivación y el contexto para este golpe de Estado son claras. Manuel Zelaya era un traidor a su clase. Como propietario y de una familia rica en la industria maderera, Zelaya desarrolló ambiciones populistas para liberar a su país de su condición de larga data como la última república bananera. [...]

Elegido en 2005, Zelaya quería hacer una diferencia. Con una aparente brisa de cambio soplando en la región, Zelaya decretó un aumento del 60 % del salario mínimo a pesar de los gritos de protesta de las asociaciones empresariales privadas. Criticando que la "guerra contra las drogas" es un pretexto para la intervención extranjera, Zelaya propuso un nuevo enfoque al problema de las drogas, centrado en la educación de los adictos y frenando la demanda. Pensó que Soto Cano debería transformarse en un aeropuerto civil internacional. En 2007, Zelaya hizo el primer viaje oficial de un Presidente hondureño a Cuba en 46 años, discutieron asuntos de política con Raúl Castro. Y lo peor de todo, se unió al ALBA [...]

En 2008, Washington envió como su embajador en Tegucigalpa al hombre que había sido director de Asuntos Andinos del Consejo Nacional de Seguridad durante el fallido intento, respaldado por Estados Unidos, de derrocar a Hugo Chávez en 2002, Hugo Llorens. [...]

En mayo de 2009, la "Unión Democrática Civil de Honduras" fue formada por organizaciones de la "sociedad civil", muchos de ellas reciben subvenciones para la "promoción de la democracia" de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), financiada por Estados Unidos con el objetivo de deshacerse de Zelaya. Su campaña se centró en la propuesta de Zelaya de un referéndum para preguntar a los votantes en las próximas elecciones si se debía o no convocar una convención en 2010 para revisar la constitución, [...]

En resumen, la propuesta constitucional fue presentada como una forma de preparar el escenario para que Zelaya se convierta en "dictador" y que sea elegido como el "dictador" de Venezuela, Hugo Chávez. El 23 de junio, la Unión Civil emitió un comunicado diciendo que "confían en las fuerzas armadas" para "defender la Constitución, la ley, la paz y la democracia". [...] En la madrugada del 28 de junio un centenar de soldados hondureños invadieron el dormitorio de Zelaya y lo llevaron a Costa Rica sin siquiera permitirle que se vista [...]

El oficial a cargo del golpe militar, el general Romeo Vásquez, era graduado en la notoria Escuela de las Américas en Fort Benning, Georgia, que ha formado una larga lista de golpistas y torturadores latinoamericanos. Los militares hondureños hicieron saber que fueron "obligados" a eliminar al Presidente Zelaya del poder por posar una "amenaza" con su ideología de izquierda y el alineamiento con Venezuela y Cuba. [...]

Ahora era el turno de Hillary para emplear el poder "inteligente" y no llamar nunca, a un golpe de Estado, un golpe de Estado. En cambio, lo que había ocurrido era una "crisis" o un "exilio forzoso" del Presidente, que inspiró a los Estados Unidos a pedir a "todas las partes" a  que resuelvan sus diferencias "sin violencia".

[...] "En una declaración pública llamé a todas las partes en Honduras a respetar el orden constitucional y el Estado de Derecho y que se comprometan a resolver las disputas políticas pacíficamente y a través del diálogo", recordó en (su libro) ‘Hard Choices’. El Departamento de Estado pasó a alabar a los militares hondureños por haber actuado como "los guardianes del orden público durante este proceso" [...]

Ganando tiempo, Hillary "propuso estrategias para restablecer el orden en Honduras y asegurar que las elecciones libres y justas puedan celebrarse de forma rápida y legítimamente, lo que hacía la pregunta de Zelaya insignificante, y dar al pueblo hondureño la oportunidad de elegir su propio futuro".

Zelaya nunca fue reinstalado, y a partir de entonces, los hondureños han tenido la oportunidad de elegir su futuro - con tal de que se parezca mucho a su pasado. [...]

Con Zelaya fuera, Honduras se retiró rápidamente del ALBA.

Nuestro "resultado final", como dijo Hillary, "son las elecciones libres, justas y democráticas con una transferencia pacífica del poder".  Elecciones que "hacen de la pregunta de Zelaya insignificante" se celebraron el 29 de noviembre [...] La campaña fue marcada por la intimidación, palizas, al menos un muerto y alguna desaparición ocasional. A los empleados se les dijo que tienen que votar o perder sus puestos de trabajo. A pesar de toda la presión, poco menos de la mitad acudió a votar, un 49%.

Bien está lo que bien acaba, y el ganador fue Porfirio "Pepe" Lobo Sosa, el candidato del Partido Nacional, que había sido derrotado por Zelaya en la elección anterior. Los gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Paraguay, España, Uruguay y Venezuela se negaron a reconocer el resultado, pero Washington estaba contento. [...]

Mientras tanto, el Partido Nacional en el poder cambió de opinión acerca de los artículos "escritos en piedra". A petición del partido, la misma Corte Suprema de Honduras violó la Constitución, simplemente desechando los artículos que prohíben un segundo mandato presidencial. [...]

Desde que el populista novato, Manuel Zelaya se atrevió a tratar de mejorar la suerte de su pueblo, fue sacado en pijama, y la situación en Honduras se ha vuelto cada vez peor. Más pobreza, más delincuencia, más asesinatos - tantos asesinatos y tan pocas detenciones y procesamientos que es imposible distinguir los asesinatos relacionados con las drogas de los asesinatos políticos llevados a cabo por la policía y los militares. [...]

Cuando un sombrero blanco aparece en el horizonte de un lugar tan abatido como Honduras, proclamando su intención de tratar de mejorar las condiciones, ¿no podían los ricos y poderosos Estados Unidos reaccionar de otra manera que estigmatizar a Zelaya como un potencial "dictador?" En lugar de promocionar el cambio y darle una oportunidad, el Departamento de Estado de Hillary fue cómplice en sacarlo del poder. Todo ha vuelto a la normalidad

En vista de ello, el derrocamiento de Manuel Zelaya fue un "cambio de régimen" relativamente suave según las operaciones de los Estados Unidos. [...] Sin embargo, al igual que otras intervenciones respaldadas por Estados Unidos - en la vida política de los países más débiles, el resultado fue el caos, el caos de la pobreza, el crimen y la desesperanza. Con el pretexto de prevenir que el Presidente electo se convierta en "dictador", Hillary y sus colegas contribuyeron a consolidar una larga dictadura en el Hemisferio Sur. La Doctrina Monroe, proclamada para proteger el continente de las potencias extranjeras, en la práctica ha venido a significar una licencia para los Estados Unidos para proteger a los habitantes de sí mismos y de sus "errores".

Como podemos ver en este libro, la política exterior de Hillary Clinton asciende a la aplicación de una doctrina Monroe ampliada a todo el mundo.

**Diana Johnstone es la autora de ‘Queen of Chaos: the Misadventures of Hillary Clinton and Fools’ Crusade: Yugoslavia, NATO, and Western Delusions’.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.