• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Presidente Nicolás Maduro habla frente a una multitud de seguidores.

El Presidente Nicolás Maduro habla frente a una multitud de seguidores. | Foto: Prensa Presidencial

Publicado 27 noviembre 2015

Conforme se acercan las claves elecciones legislativas, las mentiras difundidas por la prensa internacional quedan desvirtuadas inclusive por críticos del Gobierno de mucho tiempo.

Una victoria de la oposición en las elecciones legislativas de Venezuela el 6 de diciembre podría plantear un riesgo grave para la democracia. Uno espera escuchar eso de partidarios del Gobierno, pero esto fue dicho el 13 de noviembre, por Francisco Rodríguez, crítico del gobierno desde hace mucho tiempo durante una discusión con otros dos opositores.http://caracaschronicles.com/2015/11/12/live-webcast/

Rodríguez es uno de los principales economistas del Bank of America Merrill Lynch. Teme que la oposición podría ganar una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional y utilizarla para intentar revertir todo lo hecho por el chavismo - el movimiento político que ha dominado la política venezolana desde que el fallecido Hugo Chávez fue elegido por primera vez en 1998.

Rodríguez no cree que la mayoría de los votantes venezolanos se han vuelto contra el chavismo. Piensa que muchos están tan enojados con los problemas económicos bajo el actual Presidente, Nicolás Maduro, quien fue elegido después de que Chávez murió en 2013, que la oposición está a punto de sacar provecho de un enorme voto de protesta.

Rodríguez dijo que, si la oposición intenta utilizar una súper mayoría ganada en estas condiciones, para borrar el chavismo, sería "uno de los peores errores en la historia de Venezuela" y llevaría al país "de vuelta al 12 de abril 2002" - el día que la dictadura de Pedro Carmona gobernó Venezuela después de un golpe de Estado en el que derrocaron brevemente a Hugo Chávez. El golpe fue derrotado por sectores leales del ejército y un gran levantamiento de los pobres, donde se encuentran los chavistas incondicionales. Rodríguez basó su análisis en datos proporcionados por su compañero participante en el debate, Luis Vicente León, quien dirige la firma encuestadora venezolana Datanálisis, que encontró que el 57 por ciento de los votantes todavía tienen un muy buen concepto de Hugo Chávez.

Luis Vicente León podría ser llamado un oponente "moderado" en la altamente polarizada Venezuela - algo que la prensa internacional, invariablemente, no señala al citar Datanálisis. León escribe artículos de opinión dos veces al mes para el periódico El Universal, que ha sido representado falsamente como un portavoz del Gobierno, desde que hubo un cambio de propiedad en 2014.

Luis Vicente León no estaba de acuerdo con Rodríguez sobre la probabilidad de que la oposición logre una mayoría absoluta. Él piensa que la mayoría simple es más probable, pero añadió la advertencia de que podría haber cambios drásticos en la intención de voto en los últimos días antes de la elección. León dijo que estas elecciones son las primeras, desde 1998, en que la oposición va con una mayoría "real" en vez de una mayoría "ficticia". En elecciones anteriores, dijo, muchos en la oposición creían erróneamente que eran la mayoría. Yo añadiría que muchas personas, en Venezuela y en el extranjero, regaron deshonestamente tales afirmaciones.

Por ejemplo, José Cárdenas, ex funcionario de la USAID durante la administración Bush, acaba de escribir en la revista Foreign Policy que, "el presidente Hugo Chávez, y hoy su fiel, pero desafortunado sucesor, Nicolás Maduro, han desarrollado el hábito de convertir las derrotas electorales seguras en  ‘sorprendentes victorias'”. A continuación, Cárdenas cita a Datanálisis, sin mencionar que Luis Vicente León rechaza totalmente lo que dijo Cárdenas sobre las "sorprendentes victorias" chavistas. Eso sí, el historial de Datanálisis está lejos de ser impecable. En 2004, Datanálisis aseguraba que la oposición tenía una ventaja de 15 puntos a sólo dos meses de un referendo revocatorio contra Hugo Chávez que perdieron por 17 puntos.

A su favor, durante el debate, León explicó por qué el sistema de votación de Venezuela es muy seguro contra el fraude. Señalaba, en el 2013, Henrique Capriles- un importante líder de la oposición y dos veces candidato presidencial - ganó una elección para Gobernador del estado de Miranda por un estrecho margen. Una derrota de Capriles en esa elección lo hubiera acabado políticamente y hubiera exacerbado enormemente las divisiones dentro de la oposición.

La facción de la oposición venezolana a la que la prensa internacional complace, es precisamente a la que teme Francisco Rodríguez –la que insiste que están viviendo bajo una "dictadura" y que irreflexivamente afirma que cualquier elección que pierden ha sido “robada”. Es la facción que la administración Obama apoya incondicionalmente, tal como lo hizo el gobierno de Bush. Al igual que Rodríguez, León también teme que los opositores radicales no serán restringidos por los moderados, si se gana una amplia mayoría a través del voto de protesta.

León y Rodríguez –como opositores al Gobierno después de todo - afirman que las elecciones venezolanas se inclinan a favor del Gobierno a través de la utilización de los medios de comunicación estatales y otros recursos. Ignorando totalmente las conexiones de riqueza y de negocios de la oposición - por no hablar del apoyo del Gobierno de Estados Unidos. Muy recientemente, los fiscales estadounidenses han forzado a su manera el ciclo de noticias de Venezuela, en nombre de la oposición. Nadie familiarizado con el golpe de Estado perpetrado por Estados Unidos en Haití en 2004 se sorprenderá. Los Fiscales estadounidenses - así como los burócratas de la OEA - ayudaron a lograr ese golpe. La burocracia de la OEA está actualmente ayudando a los EEUU a supervisar una elección fraudulenta en Haití.

Como era de esperar, el jefe actual de la OEA emitió una declaración que pudo haber sido escrita por la facción más radical de la oposición venezolana. Afortunadamente, la influencia estadounidense sobre los estados miembros de la OEA - si no la burocracia - ha disminuido considerablemente en los últimos años. El dinero y las conexiones de la oposición han conseguido una cobertura tan desequilibrada en el extranjero, que uno no puede dejar de sorprenderse al oír a opositores moderados como León y Rodríguez descartar falsas afirmaciones que se han diseminado fuera de Venezuela.

El desprestigio de la democracia venezolana en los medios internacionales a menudo se basa en suposiciones implícitas y no válidas sobre los supuestos parangones de la democracia. Un artículo del Christian Science Monitor,de Jim Wyss, informó el 16 de noviembre que, siguen las "maniobras" en Venezuela "que harían levantar las cejas a democracias más sólidas". ¿Será acaso los Estados Unidos una de las "democracias sólidas" que Wyss tiene en mente? Democracia que ahora se encuentra en medio de una maratónica campaña presidencial dominada por millones de dólares,donde el candidato del Partido Republicano que lleva la delantera - gracias en gran parte a la cobardía y complicidad de los medios, como explicó Glenn Greenwald - "está hablando abiertamente de forzar a los musulmanes a registrarse en bases de datos, de cerrar mezquitas, y pide que los musulmanes lleven tarjetas de identificación especiales".

En cuanto a las posibilidades de la oposición el 6 de diciembre, no hay excusa para negar la posibilidad de que podría ganar. A través de los años siempre ha tenido la oportunidad de ganar, porque Venezuela es una democracia y porque la oposición nunca le ha faltado dinero, acceso a los medios y conexiones. Mientras Hugo Chávez estaba vivo y durante los períodos de fuerte crecimiento económico, la oposición consiguió el 37 por ciento (2006) y el 44 por ciento (2012) de los votos en las pasadas elecciones presidenciales. Fueron derrotados decisivamente pero su votación seguía siendo significativa.

Una caída enorme y sostenida de los precios del petróleo ha ayudado a los opositores a Maduro enormemente, y eso no es culpa de su administración. Sin embargo, un año antes de que los precios del petróleo caigan, su Gobierno se resistió a abandonar un sistema de tipo de cambio que ya estaba causando graves problemas. Varios economistas han instado a Maduro a renunciar a este sistema -Francisco Rodríguez, Mark Weisbrot y hasta el Presidente de Ecuador, Rafael Correa. Independientemente del resultado del 6 de diciembre, las perspectivas a largo plazo del chavismo dependerán de si Maduro toma medidas audaces y presta atención a sus consejeros. Eso puede ser incluso más importante que el precio del petróleo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.