• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La oposición venezolana continua llamando a la violencia

La oposición venezolana continua llamando a la violencia

Publicado 2 junio 2017
En cualquier país del mundo, donde hechos como este pudieran haberse producido y por mucho menos, una persona que cometa una acción como la de Julio Borges, ya hubiera sido hecha presa y el Estado hubiera reaccionado en contra de sus conmilitones. Solamente en Venezuela, la libertad de acción y expresión llega a estos límites.

La condena a la “corrupción” y a la “traición a la patria”, estará en manos de la próxima Asamblea Nacional Constituyente.

El 1ro de Mayo del presente año, el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, convocó al pueblo venezolano a celebrar una Asamblea Constituyente, para hacer frente a las protestas violentas impulsada por la dirigencia opositora nacional, con el propósito de derrocar su gobierno y romper el hilo constitucional en Venezuela.

De acuerdo a lo dicho por el Presidente Maduro, una constituyente popular,  territorial y sectorial, donde estén representados todos los sectores del país, tendrá como propósito principales, impulsar el diálogo nacional, afianzar la paz entre los venezolanos, reformar y reforzar la vigente Constitución Bolivariana de 1999, a la par de tomar las medidas que necesarias para solucionar la grave crisis política  y económica existente en el país.

La dirigencia opositora venezolana, ha hecho de todo para lograr la caída del gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros en lo que va de año, inclusive, publicar en algunos periódicos de circulación nacional, verdaderas provocaciones al Alto Mando Militar y particularmente, al General Vladimir Padrino Lopez, Ministro de la Defensa y Comandante Estratégico Operacional, quien muy acertadamente ha respondido lo siguiente:

"Este es un problema que lo van a resolver son los políticos, no es por la vía militar que se va a resolver, no es en la Conferencia Episcopal Venezolana la que lo va a resolver. No son los empresarios, son los políticos que deben ... ponerse de acuerdo"

La dirigencia opositora nacional con la ayuda de diversos gobiernos de turno de países como Estados Unidos de América, Colombia y España entre otros, han hecho todo lo posible por derrocar los Gobiernos del Comandante Eterno Hugo Chávez en su momento y ahora, el Gobierno del Presidente Maduro.

Una de las tantas muestras de esto lo tenemos en la reciente carta del Dip. Julio Borges al director de la Empresa Goldman Sachs(GS), Lloyd Blankfein, donde lo criticó por  comprar los bonos de PDVSA. Para Borges, esto significa “oxígeno” para la supuesta “dictadura”, pero, indudablemente, la empresa GS lo ve como un buen negocio dado la que PDVSA siempre ha honrado sus obligaciones. Además, se trata de la empresa con las mayores reservas petroleras del mundo, lo que lleva a preguntarse, cómo podría considerarse la compra de bonos, un mal negocio.

En cualquier país del mundo, donde hechos como este pudieran haberse producido y por mucho menos, una persona que cometa una acción como la de Julio Borges, ya hubiera sido hecha presa y el Estado hubiera reaccionado en contra de sus conmilitones. Solamente en Venezuela, la libertad de acción y expresión llega a estos límites.

El 2 de mayo de 2017, en una entrevista con la apreciada periodista Tatiana Pérez de TeleSUR, quien suscribe tuvo el honor de hacer públicos algunos planteamientos sobre la Constituyente recientemente convocada por el Presidente de la República. La entrevista podrán verla y escuchar en el siguiente enlace: https://videos.telesurtv.net/video/657447/es-noticia-657447/

Por supuesto y como era de esperar, la dirigencia opositora se ha opuesto recientemente a la iniciativa, luego de haber propuesto hace poco mas de dos años, la celebración de una constituyente y aparentemente, recolectado firmas para su convocatoria.  En definitiva... ¡ Si,  pero no ! ...  ¡ Quien puede entenderlos! diría el común.

De seguro para la dirigencia opositora, la constituyente por ellos planteada sería una constituyente de partidos y élites y no una constituyente popular como la planteada por el Presidente Maduro. Pero, para entenderlos hay que tener muy en cuenta los verdaderos intereses que se encuentran detrás de los planteamientos de la dirigencia de la MUD, antes Coordinadora Democrática. 

Traiciones elocuentes.

En la historia de Venezuela, existen una considerable cantidad de hechos que demuestran la subordinación de nuestras clases pudientes a los designios internacionales, en función de preservar sus propios intereses, traicionando así, los verdaderos intereses de la nación venezolana y de su pueblo.

Ahora, en este mundo altamente intercomunicado, estos intentos se han hecho mas visibles, en función de controlar  el poder político en Venezuela y sobre todo, porque las clases dominantes se convirtieron desde la década de los 40's del siglo pasado, en verdaderos parásitos de la renta petrolera, demostrando su incapacidad para desarrollar esquemas de negocio no dependientes de la misma.

En adición y sabiendo la inmensa riqueza existente en el Arco Minero de Guayana, han convenido con sus socios internacionales,  que de llegar al poder otorgarán grandes concesiones para que estos y sus transnacionales, sean los verdaderos poseedores de tales riquezas minerales y no el pueblo venezolano que detestan, lo que lleva a Estados gendarmes del poder económico mundial, como los Estados Unidos de América, a intervenir a Venezuela.

Algunos hechos históricos que atestiguan la traición.

La actitud y comportamiento de las clases pudientes de Venezuela no es nuevo. La historia del siglo XIX y XX venezolano, está repleta de hechos que atestiguan la “traición a la patria” por parte de estas clases sociales. Por solo citar algunos hechos, la solicitud de invasión que la oligarquía nacional del entonces formuló en 1861 a Inglaterra, con la idea de preservar sus privilegios en el territorio nacional.  La oligarquía del entonces se sentía amenazada por el avance de las tropas dirigidas por Ezequiel Zamora durante la Guerra Federal que se desarrollaba en esos momentos. Llegaron a ofrecer al Inglaterra, el territorio que hoy llamamos “El Esequibo”, lo cual, a la larga llevó a Venezuela a la particular situación que diversos gobiernos han tenido que lidiar. Federico Brito Figueroa (2006) en su libro "Tiempos de Ezequiel Zamora", proporciona elocuentes testimonios sobre este incidente.

A inicios del siglo XX, es bien conocida la posición de Manuel Antonio Matos y el resto de la oligarquía usurera y terrateniente nacional, quienes se negaron a dar “empréstitos” al Gobierno presidido por Gral. Cipriano Castro, para ayudar a apaciguar de alguna forma, el bloqueo de potencias extranjeras que deseaban desmenbrar a Venezuela en tres pedazos, a decir de Arturo Uslar Pietri en los 80's, con el pretexto de cobrar la deuda externa preexistente, pero sabiendo que en nuestro suelo, había petróleo, verdadero motor de sus acciones. Luego, este mismo personaje en 1903, organizó la llamada “Revolución Libertadora” que con financiamiento de sus socios estadounidenses, pretendió derrocar al gobierno nacional del entonces, fallando en su intento.

En épocas de Juan Vicente Gómez, estas oligarquías se subordinaron al mandatario de facto durante veintisiete (27) años, como medio para mantener sus privilegios. Luego de la muerte del dictador y durante los años 40's del siglo XX, establecieron importantes vínculos con los intereses estadounidenses, representados para el entonces por Nelson Rockefeller en nuestro país. Vale apuntar que, durante la presidencia de Franklin Delano Roosevelt, este personaje fue "director de la Oficina de Asuntos Interamericanos", cargo que ocupó entre 1940 y 1944, sin renunciar por supuesto, a actuar en los negocios de su familia, la cual, era propietaria de más del 90 % del negocio petrolero de países latinoamericanos y entre estos, Venezuela, llegando a ser miembro de la junta directiva de Creole Petroleum Corporation, filial venezolana de Standard Oil, empresa que fue, durante los años 40's del pasado siglo, la mayor empresa productora de petróleo del mundo.

Las oligarquías criollas llegaron a convertirse en socios minoritarios del festín petrolero y mediante su influencia en los gobiernos de turno y luego de la aprobación de la Ley de Hidrocarburos de 1943, llegaron a aprovecharse de buena parte de la renta producida por la explotación petrolera en el país. Créditos y diversos tipos de financiamientos otorgados por organizaciones como la Corporación Venezolana de Fomento (CVF) entre otras, se convirtió en su momento en la principal fuente de financiamiento de esas oligarquías, hecho que podrán ampliar en la obra del Prof. Oscar Battaglini titulada “El betancourismo 1945 – 1948”. 

Las transnacionales extraían nuestro petróleo llevándoselo a precios de regalo, pero la acción de Rochefeller no se circunscribió al negocio petrolero.  Mediante empresas como la Corporación CADA, fueron beneficiando los intereses de esas clases y paulatinamente fueron convirtiendo a Venezuela, en un país dependiente de los excedentes industriales de la gran potencia del norte. 

La Conferencia de Chapultepec - México en 1945, le asignó a Venezuela el rol de "factoría petrolera", y mediante medidas como la sobrevaluación de la moneda nacional, fueron anulando las otras potencialidades del país tenía, subordinado a Venezuela a los intereses de la potencia estadounidense y sus transnacionales, con la anuencia y participación de estas clases sociales.

Esta situación solo vino a romperse con la aparición de ese fenómeno político continental y mundial, llamado Hugo Chávez, quien desde 1992, fue desnudando la verdad a su pueblo, llevándolo a entender y ejercer el concepto de "soberanía". El comandante Chávez, trajo al siglo XXI, el concepto de Independencia Política impulsado por Simón Bolívar, el Libertador, a inicios del siglo XIX, hecho el cual, no es del agrado de estas clases ni mucho menos de las élites estadounidenses, todavía empeñadas en mantener la Doctrina Monroe en todo el continente.

Las propuestas.

La Constituyente de 2017, mas allá de los objetivo inicialmente citados, tendrá que subsanar las carencias de la actual Constitución en diversos aspectos y particularmente, en lo relacionado con la defensa de la soberanía nacional, la cual, indefectiblemente reside en el pueblo venezolano y deberá continuar siendo así. También, deberá incluir a juicio del suscrito, en el texto constitucional,  la definición del término: "traición a la patria".

Como aporte a la Asamblea Constituyente inicialmente proponemos los siguientes puntos:

1. Definir claramente el concepto de “Traición a la Patria” e incluirlo en el nuevo texto constitucional, dejando altamente claros todos los caminos necesarios para castigar de forma ejemplarizante y con las mayores penas posibles, este bochornoso delito. En el texto deberá quedar muy claro, la condena de hechos como los realizados por diferentes dirigentes de la oposición local en el extranjero en tiempos recientes.

2. Declarar la corrupción como un delito contra el Estado Venezolano, estableciendo los mecanismos para castigar dicho delito de manera ejemplar y con las mayores penas posibles.

Ambos delitos citados anteriormente, deben ser castigados en el marco del respeto a los Derechos Humanos.

Tanto funcionarios del Estado venezolano de todas las corrientes políticas y del sector privado nacional, luego de realizar grandes "guisos" (como son llamados en el argot popular los actos de corrupción en Venezuela), huyen del país, declarándose  perseguidos políticos, para luego, solicitar asilo en los EE.UU. y en otros países como Colombia, luego de perpetrar actos que también pueden ser calificados, mas allá de la corrupción, como actos de “traición a la patria”.

En otras entregas y como contribución al nuevo texto constitucional, plantearemos otros aportes con miras a blindar la nueva Carta Magna de la República Bolivariana de Venezuela, de todo lo planteado y mucho mas.

Este artículo fue publicado en el siguiente link: https://sites.google.com/site/180gradosizq/Home/indice-vas-ano-2017/condena-a-la-corrupcion-y-traicion-a-la-patria


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.