• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La gente en sus bicicletas a través de las aguas inundadas en Rosewood Drive en Myrtle Beach, Carolina del Sur 5 de octubre de 2015.

La gente en sus bicicletas a través de las aguas inundadas en Rosewood Drive en Myrtle Beach, Carolina del Sur 5 de octubre de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 4 noviembre 2015

Las desastrosas inundaciones de Carolina del Sur ponen en tela de juicio tanto la ridiculez de la economía neoliberal, como el terrible miedo a ella también.

La Gobernadora de Carolina del Sur Nikki Halley lo calificó como el "año mil de inundaciones", es decir, el alcance y la magnitud de la catástrofe era lo que uno podría esperar cada mil años. Entre otras cosas, esto parecía ser la manera de Halley de evitar cualquier discusión de fenómenos meteorológicos extremos provocados por la catástrofe ambiental que envuelve al planeta.

No obstante la terminología era bastante potente y capturó la magnitud de la catástrofe que cayó sobre Carolina del Sur. La lluvia, inundaciones, ruptura de presas, casas llevadas por la corriente, destrucción de carreteras, y las muertes asociadas a esta calamidad capturaron la atención de gran parte de los EE.UU.

Al ver la cobertura de noticias de la inundación, escuché varias veces las voces de los residentes de Carolina del Sur pidiendo por la ayuda que tanto necesitaban. Inmediatamente me encontré a mí mismo preguntándome cuántos de ellos eran partidarios o miembros del Tea Party? ¿Cuántos, en particular, por lo menos hasta la inundación, habían insistido que el gobierno era demasiado expansivo y tenía que ser reducido? ¿Cuántos de ellos, cuando pensaban en los programas de gobierno, asumieron que ellos mismos no los necesitarían y que dichos programas de gobierno estaban ayudando a segmentos de la población 'que no lo merecen'?

No escuche a la  Gobernadora Halley desestimar o rechazar la ayuda del Gobierno Federal. No escuché decir que Carolina del Sur podía manejar toda esta crisis por su cuenta. Tal vez me perdí alguno de sus discursos.

Desastres recientes, incluyendo pero no limitados a la inundación de Carolina del Sur, deben ofrecer evidencia de la necesidad crítica de un sector público vibrante. Sin embargo, rápidamente aprendí una vez más, que los hechos no hablan por sí mismos, independientemente de la forma obvia que las conclusiones podrían, en un primer momento, parecer.

A raíz de la inundación de Carolina del Sur, tuve un intercambio con un Republicano muy rico (no preguntes cómo sucedió). En el intercambio puse en el tapete el punto de, cómo el desastre de Carolina del Sur representa un fuerte argumento a favor de la importancia del papel del Gobierno, y en concreto un sector público fuerte. Este acaudalado Republicano inmediatamente refutó mi posición y sostuvo que el gobierno NO debería ser llamado a ayudar a los damnificados por la inundación de Carolina del Sur. En cambio, argumentó, que dependía de la gente de Carolina del Sur el tener un seguro. Si no contrataron un seguro, dijo, es su problema.

Decir que yo estaba sorprendido por este argumento sería como decir que la erupción del Monte Santa Helena habían sido fuegos artificiales, o que el huracán Joaquín había sido una ráfaga de viento. Las vidas de miles y miles de personas en Carolina del Sur han sido destruidas como resultado de esta inundación. Muchas de estas personas vivían en zonas que no estaban sujetas a inundaciones. Como resultado, no obtuvieron un seguro contra inundaciones.

Sin embargo, dejando de lado todo esto por un momento. Este acaudalado Republicano en realidad estaba argumentando lo que dijo la difunta Primer Ministra británica Margaret Thatcher, cuando alegó que no había tal cosa como la sociedad; sólo había individuos y familias. En otras palabras, de acuerdo con Thatcher y este rico Republicano, todos estamos por nuestra cuenta. Para los dos, no hay ninguna razón particular para preocuparse por nadie más. Por lo tanto, si estamos hablando de la destrucción de la autopista interestatal; la contaminación del agua potable; la inundación de automóviles y viviendas; o la pérdida de vidas, no es preocupación de nadie, excepto de aquellos que fueron directamente afectados y si no tomaron precauciones, es su problema.

Mi espanto por esta línea de argumentación se resume en mi respuesta. Le dije que había una corta distancia entre este argumento y un escenario tipo señor de la guerra, de comunidades cercadas y militarizadas, con guardias, donde los afortunados que tienen esa protección condenan al resto de la población al olvido. Señalé que había una palabra para ese escenario: distopía.

El argumento que tuve con este rico Republicano me recordó no sólo que los hechos no hablan por sí mismos, sino que hay personas que han construido una fortaleza ideológica impenetrable para ignorar a gran parte de la humanidad. No tiene sentido tratar de convencer a estas personas-e instituciones de la irracionalidad y la barbarie de su posición. Ellos se aferran firmemente a tales creencias. Al igual que en el caso del chantaje a Grecia por la Unión Europea, que no eran lo suficientemente buenos el sonido y los argumentos lógicos en la galaxia para convencer a los agentes de poder de la Unión Europea que Grecia debía recibir un respiro económico. No se trataba de argumentos lógicos; Se trataba de poder, y específicamente de quien lo tenía, y quien no lo tenía, y cómo iba a ser utilizado.

Desafortunadamente mi intercambio con este Republicano rico me recordó simplemente este hecho. No hay debate que se pueda participar y ganar y que cambie la forma de pensar de estas personas. Lo qué se puede cambiar, sin embargo, es el equilibrio de poder en los EE.UU si estamos suficientemente organizados y movilizados para garantizar que aquellos que sostienen estas bárbaras creencias se mantengan lo más lejos del poder como humanamente sea posible.

Importante: Bill Fletcher, Jr. es el anfitrión de The African Global en TeleSUR English.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.