• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La encíclica verde
Publicado 19 junio 2015
En homenaje a San Francisco de Asís, el papa Francisco publicó la encíclica holística, “Alabado sea”, en la que explica la relación del aumento de la pobreza con el deterioro ambiental . El texto hace un llamado urgente a la humanidad para que salga de esa “espiral de autodestrucción”.

El líder de la Iglesia Católica condena el actual modelo de desarrollo que se enfoca solo en el consumismo y el lucro inmediato; denuncia “la incoherencia de aquellos que luchan contra el tráfico de animales en peligro de extinción, pero al mismo tiempo son totalmente indiferentes al tráfico de personas, se desvinculan de los pobres o buscan la destrucción de otro ser humano que no sea de su agrado.”

Salvar el planeta es salvar a los pobres, clama el papa Francisco. Son ellos principalmente quienes sufren las consecuencias de las invasiones a tierras indígenas, de la destrucción de los bosques, de la contaminación de los ríos y mares, del uso indiscriminado de plaguicidas y de combustibles fósiles.

El texto muestra la interacción bíblica entre el ser humano y la naturaleza, y reconoce la culpa de la Iglesia en la manera de interpretar el mandato divino de “dominar” la Tierra. De igual forma, amplia el significado de “no matarás”: “Cerca de 20% de la población mundial consume recursos en una medida en la que le están robando a las naciones pobres y a las generaciones futuras todo lo que necesitan para sobrevivir.”

El papa advierte que no puede haber desarrollo social ni avances científicos positivos si no se tiene como base la ética y como centro primordial el bien común en todo lo que se investiga y planea.

El combate a la idolatría del mercado se hace de manera enfática al señalar que el hambre y la miseria no se acabarán “solamente con el crecimiento del mercado. El mercado en sí no garantiza el desarrollo integral humano ni la inclusión social.”

Además de catalogar de ineficaces todas las grandes cumbres ambientales, puesto que las buenas intenciones nunca salen del papel, el papa Francisco amplía el concepto de ecología al distinguir la “ecología integral”, la “ecología cultural” y “la ecología de la vida cotidiana.”

Ninguna otra encíclica contiene tanta poesía. Francisco afirma que “todo el Universo material es el lenguaje de amor de Dios. El suelo, el agua, las montañas: todo es una caricia de Dios.” Esta es la primera vez que una encíclica reconoce la contribución de la obra de Teilhard de Chardin, obra que fue censurada por Roma durante toda la primera mitad del siglo pasado.

Frei Betto es escritor, autor de “A arte de semear estrelas” [El arte de sembrar estrellas] (Rocco), entre otros. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.