• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Edificios dañados en el hospital de MSF en Kunduz, Afganistán, 16 de octubre de 2015.

Edificios dañados en el hospital de MSF en Kunduz, Afganistán, 16 de octubre de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 12 noviembre 2015

Obama ha continuado la tradición presidencial estadounidense de cometer crímenes de guerra.

"Recordando", el Presidente Barack Obama dijo durante su primer discurso inaugural, "que las generaciones anteriores [de político estadounidenses] se enfrentaron al fascismo y al comunismo no sólo con misiles y tanques, sino con alianzas sólidas y convicciones duraderas. Comprendieron que nuestro poder solo no puede protegernos, ni nos da derecho a hacer lo que nos plazca. En su lugar, sabían que nuestro poder aumentará mediante su uso prudente; nuestra seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y las cualidades atenuantes de la humildad y la moderación... Somos los guardianes de este legado. Guiados por estos principios una vez más, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen aún mayor esfuerzo, incluso mayor cooperación y entendimiento entre las naciones".

Obama estaba criticando de una forma no tan velada a su predecesor y la invasión y ocupación de Irak- protagonizada por George W. Bush.

"Las cualidades atenuantes de la humildad y la moderación" en "el uso prudente" del poder estadounidense. Esas fueron las curiosas palabras para aplicar al monumental asesinato en masa e innecesario bombardeo atómico de los Estados Unidos a cientos de miles de civiles japoneses en Hiroshima y Nagasaki - crímenes de guerra monstruosos destinados a advertir a los soviéticos para que no interfieran con la nueva potencia hegemónica mundial del Tío Sam, en Asia o en cualquier otro lugar. Cometidos después de la derrota del fascismo alemán y japonés, las atrocidades de Hiroshima y Nagasaki fueron realmente los primeros disparos de la Guerra Fría de Estados Unidos contra el "comunismo" soviético: el Presidente estadounidense, Harry Truman tuvo un comentario interesante cuando le llegaron las noticias de los bombardeos de Hiroshima: "Esto es la cosa más grande en la Historia".

Considere otra masacre estadounidense destinada como mensaje a Rusia y el resto del mundo en el otro extremo de la Guerra Fría: la incineración de miles de soldados iraquíes que se rindieron cuando se retiraban de Kuwait el 26 y 27 de febrero de 1991. Sería recordado como ‘La carretera de la Muerte”, el periodista libanés-estadounidense, Joyce Chediac, testificó que:

"Los aviones de EE.UU atraparon los largos convoyes mediante la desactivación de los vehículos en el frente y en la parte trasera, y luego bombardearon por horas a los vehículos atrapados en el medio del tráfico. ‘Fue como disparar a peces atrapados en un barril’, dijo un piloto estadounidense. En las sesenta millas de carretera de la costa, las unidades militares iraquíes se sentaron en un reposo horripilante, esqueletos calcinados de vehículos y hombres por igual, negros y horribles bajo el sol... por 60 millas cada vehículo fue ametrallado o bombardeado, cada parabrisas roto, cada tanque quemado, cada camión plagado de fragmentos de proyectiles. No se sabe de sobrevivientes o probables... Así que muchos aviones se abalanzaron sobre la carretera interior lo que creó un problema en el tráfico aéreo, donde los controladores aéreos de combate temían colisiones en el aire... Las víctimas no estaban ofreciendo resistencia... era simplemente una masacre unilateral de decenas de miles de personas".

¿Qué tal la masacre para eso de "humildad y moderación" en el "uso prudente" de la fuerza por una gran nación cuyos dirigentes imperiales "entendieron que [su] poder... [No] les autoriza a hacer lo que [ellos] quieran"? Como Noam Chomsky señaló en 1992, reflejando un crimen diferente de Estados Unidos. "Ningún grado de crueldad es demasiado grande para los sádicos de Washington."

El entonces presidente George H. W Bush expresó claramente el subyacente significado, frío e imperial de la Operación Tormenta del Desierto (la primera guerra de Estados Unidos contra Irak) y la masacre aérea. Era para hacerle saber al mundo que "Lo que decimos se hace" en la emergente era de la Post- Guerra Fría, ahora con Rusia en sus talones. Sus palabras fueron pronunciadas como las de un Capo de la Mafia.

Menos de un año después, Bush padre proclamó que, "Un mundo, una vez dividido en dos bandos armados ahora reconoce a un solo poder preeminente, los Estados Unidos de América. Y lo reconocen sin temor. Porque el mundo nos confío el poder, y el mundo está en lo correcto. Confían en que nosotros seamos justos y restringidos. Confían en que nosotros estemos del lado de la decencia. Confían en que

hagamos lo correcto" En realidad, tanto entonces como ahora, el mundo considera a los EE.UU como una superpotencia canalla y la mayor amenaza para la paz en la Tierra - y con justa razón.

Entre Hiroshima y la Carretera de la Muerte, recordatorios útiles para la era de la Guerra Fría, los militares estadounidenses cometieron innumerables atrocidades en todo el planeta. Durante la llamada Guerra de Vietnam (término curioso aplicado a la invasión y masacre realizada contra una nación campesina por el más poderoso estado industrial e imperio militar de la historia), el benévolo ejército del tío Sam liquidó a más de 4 millones en Indochina – despectivamente llamados "gooks" y otros nombres racistas por las tropas estadounidenses. Miles y miles de vietnamitas murieron en masacres civiles como la de My Lai. Cuarenta mil murieron solamente en un programa de tortura de la CIA llamado Operación Fénix.

Otro momento brillante de "humildad" y "moderación" de Estados Unidos se produjo en 1988, cuando el USS Vincennes, un crucero de misiles guiados derribó un Airbus civil iraní que volaba en una ruta aérea comercial a través del espacio aéreo iraní. Todos los 290 ocupantes a bordo murieron. En 1990, el comandante de Vincennes fue recompensado con la Legión de Mérito por su "conducta excepcionalmente meritoria" durante el período en que explotó a cientos de civiles desde en el cielo. Bush padre hizo algunos comentarios interesantes sobre la carnicería: "Nunca pediré perdón por los Estados Unidos. No importa cuáles sean los hechos... Yo no soy un, discúlpame-a-nombre-de Estados Unidos, tipo de persona".

Lo que nos lleva a Barack "Lista de matanzas" Obama, ganador del Premio Nobel de la Paz 2009 y el supervisor directo de la CIA dirigiendo programas de guerra y asesinato por aviones no tripulados. Siempre fue un gran fan de la Guerra del Golfo Pérsico de Bush padre. Después de sus “moderados” tiros a Bush Junior, Obama mantuvo el ejército estadounidense, "la máquina lista para matar" (Alan Nairn). Bajo su administración, Washington ha matado a miles de civiles con ataques de aviones no tripulados y ataques de las fuerzas especiales en Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Siria, Somalia y Yemen. Cuando sus fuerzas de "la humildad y la moderación" mataron a 140 civiles, entre ellos 93 niños (muchos de ellos literalmente volados en pedazos) a principios de mayo de 2009 en el Occidente de Afganistán, en el pueblo de Bola Boluk, Obama se negó a pedir disculpas.

El más reciente crimen de guerra de Estados Unidos en la era de Obama tuvo lugar hace un mes en la ciudad afgana de Kunduz, donde los Estados Unidos "sólo" bombardeó un hospital, matando a 22 personas, entre ellas pacientes, tres niños, y el personal médico de Médicos Sin Fronteras (MSF). Las fuerzas estadounidenses conscientemente, en repetidas ocasiones, y precisamente, bombardearon el Hospital de MSF, un crimen de guerra atroz en virtud de la Convención de Ginebra. MSF comunicó al ejército estadounidense sus coordenadas exactas en varias ocasiones recientes, incluyendo el 29 de septiembre. Había una bandera de nueve pies en el techo para identificar el edificio como un Hospital. Después del primer ataque, MSF contactó a funcionarios de Estados Unidos y les pidió detener la carnicería. No hicieron nada: un helicóptero de combate estadounidense AC-130 persistió en golpear el centro médico durante más de una hora, quemando a los pacientes en sus camas y asesinando médicos y enfermeras mientras trabajaban. El hospital fue atacado porque curan a todos los heridos, entre ellos

los que luchan contra el gobierno afgano apoyado por Estados Unidos y resisten el dictamen del jefe en Washington: "Lo que decimos se hace"

No hay nada como "la humildad y la moderación" en el "uso prudente" del poder de Estados Unidos.

Obama rompió su política estándar de no remordimiento y se disculpó en este caso, porque se trataba de una organización de base Occidental, ampliamente popular y que despertó un gran clamor de los medios a raíz de la masacre de Kunduz. La identidad blanca y europea de los médicos de MSF hace que las bajas del personal sean consideradas mucho más dignas que los musulmanes anónimos que los EE.UU asesina rutinariamente en Oriente Medio y el suroeste de Asia. Aun así, el cliente y aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita bombardeó el hospital de MSF en Yemen hace pocos días. Este asalto criminal se llevó a cabo en coordinación con la inteligencia militar de Estados Unidos.

Pero con la entrada contundente y eficaz de Rusia en la guerra contra EE.UU - y los extremistas islámicos apoyados por Arabia Saudita en Siria y del lado de los Estados Unidos – peleando contra el Presidente de Siria, Bashar al-Asaad. "Lo que decimos se hace" parece haber chocado con un obstáculo. Eso debe dar a los civiles y al personal médico una pausa en todo el Oriente Medio. Un Capo de la Mafia herido con la potencia de fuego del Tío Sam es una cosa peligrosa en verdad.

El último libro de Paul Street es, ‘They Rule: The 1% v Democracy’ (Paradigma, 2014).


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.