• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Fuerzas, Relaciones y Eco-Socialismo del Siglo Veintiuno
Publicado 28 noviembre 2014
La gran transición requerida para un futuro decente – el cambio de combustibles fósiles a energía renovable – es técnicamente alcanzable.

Un joven Karl Marx escribió una vez, “El molino de mano te da la sociedad con el señor feudal; la sociedad del molino a vapor con el capitalista industrial. "La sentencia ha sido citada a menudo para mostrar que Marx era un" determinista tecnológico”. Uno puede sin duda ver por qué.

En realidad, por lo que vale, Marx no era tecnológico o determinista de la "fuerza productiva". A través de su carrera, argumentó que la clase y las "relaciones sociales de producción", críticamente formaron a las fuerzas productivas para que fueran utilizadas, y cómo y en beneficio de quién estaban siendo usadas en diferentes épocas históricas. Marx era consciente de que había molinos de mano mucho antes que hubo señores feudales y que las relaciones sociales capitalistas (que se caracterizan sobre todo por la explotación generalizada de trabajo asalariado) eran anteriores, y proveyeron de contexto social para la llegada del molino a vapor. Sabía que el molino a vapor nunca hubiera echado raíces bajo el feudalismo, que se basó en el trabajo campesino terrateniente. Marx esperaba vivir para ver una Revolución Socialista, que traiga la propiedad social de los molinos a vapor y otras fuerzas productivas desarrolladas bajo el capitalismo.

Claramente, él no vio las fuerzas productivas y las tecnologías como la determinación de las relaciones de clase social. Se inclinó más en la dirección opuesta.

Con el pequeño trozo de la historia intelectual como fondo, vamos a avanzar a  lo que podría sonar como una proposición tecnológicamente determinista de las actuales fuerzas de extracción y producción de energía: la humanidad tiene quizás 20 años, tal vez menos, para convertir los combustibles fósiles en fuentes renovables, o será la ruina de todas las perspectivas de un futuro digno.

Esto no es más que un juicio de proporciones apocalípticas y preocupaciones "catastrofistas". Es la búsqueda de un consenso de una amplia literatura científica sobre el cataclismo ambiental que ciertamente se afianzará en las próximas décadas y siglos, si el Homo Sapiens no detiene el consumo de combustibles fósiles. Desde hace muchos años, la mayoría preponderante de científicos conocedores de la tierra y el clima nos han estado diciendo que, el planeta que todos compartimos se está haciendo progresivamente inhabitable para los seres humanos y otros seres vivos sensibles, por el  implacable derroche del capitalismo mundial, adicto al uso de combustibles fósiles. Según el último informe del Panel Intergubernamental Nobel de la Paz, ganador del premio sobre el Cambio Climático (IPCC), graves consecuencias seguirán si no se hace nada para frenar el calentamiento global antropogénico (AGW), que ya está en marcha gracias a la extracción masiva y la quema de hidrocarburos. El informe cita la escasez de alimentos, las crisis de refugiados, inundaciones, extinción masiva de plantas y animales y peligrosamente altas temperaturas como los efectos del calentamiento global en su ritmo actual. El panel también advierte que la muerte de los bosques, el derretimiento del hielo en todo el mundo, el aumento de los niveles del mar y el calor devastador llegaran si las emisiones continúan a su ritmo actual.

Los resultados y las sentencias de la mejor ciencia contemporánea de la Tierra, son claras. Como el Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático (Reino Unido) concluyó el año pasado, "nos enfrentamos inevitablemente a un futuro radical. O bien continuamos con el aumento de las emisiones y cosechamos las consecuencias radicales del cambio climático severo, o reconocemos que tenemos una opción y perseguimos la reducción radical de emisiones. Ya no hay una opción que sea  no-radical". Es por ahora ampliamente entendido que una forma de prevenir que el AGW llegue a su plenitud calamitosa, es manteniendo las cuatro quintas partes de las reservas conocidas de carbono (carbón, petróleo y gas) bajo tierra.

Particularmente preocupante es la fuerte posibilidad de que el AGW pase pronto su punto de inflexión y que los esfuerzos humanos para controlar el calentamiento planetario se vuelvan irrelevantes. Un informe a principios de este año de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (la sociedad científica más grande del mundo) advierte que "empujar temperaturas globales pasados ciertos umbrales, podría desencadenar cambios bruscos, impredecibles y potencialmente irreversibles, que tengan impactos masivamente disruptivos  y de gran escala. En ese momento, incluso si no añadimos CO2 adicional a la atmósfera, procesos potencialmente imparables se ponen en movimiento. Podemos pensar como un cambio climático repentino y falto de dirección, donde el problema y sus consecuencias ya no son algo que podamos controlar".

La humanidad podría tener un sistema energético basado completamente en renovables en el 2030

Deprimente como los informes y advertencias podrían parecer, también hay muy buenas noticias, técnicamente hablando. Dos académicos estadounidenses - el profesor de ingeniería de Stanford, Mark Jacobson y el investigador científico de la Universidad de California-Davis Marcos Delucchi - han demostrado que la humanidad podría tener un sistema energético basado completamente en renovables en el 2030, esto, si las naciones se basan en tecnologías examinadas por los científicos, en lugar de las promovidas por el Gran Carbono. Jacobson y Delucchi demuestran que el Homo Sapiens podría tener el 100% de la energía mundial necesaria a través del viento, el agua y la energía solar (WWS) para el año 2030, si produce (entre otras cosas) millones de turbinas de viento, máquinas de agua e instalaciones de energía solar.  El Plan de Jacobson y de Delucchi incluye transformaciones totalmente factibles en transporte, calefacción y refrigeración, así como la generación de energía. "Los números son grandes",  Jacobson y Delucchi escriben, "pero la escala no es un obstáculo insuperable: la sociedad ha logrado transformaciones masivas antes. Durante la Segunda Guerra Mundial", Jacobson y Delucchi señalaron en la revista Scientific American hace cinco años, “los EE.UU reestructuraron sus fábricas de automóviles para producir 300.000 aviones y otros países produjeron 486.000 más. En 1956, los EE.UU comenzó a construir el sistema de autopistas interestatales, que después de 35 años se extendía por 47 mil millas, cambiando el comercio y la sociedad".

La gran transición necesaria para un futuro digno - el cambio de combustibles fósiles a energías renovables - es técnicamente factible. Podemos hacerlo. "Es absolutamente falso que necesitamos gas natural, carbón o petróleo", Jacobson dijo a la reportera ambientalista del New York Times,  Elisabeth Ronsenthal  el año pasado. "Se podría alimentar a los EE.UU con las energías renovables desde un punto de vista técnico y económico".

¿Cuál es el truco? "Los mayores obstáculos", observa Jacobson, "son sociales y políticos - lo que usted necesita es la voluntad de hacerlo". Cualquier buen "Marxista" debería apreciar el dilema: el know-how técnico y la capacidad tecnológica existen, para una profunda y amplia transformación ecológica de cómo extraer, producir y utilizar la energía. Lo que está bloqueando esta gran transformación es un asunto - y no es pequeño - social y político, las relaciones de clase (aunque es poco probable que Jacobson lo diría).

Hay una gran diferencia con la era de los molinos de mano y los molinos a vapor, sin embargo. Esta vez la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones socio-políticas es una cuestión de vida o muerte para la especie y otros seres vivos.

Ni Jacobson ni Rosenthal identificaron los precisos "obstáculos sociales y políticos" a la conversión necesaria de viento, agua y energía solar. Ellos pueden haber sentido que tal elaboración no era necesaria. Todo el mundo que se preocupa seriamente del AGW sabe que las grandes corporaciones petroleras, de gas y empresas de carbón y sus patrocinadores financieros - el complejo industrial del Gran Carbono - han invertido fuertemente en las elecciones (de financiamiento de campaña), cabildeo, y "relaciones públicas" (propaganda) para convencer a políticos, legisladores y ciudadanos que es innecesario, poco práctico y económicamente desastroso tratar de pasar de los combustibles fósiles a las energías renovables. Y, como todo buen activista por la justicia climática sabe, Big Carbon One-percenters tienen un enorme capital invertido y comprometido con el sistema de energía adicto de hidrocarburos eco-cidal existente -gigantescas inversiones de capital fijo que hacen que las corporaciones petroquímicas gigantes y utilidades demasiado "racionalmente" resistentes a una conversión de energía limpia. De acuerdo con el líder activista en los EE.UU en cuestiones de clima, Bill McKibben", 'la infraestructura actual de combustibles fósiles, desde las plantas de energía y  súper -tanqueros hasta los hornos de petróleo y los autos Todo Terreno, valen por lo menos $ 10 billones, y están programados para operar entre diez y cincuenta años más, antes de que su costos de capital pueda ser pagado". Eso es un montón de" inercia de los activos".

Otro obstáculo social y político significativo es la ideología dominante "neoliberal", que las grandes corporaciones e instituciones financieras han suscrito y desarrollado durante décadas. Esta es la principal barrera que la autora progresista y activista, Naomi Klein, hace hincapié en su nuevo e importante tomo titulado, “Esto lo Cambia Todo: Capitalismo Contra el Clima", Klein escribe; "¿Que nos impide realmente apagar el fuego que amenaza con quemar la casa colectiva? ... La respuesta es mucho más simple de lo que muchos nos han llevado a creer: que no hemos hecho las cosas necesarias para reducir las emisiones, porque esas cosas fundamentalmente entran en conflicto con el capitalismo desregulado, la ideología reinante durante todo el período que hemos estado luchando para encontrar una salida a esta crisis. Estamos atrapados porque las acciones que nos darían la mejor oportunidad de evitar una catástrofe ... son extremadamente mortales para una élite minoritaria que tiene un dominio absoluto sobre la economía, nuestro proceso político, y "la mayoría de nuestros principales medios de comunicación.

A pesar de su subtítulo, en realidad no hay mucho de capitalismo como tal en el libro de Klein. Hay poco en este Everything  Changes que desafía explícitamente la (loca) "lógica interna" del sistema de ganancias. Cuando Klein dice "Capitalismo contra el clima", lo que realmente parece significar es (a) "el clima" (ecología habitables) frente a (b) la ideología neoliberal, la lógica del mercado, y el poder político e ideológico desproporcionado del Gran Carbono.

De todas maneras, la idea que tenemos que ir más allá del capitalismo para salvar la vida en la Tierra está implícita en la conclusión del libro. Klein escribe que; "La tarea es articular no sólo un conjunto alternativo de propuestas políticas, sino una cosmovisión alternativa para rivalizar con el que está en el corazón de la crisis ecológica - incrustado en la interdependencia en lugar del hiper-individualismo, la reciprocidad en lugar de la dominación, y la cooperación en lugar de la jerarquía". (Klein, Esto lo cambia todo, p.462) Esta visión alternativa del mundo, yo afirmaría, es un Eco-Socialismo Participativo del Siglo 21.

¿Puede la crisis climática resolverse y tener una Tierra habitable bajo el sistema capitalista competitivo, caótico, jerárquico, regresivo, imperial, autoritario, y con el crecimiento y la acumulación de adictos? La respuesta es casi seguro que "no". Al mismo tiempo, no tenemos más remedio que impulsar hacia la gran transformación de la energía renovable lo mejor que podamos en las actuales condiciones sociales y políticas. Como Noam Chomsky observó hace cuatro años, si no actuamos muy pronto para evitar que la catástrofe ambiental se desarrolle, entonces importará muy poco lo que digan los progresistas e izquierdistas. ¿Quién quiere cambiar el mundo sólo para encontrar que se ha contaminado más allá de la reparación? ¿Quién quiere compartir por igual un pastel envenenado?

No hay razón para retrasar la partida en el camino hacia la sanación del medio ambiente y la justicia climática donde nosotros estamos, viviendo bajo el capitalismo. Tal vez otros radicales y yo estamos equivocados por dudar que la salvación ecológica puede producirse en un sistema de ganancias. Yo estaría encantado de estar equivocado. Al mismo tiempo, no hay que descartar la posibilidad de que surja un socialismo revitalizado (como Klein parece sugerir) precisamente de la lucha por salvar una Tierra habitable.

En la búsqueda de esa oportunidad, los progresistas de izquierda harían bien en prestar atención a un escritor ecológico francés, Hervé Kempf, que advirtió hace media década: "la izquierda va a renacer mediante la unión de las causas de la desigualdad y el medio ambiente - o, incapaz, desaparecerá en el desorden general que la barrera a ella y a todo lo demás".

El último libro de Paul Street es; They Rule: The 1% v Democracy


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.