• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Manifestantes del Tea Party frente a la Casa Blanca.

Manifestantes del Tea Party frente a la Casa Blanca. | Foto: Reuters

Publicado 15 diciembre 2015
Últimamente, ha habido una ola de violencia por motivos políticos en los EEUU, tanto de actores estatales como no estatales. 

La izquierda tiene que ser resistente y seria, porque el futuro va a ser violento.

Últimamente, ha habido una ola de violencia por motivos políticos en los EEUU, tanto de actores estatales como no estatales. Curiosamente, lo mismo es cierto en Australia, donde las organizaciones de extrema derecha como Reclaim Australia (AR) y United Patriots Fund (UPF) muestran sus tendencias violentas durante las protestas callejeras y activistas de izquierda son su objetivo en calles de la ciudad. En ambos casos, al menos en mi forma de pensar, estos actos violentos únicamente escalaran, lo que plantea importantes cuestiones sobre la violencia política, la seguridad y el estado.
La violencia de derecha en los EEUU.

En los EEUU, tres eventos claves han tenido lugar en las últimas dos semanas. El día que mi avión aterrizó en Chicago, lunes, 23 de noviembre, cinco manifestantes de Black Lives Matter fueron asesinados a tiros mientras protestaban por el asesinato policial de Jamar Clark en Minneapolis, Minnesota. Hasta el momento, la Policía de Minneapolis han detenido a tres sospechosos, todos ellos hombres blancos en sus veinte años.

Al día siguiente, el 24 de noviembre, la policía de Chicago hizo público un video del policía Jason Van Dyke, disparando a Laquan McDonald, dieciséis veces, matándolo instantáneamente, tenía diecisiete años de edad. El asesinato de Laquan tuvo lugar hace más de un año, sin embargo, el vídeo recién se acaba de hacer público. Las grabaciones de audio de las cámaras de la policía también habían desaparecido. Según el Departamento de Policía de Chicago (CPD), el audio que falta puede ser atribuido a "dificultades técnicas". Otros informes han llegado a la conclusión de que agentes de la Policía de Chicago entraron en una Burger King cercano y manipularon las imágenes de seguridad del restaurante, borraron casi 86 minutos de video.

Pocos días después, el 27 de noviembre, un hombre armado abrió fuego y comenzó a disparar a policías y civiles en una oficina de Planned Parenthood, en Colorado Springs, Colorado. Tres personas murieron y nueve fueron heridas durante el ataque. Informes posteriores indican que el tirador "mencionaba‘partes de bebé’ a los investigadores y en entrevistas posteriores se expresó en contra del aborto y en contra del Gobierno". Según un informe de The Guardian, "Desde 1995, se han registrado un total de 5.147 incidentes violentos registrados en las clínicas de aborto de Estados Unidos, sin incluir el año 2015".

Afortunadamente, activistas y organizadores han respondido a los tres eventos con protestas y actos de desobediencia civil. En Minnesota, cientos de manifestantes salieron a las calles el día después que supremacistas blancos dispararon a miembros de su campamento. En Chicago, los manifestantes interrumpieron el tráfico y bloquearon tiendas en el histórico ‘Magnificent Mile’, durante Viernes Negro (el mayor día de compras en los EEUU). Además, los activistas a favor del aborto, los defensores del control de armas y los que apoyan a Planned Parenthood, realizaron manifestaciones y acciones en todos los EEUU.

Al mismo tiempo, es importante que los activistas tengan conversaciones serias y críticas acerca de la seguridad y el Estado. Para decirlo de otra manera, ¿pueden los activistas desarrollar alternativas a los aparatos de seguridad del Estado? Un paso podrían ser las juntas de supervisión civil o comités que tienen el poder de despedir oficiales y regular su comportamiento. Pero eso es sólo un paso. ¿Se puede remplazar la policía? ¿Están los activistas de izquierda dispuestos a proporcionar seguridad en una nación (EEUU) que tiene más de 300 millones de armas? ¿Podrían los activistas de izquierda responder eficazmente al reciente tiroteo en Planned Parenthood en Colorado Springs? Por supuesto que no. Después de todo, los izquierdistas no tienen unidades tácticas o vehículos blindados. Después del tiroteo de los activistas de BLM en Minnesota, la Izquierda dependía de las fuerzas de seguridad del Estado para proporcionar protección real, llevar a cabo el trabajo de investigación y potencialmente procesar a los sospechosos. ¿Están los izquierdistas preparados para llevar a cabo estos procedimientos desafortunados pero necesarios?

La violencia de la Derecha en Australia

A principios de noviembre, estaba en Canberra,la capital de Australia, en la promoción de una película cuando un amigo recibió una llamada telefónica: uno de sus camaradas había sido señalado y atacado físicamente en las calles de Melbourne por los fascistas de la UPF. La mujer que fue agredida sufrió un pómulo roto. Se referían a ella como "la perra en el video", cuando los matones de la UPF la reconocieron por su trabajo anterior de activista y contenidos de video en línea. Como era de esperar, nada de esto es nuevo. En las últimas semanas, la UPF también ha tratado de intimidar al ‘Melbourne Anarchist Club’ y la emisora de radio 3CR, dirigida por voluntarios de la comunidad, hasta ahí llegaron los miembros de la UPF, forzaron la entrada en la sede de la emisora y amenazaron a los miembros del personal.

Unos días antes, mis amigos y yo, asistimos a una contra-manifestación en contra de la UPF y la AR en Melton, un suburbio rural situado fuera de Melbourne, un simpatizante fascista fue detenido en su casa con armas ilegales y manuales para fabricar bombas. El sospechoso, Phillip Galea, afirmó "las armas eran para defensa propia en la próxima protesta contra el Islam".

La Derecha en Australia, casi exclusivamente compuesta de blancos, al igual que el Partido Republicano en los EEUU, están totalmente frustrados después de años de reformas neoliberales, desplazamiento, pobreza y adicción - están echando espuma por la boca por un nuevo enemigo, y lo han encontrado, en el Islam.
Cuando los fascistas en Australia no están protestando por la construcción de mezquitas, son más que felices de acechar y aterrorizar a los activistas y organizadores de izquierda, como se mencionó anteriormente. En la protesta que asistimos, la policía, que salió en toda su fuerza, se enfrentó a los contra-manifestantes, mientras que daba la espalda a los fascistas. Mientras tanto, los manifestantes de derecha rodearon a los izquierdistas y comenzaron varios altercados físicos. La policía entro en acción, rociaron con gas pimienta a los izquierdistas, retrocedieron a un lugar más seguro a los fascistas, y volvieron a sus formaciones.

Tengo que admitir, sin la policía, los fascistas hubieran destruido a los progresistas, anarquistas, comunistas y socialistas que formaban el grueso de la contra-manifestación. La gran mayoría de los contra-manifestantes no estaban preparados para la violencia quela Derecha estaba dispuesta a infligir. Una vez más, sin que el Estado proporcione una protección limitada a los manifestantes de Izquierda, los grupos fascistas habrían golpeado, apuñalado, y potencialmente matado a muchos.

La lucha contra el extremismo

Lo que me preocupa es un futuro en el que las personas de derecha y los movimientos en los EEUU, ayudados y protegidos por el Estado, azoten con violencia a activistas de izquierda, gente de color, inmigrantes y musulmanes con total impunidad. Paradójicamente, se debe mencionar que los extremistas de derecha, muchos de los cuales ocupan posiciones de poder dentro del estado de seguridad, serán las mismas personas que maten a los funcionarios estatales y a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, como lo han hecho en el pasado.

Aquí, hay una contradicción grave en la estructura de poder del Estado. Cierto, los EEUU y Australia fueron fundados sobre un legado de supremacía blanca, pero ciertos elementos de esa cultura e historia también odianal Estado. En el pasado, hemos visto esto en los EEUU, con: Ted Kaczynski, Timothy McVeigh, Eric Rudolph, etc. ¿Los activistas de izquierda están preparados para hacer frente a estos elementos? ¿Si es así, cómo?

La economía está fallando. El militarismo se hace más fuerte cada día que pasa. Y se está destruyendo el planeta. Los partidos de Derecha y organizaciones de todo el mundo están creciendo, no disminuyendo, y están armados y están más que dispuestos a emplear la violencia. En términos sencillos, la Izquierda tiene que ser resistente y seria, porque el futuro va a ser violento. Mientras más pronto puedan los activistas de izquierda crear alternativas viables a la situación de seguridad, es más probable que los movimientos políticos sean capaces de alcanzar sus objetivos. Sin alternativas, la Izquierda seguirá dependiendo del Estado para la seguridad.

Vicente Emanuele puede ser contactado en vincent.emanuele333@gmail.com


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
4
Comentarios
Todas los aliados de EU, de una forma u otra protegen al EI: En su coalición no hay gobiernos progresistas o izquierdistas; a menos que se le llame izquierdista a Israel.
Ahora vá a resultar que el EI no es más que el pueblo sirio tratando de liberarse del dictador Bashar Al Assad. Ya el EI no se llama EI. Se llama Oposición Moderada.
Ahora vá a resultar que el EI no es más que el pueblo sirio tratando de liberarse del dictador Bashar Al Assad. Ya el EI no se llama EI. Se llama Oposición Moderada.
¿Es que en algún momento la derecha deja de ser terrorista?. Si alguien lo duda no tiene más que leer los periódicos, y enterarse de lo que ocurre en Siria, Libia, Irak, etc ¿Quienes son responsables de las atrocidades del EI? ¿Fidel, Evo, Maduro?.
Nota sin comentarios populares.