• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En los círculos de seguridad nacional de EEUU, la idea de que el cambio climático es una "amenaza multiplicadora" es ahora sabiduría convencional.

En los círculos de seguridad nacional de EEUU, la idea de que el cambio climático es una "amenaza multiplicadora" es ahora sabiduría convencional. | Foto: Reuters

Publicado 7 diciembre 2015
Los tambores de la guerra del clima comenzaron a golpear con fuerza en 2007 y los ambientalistas han demostrado estar demasiado ansiosos por convertir el cambio climático en una amenaza a la seguridad nacional.

Sólo un día después de los mortales ataques del Estado Islámico en París, el candidato presidencial demócrata, Bernie Sanders, dijo a una audiencia nacional de televisión que "el cambio climático está directamente relacionado con el aumento del terrorismo". Citando a la CIA como su fuente, pasó a decir que el cambio climático eraprobable que causeconflictos internacionales debido a la lucha por "cantidades limitadas de agua, cantidades limitadas de la tierra ... para hacer crecer los cultivos".

El rechazo llegó rápido. La veterana comentarista política, Peggy Noonan, calificó los comentarios del senador como "chiflados". Pero no fue sólo Sanders que hizo tales afirmaciones. En un discurso de graduación en mayo,en la Academia de la Guardia Costera de Estados Unidos, el presidente Obama implicó el cambio climático en el crecimiento de Boko Haram en Nigeria y de la guerra civil en Siria. A finales de agosto, advirtió que las perturbaciones políticas causadas por el cambio climático "podrían desencadenar múltiples conflictos en todo el mundo". El Secretario de Estado John Kerry ha levantado el espectro a millones de "refugiados climáticos" saliendo de sus países. "Si crees que la migración es un reto para Europa hoy, debido al extremismo", dijo, "vas a ver lo que pase cuando haya ausencia de agua, falta de alimentos, o luchas entre tribus por la mera supervivencia".

Sin duda el cambio climático es un grave problema para el bienestar humano y la sostenibilidad del medio ambiente, pero ¿es realmente una de las causas del terrorismo, la guerra y la migración masiva a través de fronteras internacionales?

En los círculos de seguridad nacional de los EEUU, la idea de que el cambio climático es una "amenaza multiplicadora", es ahora de sabiduría convencional. Lo puedes encontrar en los informes del Pentágono, agencias de inteligencia y los gabinetes estratégicos de política exterior. Sin embargo, la sabiduría convencional no siempre es conveniente. La idea se basa en pequeñas evidencias y estereotipos étnicos, como las tribus primitivas de Kerry que luchan entre sí por escasos recursos. Que los pobres pueden y deben cooperar y adaptarse en tiempos de estrés de los recursos y los desastres naturales no es sólo una parte del cuadro. El comportamiento político no está dictado por el clima.

Los ecologistas también han demostrado estar demasiado ansiosos por convertir el cambio climático en una amenaza a la seguridad nacional. Muchos aceptan incondicionalmente los escenarios sombríos de la industria de defensa de sangrientas batallas por los escasos recursos. Otros hacen un cálculo más pragmático,creen qué avivando los temores de guerras climáticas inminentes, ayudarán a conseguir la atención mundial al calentamiento de los más altos niveles del Gobierno y convencerán a los conservadores de subir a bordo de la legislación para reducir las emisiones de carbono.

Los tambores de la guerra del clima comenzaron a golpear con fuerza en 2007. Un artículo en el Atlantic Monthly proclamó la guerra en Darfur como "un presagio de caos político impulsado por el clima", y el asunto llegó hastael Consejo de Seguridad de la ONU. La historia era sencilla: los pastores y agricultores en el oeste de Sudán estaban luchando uno contra el otro, debido a la disminución de las precipitaciones porel cambio climático. Hubo pocas pruebas para justificar tal afirmación. La lluvia no había disminuido de manera significativa antes que la guerra estalló en 2003 - de hecho, se había incrementado. El régimen autoritario en Jartum fue el principal instigador del conflicto. Estudios académicos han rechazado rotundamente la idea de que lo sucedido en Darfur era una guerra climática.

Siria es ahora la guerra climática del día. Esta vez, el artículo seminal apareció en marzo en las Actas de Estados Unidos de la Academia Nacional de Ciencias. Fue rápidamente recogido por populares medios de comunicación. El artículo sostiene que la larga sequía de tres años, que precedió al inicio de la guerra civil en Siria, tuvo probabilidades de ser dos a tres veces más causada por el cambio climático inducido por el hombre. También afirma que esta sequía provocó un éxodo masivo de campesinos de las zonas rurales a las zonas urbanas superpobladas, y que estos inmigrantes ayudaron a desencadenar la guerra civil. Pero ofrece el testimonio de un solo agricultor en apoyo a esta última afirmación. Como en la historia de Darfur, el caso de Siria como guerra climática probablemente se desentrañe conforme se escudriñan sus hechos y cifras. Pero el daño ya está hecho.

Si Siria es una guerra climática, entonces hay un sólo pequeño paso para ver a los desplazados por el conflicto - 7,6 millones en el país, más de 4 millones en el exterior - como refugiados climáticos. "Cómo el cambio climático está detrás de la oleada de migrantes a Europa", es el título de un artículo de ‘Times Magazine’ del 7 de septiembre. Ese mismo mes, el Observatorio Nacional de Canadá publicó la icónica fotografía de un niño sirio ahogado en una playa de Turquía, con el siguiente titular: "Así es como se ve un refugiado climático”. El Secretario de Estado Kerry lo ha comparado al reto de la Segunda Guerra Mundial, cuando "toda Europa fue invadida por el mal y la civilización en sí misma parecía estar en peligro".

La vinculación de la crisis de los refugiados con el cambio climático, crea la impresión de que dicha migración masiva es una nueva normalidad que continuará de una forma u otra, incluso después de que termine la guerra siria. En lugar de ver la crisis actual como políticamente arraigada y limitada en el tiempo, da la impresión que estamos entrando en un mundo de "emergencia permanente", en el que las naciones tienen que negar sus compromisos para albergar refugiados y en su lugar reforzar la vigilancia de sus fronteras. Se fortalece la fuerza militar, proporcionando otra razón - la amenaza de los conflictos por el clima - para dedicar más recursos a la seguridad nacional.

Los argumentos científicos para la adopción de medidas urgentes en materia de cambio climático ya son lo suficientemente fuertes sin jugar a esta política del miedo. El informe de 2014 del, Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), proporciona convincente evidencia de cómo el calentamiento de los océanos y la atmósfera, el derretimiento de los glaciares y los mares de hielo del Ártico, el aumento del nivel del mar, y los cambios en los patrones climáticos amenazan la salud de las personas y el ambiente. Al mismo tiempo, el informe señala que "declaraciones confidentes sobre los efectos de futuros cambios en el clima sobre los conflictos armados no son posibles", y que el uso del término refugiado climático es "científicamente y legalmente problemático".

Mientras los líderes políticos y activistas ambientales se reúnen en París para forjar un nuevo acuerdo sobre el clima, deben abandonar la retórica de la guerra climática. En cambio, la atención debe centrarse en cómo la política climática puede ser un camino a la cooperación internacional necesaria para una rápida transición de los combustibles fósiles a los sistemas de energía alternativa.

Betsy Hartmann es Directora del Programa Población y Desarrollo y Profesora de Estudios de Desarrollo en el Hampshire College en Amherst, MA. Un activista de larga data en el movimiento internacional de salud de las mujeres, escribe y habla en la intersección de los derechos reproductivos, la justicia ambiental, el clima y la paz.

Ene Selby es profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Sussex, Reino Unido, y el Director del Centro Sussex para el conflicto y la investigación sobre seguridad.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.