• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Hay un sentimiento popular en Guatemala que todos los políticos son corruptos y que las elecciones son inútiles.

Hay un sentimiento popular en Guatemala que todos los políticos son corruptos y que las elecciones son inútiles. | Foto: Reuters

Publicado 26 octubre 2015

Estas elecciones presidenciales sólo sirven para mantener en su lugar las estructuras sociales injustas y violentas.

Aunque los guatemaltecos votarán para elegir Presidente el domingo, para la mayoría de los ciudadanos empobrecidos y las élites minoritarias gobernantes, el resultado ya se conoce - poco cambiará. Guatemala seguirá siendo un país de explotación, racista y represivo donde los intereses económico, político y militar, nacional e internacional operan con impunidad y corrupción.

El 18 de septiembre de 2015, mientras los partidos políticos estaban haciendo campaña en toda Guatemala, Rigoberto Lima Choc, un profesor de la escuela primaria de Maya Q'eqchi y concejal electo del Municipiode Sayaxché, Petén, fue asesinado. Rigoberto estaba a la vanguardia de la comunidad y de la lucha en defensa del medio ambiente relacionado con REPSA (Reforestadora de Palmas del Petén, SA), una empresa productora de palma africana para la exportación de “energía verde” a los mercados mundiales.

REPSA contaminó un tramo de cien millas del río La Pasión en junio de 2015, mediante la liberación de los productos de desecho de la palma africana en el río. En respuesta a la comunidad y al activismo de defensa del medio ambiente, un juez ordenó la suspensión de las operaciones de REPSA. En represalia, Rigoberto fue asesinado, y otros líderes de la comunidad secuestrados.

Un mes más tarde, Alex Reynoso, un defensor de la comunidad y del medio ambiente que trabaja en contra de los nocivos intereses de las minas de plata de Tahoe Resources, sufrió un atentado (por segunda vez), junto con otros dos hombres. Alex permanece en condición estable en un hospital, recuperándose de la bala que entró por la espalda. En abril de 2014, Alex fue víctima de un primer intento de asesinato que lo dejó gravemente herido. Ese día, su hija de 16 años de edad, Topacio, estaba con él. Ella fue asesinada a tiros.

No se ha hecho justicia por esos crímenes relacionados con los intereses de las corporaciones globales. Pero esto es normal en Guatemala, donde la impunidad es la norma para más del 98 por ciento de todos los delitos violentos, y mucho más para los delitos de motivación política y violaciones de derechos humanos.

La norma sangrienta

Generación tras generación, la explotación y el empobrecimiento de la mayoría de los guatemaltecos siguen siendo la norma.

La violencia social y la represión del Estado sigue siendo la norma.

La corrupción y la impunidad sigue siendo la norma.

Operando en este contexto, las inversiones extranjeras, entre ellas el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, continúan sin cesar. Las corporaciones globales (minería, petróleo y gas, textiles, agricultura, etc.) operan sin trabas en todo el país, contribuyendo y beneficiándose de la misma explotación y represión, corrupción e impunidad.

Una Elección vacía

Si bien hay algunas diferencias importantes entre los dos candidatos en las elecciones, es una tergiversación de la historia de Guatemala y la situación actual sugerir que estas elecciones traerán alguna reforma seria y justicia. Más bien, estas elecciones sirven para afianzar aún más el injusto status quo nacional y mundial.

Un voto para quienes niegan el genocidio y la persistente impunidad

Liderando las encuestas - como si cualquier forma legítima de encuesta se puede hacer en un país de pobreza crónica y generalizada, falta de educación, racismo, corrupción e impunidad - está Jimmy Morales. Morales es un cómico muy conocido que ahora representa el Frente Nacional de Convergencia (FCN-Nación), un partido político fundado y apoyado por ex militares. Es un secreto a voces que Morales y sus partidarios militares tienen fuertes vínculos con el ex general Efraín Ríos Montt, declarado culpable en mayo de 2013 por el delito de genocidio, y con el ex presidente, ex general, ahora encarcelado por cargos de corrupción, Otto Pérez Molina.

La mayoría de oficiales de alta jerarquía del ejército de Guatemala niegan que se haya cometido genocidio durante los años 1970 y 80, los peores años de represión respaldada por Estados Unidos.

Su candidato, Morales, también lo niega.

Una pequeña ventana de esperanza

En segundo lugar en las encuestas estaba Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), partido que ella co-fundó en 2002. Torres fue la primera dama entre 2008-2012  durante la presidencia de su entonces marido, Álvaro Colom.

Yo prefiero una victoria de Torres porque espero que su gobierno, como el de su ex marido, no perpetúe la mentira y la predominancia absoluta de los negadores del genocidio en la sociedad guatemalteca. Espero que su gobierno, como el de su ex marido, facultaría, de cualquier pequeña manera, a esos sectores de la sociedad - incluyendo la oficina de la Procuraduría General vinculada a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala de la ONU, o CCIG, que continúan trabajando y luchando por la verdad, la memoria y la justicia por las violaciones de los derechos humanos, crímenes de guerra y genocidio del pasado.

Aunque la impunidad y la corrupción fueron nuevamente solidificados bajo la presidencia del general Otto Pérez Molina, 2012-2015,  se debe reconocer que Colom durante su presidencia nombró a Claudia Paz y Paz a la Procuraduría General de Justicia del país y que apoyó abiertamente el trabajo de investigación de la CICIG. Como resultado del liderazgo de Claudia Paz y Paz y la colaboración de la CICIG, el ex general Ríos Montt fue encontrado culpable del delito de genocidio en mayo de 2013. Se trata de un singular logro extraordinario, a pesar de que en el momento que el General Otto Pérez Molina asumió la presidencia, reemplazó a Claudia Paz y Paz, y el corrupto Tribunal Constitucional- militarmente vinculado, anuló parcialmente el veredicto de culpabilidad por el juicio de genocidio.

Las elecciones no hacen la Democracia

Inclusive si Torres gana, aunque las encuestas sugieren que Morales reirá y sonreirápor lo bajo mientras llega alPalacio Presidencial, los verdaderos ganadores de estas elecciones antidemocráticas serán, una vez más, las élites económicas, políticas y militares guatemaltecas. Los otros ganadores reales, como siempre, serán las corporaciones globales, los inversores y los bancos de desarrollo.

Elecciones, a lo mejor, son una herramienta para servir como un control y equilibrio en el poder y el abuso de poder en una sociedad democrática sana. Guatemala no es una sociedad democrática sana - en ningún sentido de la palabra. La acumulación de poder y el abuso son la norma, que se remonta siglos. Estas elecciones presidenciales sólo sirven para mantener en su lugar las estructuras sociales injustas y violentas.

No hay satisfacción al escribir estas palabras. El simple hecho es que los vientos de cambio que han fluido - aunque de una manera complicada y variable - en toda América Latina en los niveles gubernamentales y estatales en los últimos veinte años más o menos, todavía no han llegado a Guatemala.

Por desgracia, hay poca esperanza en un futuro próximo que las estructuras de poder existente en Guatemala, profundamente entrelazadas con sus socios políticos, militares y comerciales globales, en realidad quieran que la real democracia crezca y florezca.

En contraste con esa realidad, hay mucha gente extraordinaria y organizaciones comunitarias que anhelan y luchan con valentía por la verdad y la justicia y por una real transformación democrática de la sociedad y el Estado. Gente como Rigoberto Lima y Alex Reynoso.

Aquí es donde la esperanza y la dignidad real, residen en Guatemala. Estas son las personas y organizaciones que necesitan y merecen todo el reconocimiento y apoyo.

Importante-→ Grahame Russell es un abogado canadiense no practicante, autor, profesor adjunto en la Universidad de Columbia Británica del Norte y, desde 1995, director de RightsAction (info@rightsaction.org).


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.