Electricidad de Sudáfrica: ¿un embrollo, una fusión o un milagro? | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El gobierno instruyó a Eskom a presentar un informe detallado para demostrar cómo va a hacer frente el mantener las luces encendidas en el 2015.

El gobierno instruyó a Eskom a presentar un informe detallado para demostrar cómo va a hacer frente el mantener las luces encendidas en el 2015. | Foto: Archivo

Publicado 6 febrero 2015
Eso significa, mientras la electricidad se siga cortando de forma errática cada semana, futuro previsible, y a medida que más Sudafricanos estén cada vez más molestos, podemos esperar - y trabajar - por un milagro.

Escenarios probables, el peor y el mejor de los casos para un país de cortes de luz.

A medida que la empresa de energía estatal Sudafricana Eskom se perfila fuera de control, rogando por una emergencia de US $ 4,5 mil millones de rescate, de los US $ 120 mil millones del presupuesto nacional del próximo mes, el tridente en la carretera ofrece tres direcciones distintas. El camino mal iluminado de enfrente, lleno de baches, que obliga a maniobras de parada-arranque-reversa.

La ruta de más miedo, lejos del tridente, carece de farolas y parece estar iluminada solamente por un breve colapso de fuego - fallo de la red completa - al final de la carretera. Entonces, ni Eskom o suministros municipales de electricidad estarán disponibles por semanas, dicen.

En una tercera dirección, mirando hacia la izquierda, una luz parpadea al final de un túnel peligroso, pero para llegar allí con seguridad significa reducir la velocidad del vehículo a una velocidad manejable y lanzar al 1 por ciento más codicioso de pasajeros fuera, lo que permite que todos los demás, al menos, disfruten de las necesidades  básicas de la electricidad.

Cuando se construyó originalmente, este vehículo tenía la capacidad de correr rápidamente - con 43.000 megavatios de potencia en su pico, pero en los próximos meses y probablemente años, sólo el 70 por ciento estará disponible para su uso, debido a retrasos en el mantenimiento. Como resultado, los viajes en el camino del status quo serán cada vez más caóticos, ya que la competencia se eleva por la disminución de los suministros de electricidad.

Inventar excusas para salir del paso

Matona Eskom atribuye "la falta de fiabilidad de nuestros equipos", a sus predecesores, que retrasaron el mantenimiento debido al electoralismo populista del partido en el poder y, además, "el Mundial jugó un papel muy importante" porque las luces tuvieron que permanecer encendidas a mediados del 2010.

Dentro de las empresas de Sudáfrica, los 31 miembros del Grupo de Energía de Usuarios Intensivos '(EIUG) comprenden la mayor parte de las empresas mineras y clientes de fundiciones; la EIUG consume el 44 por ciento de la electricidad del país. Es el núcleo de lo que, académicamente llaman, el Complejo de Energía Mineral; sus líderes fueron los autores principales de la política energética del Estado en 2010.

El escenario de 'salir del paso', implica que Eskom  actúe torpemente, como lo ha hecho el último cuarto de siglo, desde que se tomaron decisiones importantes sobre lo que entonces era la crisis de exceso de capacidad. En lugar de retirar sus plantas eléctricas de carbón, Eskom atrajo a nuevos fundidores, BHP Billiton y Anglo American Corporation, ofreciéndoles tasas masivas de descuentos, lo que todavía hoy significa que grandes empresas paguen 1/8 de lo que pagan los consumidores habituales.

A veces, las minas y fundiciones acuerdan reducir su demanda. Pero el EIUG retiene el poder suficiente, ya que su ex director, Mike Roussow, es ahora asesor superior de Eskom. Cuando, por ejemplo, el silo de carbón de Majuba se derrumbó, el pasado 2 de Noviembre, "La Carga Nacional fue implementada, afectando a los clientes municipales y clientes residenciales de Eskom" pero no a los mega-grandes consumidores, según el EIUG. Mucho más tarde, había "recorte de clientes industriales clave el 12 de noviembre para asistir a Eskom en el cumplimiento de los requisitos de la demanda pico"

Ellos son capaces de mantener este tipo de poder debido a las relaciones que prevalecen en la sociedad. Irónicamente, los pasajeros más enojados en la parte posterior de la flota caótica de Eskom incluyen sindicalistas furiosos y residentes del municipio que son miembros de la ANC, pero que han estado pagando los aumentos de precios extremos cada año - más del 150 por ciento acumulado desde 2007 -, mientras que el servicio ha ido degenerándose.

Un pasajero verde, de Earthlife Dominique Doyle, culpó a Eskom por emitir más CO2 que cualquier otra persona en África y por lo tanto contribuir más a la humedad atmosférica, que causa más lluvias. Eso a su vez hizo que el polvo de carbón de Eskom sea una sopa inútil en marzo pasado, causando así un deslastre de carga. Es un argumento refrescante,  válido en términos científicos, y poco común, en una sociedad en la parte inferior de la conciencia climática mundial.

'Meltdown' que emana de la minería excesiva y fundición

Como resultado de tal terquedad del EIUG, el escenario del fin del mundo no es imposible: un apagón fuera de control que impide que Eskom encienda su docena de motores principales de nuevo, sin la infame rutina del 'inicio negro'.

En junio pasado, el portavoz de la firma, Andrew Etzinger, aseguró que ese escenario se traduciría en sólo una crisis quincenal larga, pero que no se preocuparan, un buen suministro de diesel haría que el arranque negro hiciera el reinicio factible en la mayoría de las centrales eléctricas. Demostrando que ese optimismo era infundado, el gerente de sostenibilidad de Eskom, Steve Lennon, confesó en agosto "Tendríamos que confiar en nuestra propia planta de arranque negro para iniciar el sistema desde cero. No estamos preparados para eso en absoluto".

Existe un precedente de ficción terrorífica en la que una economía avanzada y toda la sociedad es golpeada por un tiempo indefinido de ‘luces apagadas’. 

'Revolución'. La serie de televisión de Estados Unidos se basa en esta premisa, de que los empollones de la nanotecnología pueden ser influenciados por políticos estúpidos como estrafalarios, como los de Eskom y Erwin. En la serie, nanobots están sueltos por el mundo, absorbiendo la electricidad suficiente para provocar un apagón de 15 años y el caos social. Para que este escenario de crisis sea lo más realista posible, las Naciones Unidas colaboró con dramaturgos de Revolución dramatizando adecuadamente las condiciones que enfrentan los 1,3 mil millones de personas que todavía sobreviven sin electricidad.

Si se produce un colapso total de la red, los sistemas de ayuda mutua que han existido en tantos sitios de exportación de mano de obra migrante – como, 'stokvel', ahorro colectivo - serán vitales. Lo más probable es que, en lugares menos civilizados (como lo suburbios ricos de Johannesburgo) será una carrera para obtener generadores y una nueva ola de construcción de muros alrededor de estos establecimientos de élite que pueden reunir la energía fuera de la red, mientras la masa de la sociedad ve como se agota la comida  y agua. Las bombas se apagan.

¿Un escenario milagroso?

Si eso es demasiado horrible de contemplar, entonces debemos esperar que el escenario del "milagro" supere la parálisis de las élites con ayuda de los movimientos de base de consumidores y de la comunidad, un compromiso revitalizado por el trabajo organizado de los intereses públicos más amplios, y un renovado respeto de la sociedad por los ambientalistas.

Por ejemplo, activistas de la comunidad realizan “protestas de servicio de entrega"- miles el año pasado, de los cuales cerca de 2000 se convirtieron en" violentas" de acuerdo con las definiciones de la policía - y sobre una base del día a día, vuelven a conectar la energía de manera ilegal.

Por ejemplo, el fundador del Comité Soweto de Crisis de Electricidad (SECC), Trevor Ngwane, fue despedido por el ANC como concejal de la ciudad de Johannesburgo y como líder del partido de Soweto en 1999 y dentro de los siguientes seis meses la SECC había surgido como una inspiración para similares  luchas de poder en todo el mundo.

Otra solución milagrosa - la "transición justa" fuera de la economía de carbono adicto - es proporcionada por el Centro de Desarrollo de Información Alternativa y que patrocina la campaña ‘Millón de Trabajos Climáticos’.

Esa campaña es ilustrativa de la luz al final del túnel, ya que plantea opciones creativas que permiten a los trabajadores metalúrgicos activar sus habilidades de soldadura, a hacer turbinas de viento y energía de las mareas, los fabricantes de automóviles producen nuevas formas de transporte público, y los mineros vuelven a casa con las habilidades necesarias para crear digestores de biogás subterráneas para el saneamiento, y que también suministra metano para cocinar.

Un escenario milagroso es en realidad uno que Numsa sueña de vez en cuando. Su equipo de energía renovable ha hecho declaraciones inspiradoras durante los últimos cinco años, dirigidos por el responsable de educación del sindicato, Dinga Sikwebu, que ahora está ayudando a coordinar el Frente Unido.

Ilustrando algunas conexiones tempranas en un precursor del Frente, el Numsa tomó la delantera en la construcción de una momentáneamente exitosa alianza anti-Eskom: sobre los costes. El Numsa había exigido que el Regulador Nacional de Energía SA (Nersa) bajara las tarifas de Eskom, propuestas por la firma con un alza del 16 por ciento. Aunque Nersa enfadado culpó al Numsa por la protesta en enero de 2013, que interrumpió su primera audiencia en Port Elizabeth, con el tiempo el Regulador Nacional acordó que Eskom sólo debe recibir un aumento del 8 por ciento.

El problema, sin embargo, era que Nersa - un "regulador cautivo" cuyo primer líder, Xolani Mkhwanazi, pasó a convertirse en el jefe local de BHP Billiton, y que ahora defiende los R11.5 mil millones o US $ 1 billón de subsidio que Eskom había aprobado en repetidas ocasiones durante 1990 - no ahondara en la crisis energética. Así, mientras Nersa dormía la siesta, Eskom siguió ignorando la mayoría de las energías renovables, y Transnet duplicó el tamaño de su oleoducto, de  Durban a Johannesburgo sin escrutinio crítico.

 Menú para un milagro

Como la regulación Nersa sigue fallando a la sociedad, irónicamente, la opción milagro comienza a parecer más plausible - aunque muy poco probable - una vez que se tiene en cuenta las tendencias políticas subyacentes.

Un factor es el grado de ira duradera contra el Estado sobre la electricidad, específicamente lo que se describe a veces como "el suministro de electricidad pobre y costosa", que significa problemas con el acceso y costos.

Las protestas de la comunidad están en todas partes, a veces salen victoriosos, pero también está llena de peligros, incluyendo una perspectiva localista sin ideología. Ese problema se remonta más de 15 años, cuando las ondas de los disturbios post-Apartheid barrieron zonas urbanas y pueblos pequeños de Sudáfrica, incluso cuando Nelson Mandela gobernó.

Durante tan sólo los últimos seis meses, los medios de comunicación nacional de Sudáfrica cubrieron intensas protestas sobre electricidad en Soweto (contra medidores pre-pago) y en los municipios de Thembelihle cerca Lenasia y Lawley cerca de Ennerdale en el sur de Johannesburgo, Kwanonqaba cerca de Mossel Bay, Grabouw en los pueblos de Cabo Occidental, Mhlotsheni y Qhanqo en el Cabo Oriental, Mankweng y Thoka cerca Pholokwane y oThongathi al norte de Durban.
Pero la falta de vínculos entre sí y a las protestas similares por agua, vivienda, salud y educación refleja cuánto se necesita desesperadamente una Organización Democrática común.

Las protestas de la comunidad también han tenido su lado oscuro: Los resultados de las electrocuciones cuando los activistas vuelven a conectar los cables sin precaución, los niños no pueden asistir a la escuela durante las manifestaciones, y los periódicos estallidos de xenofobia.

El secretario general adjunto de El Numsa, Carl Kloete, ofreció uno de los escenarios más optimistas de cómo, a raíz de los repetidos fracasos de Eskom, una institución de electricidad diferente podría surgir de la confusión:

Sistemas de energía de propiedad social deben dar prioridad a las energías renovables

Cuando hablamos de la propiedad social de los sistemas de energía nos referimos al hecho de que la propiedad de los recursos energéticos debe tomarse de las manos privadas y ponerla en manos del público a través de una mezcla de diferentes formas de propiedad colectiva, como los servicios públicos, las cooperativas, las entidades de propiedad municipal y otras formas de empresas de energía de la comunidad donde se respetan los derechos plenos de los trabajadores ... Cuando hablamos de la propiedad social de los sistemas de energía nos estamos refiriendo a los sistemas energéticos que respeten nuestros derechos ambientales, nuestros derechos por la supervivencia y los de las generaciones futuras. Sistemas de energía de propiedad social deben dar prioridad a las energías renovables en el marco del respeto a nuestros derechos ambientales.

Estos son todos los valores correctos, golpeando los botones de justicia ambiental adecuadas. Y deben ser la base para una coalición que reúna a activistas de energía asequibles en las comunidades (así como las feministas que poseen conciencia de clase), siempre que dicha transición permita más Electricidad Básica Gratuita que en la actualidad, cruzando subvenciones para cobrar más a los ricos que consumen en exceso. Earthlife África aboga por un aumento a 200 kwh / hogar / mes como razonable.

Todos queremos que los milagros sucedan. Un ejemplo es la derrota del Apartheid a pesar de su atractivo de décadas para las corporaciones multinacionales y la "democracia" de Occidente (recordemos cómo Washington oficialmente etiquetó a Nelson Mandela como "terrorista" desde 1961 hasta 2008!). Otro milagro Sudafricano es el cambio de tendencia en la esperanza de vida, de 65 años en 1994 a 52 en 2005 a 61 hoy en día, principalmente como resultado de las 2,7 millones de personas que reciben medicamentos antirretrovirales desde el sector público, cosa que sucedió gracias a  los activistas del tratamiento. El acceso a los medicamentos redujo las muertes por SIDA de 364 000 en 2005 a 172 000 el año pasado.

Es aquí donde el Frente Unido podría afirmar explícitamente tener los ingredientes más vitales para proveer la voluntad política que generó esos otros milagros, a saber: la experiencia y la militancia de los trabajadores de Eskom y Billiton, la ira de los manifestantes por la prestación de servicios, el deseo de esas masas pobres que carecen de electricidad asequible, la sensibilidad crítica de los ecologistas - que abarcan la valentía y el vigor de una nueva organización joven comprometida con la lucha contra el estado y el capital, desde la izquierda.

El sentido de parálisis que tienen las Sud Africanos por encima y de agitación por debajo, deja este tipo de escenarios de planificación de energía - 'salir del paso', 'crisis' y 'milagro' - en un estado bastante fluido.

Pero a la vez, el Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial etiqueta a Sudáfrica como el sitio de lucha de clases más intenso del mundo, la vitalidad del próximo debate sobre cómo Eskom debe producir, transmitir y distribuir su poder seguramente significará mirar a los extremos, así como el status quo.
Si el cambio implica rechazar la toma de electricidad de Sudáfrica por las empresas multinacionales, así como la estafa detrás de capitalismo de amigos del ANC, también debe implicar la promoción de una estrategia alternativa. Y eso significa, mientras la electricidad se siga cortando de forma errática cada semana, futuro previsible, y a medida que más Sudafricanos estén cada vez más molestos, podemos esperar - y trabajar - por un milagro.
 

**Patrick Bond dirige el Centro UKZN de la Sociedad Civil y es autor de la Política de libros de Justicia Climática


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.