• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El próximo 26 de octubre de 2014 se celebrarán elecciones presidenciales y parlamentarias. (Foto: site.adital.com.br)

El próximo 26 de octubre de 2014 se celebrarán elecciones presidenciales y parlamentarias. (Foto: site.adital.com.br) | Foto: site.adital.com.br

Publicado 23 octubre 2014
Si bien son siete las fuerzas políticas que compiten en estos comicios presidenciales nacionales, son tres los que, de acuerdo a las encuestas de intención de votos conocidas hasta el momento, tienen reales posibilidades de dar la batalla presidencial y parlamentaria en las urnas.

La región está atravesada en este año 2014 por la renovación de autoridades gubernamentales y legislativas. Octubre parece ser el mes decisivo en la continuidad o en la ruptura del proyecto regional –y los nacionales-. Brasil ya ha tenido su primera vuelta el primer fin de semana del mes, a Bolivia le tocó el siguiente con el masivo triunfo de Evo Morales. Ahora, en el último fin de semana de octubre, le toca el turno a la República Oriental del Uruguay, en coincidencia con el balotaje entre Dilma Roussef y Aécio Neves, que se celebrará el mismo día en el país carioca.

En las últimas dos elecciones generales de Uruguay (2004 y 2009) los candidatos del Frente Amplio (FA) han logrado constituirse como la fuerza mayoritariamente elegida por el voto popular y de esa manera han conseguido establecer una continuidad en su proyecto de país poniendo en marcha políticas económicas y sociales orientadas a saldar la deuda social que dejaran los años del neoliberalismo, aunque, con ciertos matices entre uno y otro gobierno. Tras ganar en segunda vuelta, en 2010 José “Pepe” Mujica asumió la presidencia de la República profundizando las políticas económicas, políticas y sociales de su antecesor, Tabaré Vázquez, y apostando con mayor énfasis por la integración regional y la soberanía del sur.

El próximo 26 de octubre de 2014 se celebrarán elecciones presidenciales y parlamentarias (con voto universal, obligatorio y secreto). El padrón electoral está integrado por 2.620.790 electores habilitados, de los cuales alrededor del 40% se encuentra concentrado en el departamento de Montevideo, principal bastión electoral del Frente Amplio. Junto con la elección de la fórmula presidencial, se renovarán la totalidad de los miembros de las dos cámaras del parlamento uruguayo, la de representantes, integrada por 99 miembros, y la de senadores formada por 30 miembros (más el Vicepresidente electo que ejercerá la presidencia de la cámara). La conformación del parlamento es uno de los grandes interrogantes de esta elección, ya que, según los principales sondeos de intención de voto,el FA podría perder la mayoría parlamentaria en ambas cámaras que ostenta desde el 2004. La asignación de bancas se realiza en Uruguay con un sistema de representación proporcional integral mediante el método d ́Hont (con modificaciones introducidas por el parlamentario uruguayo Máximo Halty) de acuerdo al total obtenido por cada fuerza a nivel nacional, tanto para la cámara de senadores como para la de representantes (diputados). En cuanto a la elección presidencial, para ganar en primera vuelta es necesario que una fuerza política, o “lema”, alcance la mayoría absoluta (50% más uno de los votos), de lo contrario tendrá lugar una segunda vuelta entre los dos lemas más votados, que en esta ocasión se realizaría el 30 de noviembre.

Además, este 26 de octubre se realizará en conjunto con la elección general un plebiscito (impulsado por la oposición y cuestionado por el oficialismo) para realizar una enmienda al artículo 43 de la constitución nacional, lo cual tendría como finalidad bajar la edad mínima de imputabilidad de delitos penales de 18 a 16 años. Durante el último tramo de la campaña electoral la inseguridad y la baja de la edad de imputabilidad fueron los principales temas de debate.

En cuanto a las proyecciones de apoyo a la reforma, los últimos sondeos de opinión arrojan resultados disímiles: según Equipos Mori (16 de octubre) el 54% votaría a favor de bajar la edad de imputabilidad y el 38% lo haría en contra, en cambio según el Grupo Radar (15 de octubre) 48% votaría a favor y 40% en contra.

Encuestas de intención de voto

Tal como se desprende de las principales encuestas de opinión, en este 2014, si bien son siete los candidatos que aspiran a la presidencia, la contienda electoral se dirimirá entre Tabaré Vázquez, expresidente (2004-2009) y candidato oficialista por el Frente Amplio, y el candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, hijo del expresidente Lacalle Herrera (1990-1995) quien encabezará un programa de reformas económicas neoliberal. El tradicional Partido Colorado (PC), con Pedro Bordaberry a la cabeza, se encuentra en un lejano tercer puesto en la intención de voto, por lo que en una previsible segunda vuelta electoral, que tendrá lugar el próximo 30 de noviembre, los uruguayos tendrán que optar entre la continuidad del proyecto de país del Frente Amplio y la propuesta aparentemente renovada del tradicional Partido Nacional, ya que por el momento todo parece indicar que ninguno de los dos candidatos obtendrá más del 50% de los votos en la primera vuelta.

En cuanto a los escenarios de balotaje, surge de los sondeos de opinión que mientras Tabaré Vázquez parece crecer poco ante un escenario de segunda vuelta, Lacalle Pou absorbería un importante caudal de votos del derrotado Partido Colorado que lo dejaría bien posicionado para disputar el sillón presidencial, en lo que parece será una reñida elección. No hay que olvidar en este sentido la larga trayectoria de alianzas entre sí que tienen los dos partidos tradicionales, que expresa la complejidad del entramado político que los vincula. Un ejemplo reciente es la creación en 2013 del denominado Partido de la Concertación, alianza entre blancos y colorados para enfrentar al Frente Amplio en Montevideo en 2015, distrito de mayor peso electoral.

Por el momento, los sondeos de intención de voto ante un escenario de balotaje presentan resultados variados: mientras Interconsult habla de un escenario de “empate técnico” entre Tabaré Vázquez (46%) y Lacalle Pou (47%), con un 4% de indecisos, Radar presenta una proyección de victoria para el Frente Amplio (45%) frente a un 40% del Partido Nacional, con un 11% de indecisos: Otro componente fundamental de esta elección es la composición futura del parlamento, los porcentajes de intención de voto indican que el Frente Amplio tiene escasas chances de retener la mayoría parlamentaria, como sí había ocurrido durante sus dos mandatos anteriores. De quedar las cámaras de senadores y representantes con una mayor representación de blancos y colorados, las dificultades estarían servidas para el ejercicio de la administración de un tercer mandato presidencial del Frente Amplio, dado que la distancia ideológica con la oposición (acostumbrada a convivir alternándose en el poder y a tejer alianzas entre sí) haría muy dificultoso encarar alianzas legislativas.

Candidatos, propuestas y temas de la agenda política

Si bien son siete las fuerzas políticas que compiten en estos comicios presidenciales nacionales, son tres los que, de acuerdo a las encuestas de intención de votos conocidas hasta el momento, tienen reales posibilidades de dar la batalla presidencial y parlamentaria en las urnas:

-El Frente Amplio (FA), creado en 1971, es el Partido de izquierda de Uruguay y ha logrado vencer a los partidos tradicionales de la República recién en 2004, de la mano del expresidente y ahora candidato presidencial Tabaré Vázquez. En 2009 el FA volvió a ganar las elecciones nacionales, pero en segunda vuelta, esta vez de la mano de José Pepe Mujica. En las internas celebradas en junio pasado, compitieron Tabaré Vázquez y Constanza Moreira (exponente de los sectores más de izquierda dentro del FA), resultando vencedor el primero por un amplio margen (82% contra 18%). Mujica, en cambio encabeza la lista de senadores nacionales (la constitución uruguaya no permite la reelección consecutiva).

Luego de recibir en 2004 el país con un gran endeudamiento público, con una alta tasa de desempleo, y los niveles de pobreza e indigencia más altos de la historia, a lo largo de los últimos dos períodos de gobierno el FA ha logrado grandes avances en materia de salud, educación e inclusión social, con una consecuente reducción significativa en los niveles de desempleo y pobreza que contrastan con el período anterior.

La fórmula que llevará el FA en estas elecciones es Tabaré Vázquez –Raúl Sendic, éste último, de ganar, será no sólo el vicepresidente sino el presidente del parlamento. El candidato a la vicepresidencia manifestó en varias oportunidades estar preparado para gobernar sin mayoría parlamentaria, es un férreo militante del diálogo y del consenso. Hijo de uno de los líderes del Movimiento de Liberación Nacional -Tupamaros, se plantea como una continuación de la gestión que culmina Mujica, al mismo tiempo que se presenta como una cara joven, aunque no con poca experiencia, dentro de la fórmula. En este sentido viene a refrescar la cara visible de un Frente Amplio con un futuro presidente muy entrado en años.

Tabaré Vázquez viene del campo de la medicina, es oncólogo. En 1989 fue elegido intendente en la ciudad de Montevideo, siendo el primer representante de la izquierda uruguaya en haber accedido a un cargo de relevancia gubernamental. En 2004 logró llegar a la presidencia en primera vuelta, con el 51,67% por ciento de los votos, logrando que el Frente Amplio tomara las riendas de la patria uruguaya. En su segundo mandato, Vázquez plantea como carta de presentación los logros alcanzados por los gobiernos del FA en la última década. A 10 años de que el Frente Amplio se hiciera cargo de la gestión del país se han alcanzado importantes avances económicos y sociales: una reforma tributaria que mejoró la redistribución del ingreso; el reestablecimiento de los consejos de salarios suspendidos en 1992 durante el gobierno de los colorados; una reforma de la salud que aunque aún lleve tiempo ver los éxitos concretos, no se detiene; el 24% del Producto Bruto Interno en inversiones extranjeras y nacionales; la duplicación de la inversión en educación; y la reducción de la pobreza, que pasó del 40% en 2004 al 11,5% en la actualidad.

A su vez, para esta tercera gestión, el candidato propone, para combatir a la inseguridad, bajar el índice de rapiñas (robo violento) a través de generar un programa de convivencia ciudadana planteando también el uso de una red de video vigilancia en todo el país charrúa. Más patrulleros y una respuesta más rápida de parte del 911. Es importante señalar en este caso que si bien se trata de un tema que está en agenda permanente de la derecha regional, las políticas para combatir la inseguridad son diametralmente opuestas: mientras que la derecha de corte neoliberal, en el caso de Uruguay representada por los partidos blanco y colorado, plantea la baja en la edad de imputabilidad, asociando la juventud y la pobreza al delito y estableciendo una estigmatización de determinados sectores sociales, el Frente Amplio sostiene que la reducción de la pobreza y la mayor inclusión social tendrán efectos positivos en la merma de la inseguridad.

Por otro lado, Tabaré Vázquez se distingue de su par José Pepe Mujica en las posiciones en torno a algunas políticas impulsadas por este último a lo largo de su mandato. Es el caso de la despenal ización del aborto, el impulso al matrimonio igualitario, y la política respecto al consumo y comercialización regulada de cannabis. En este sentido el candidato precisó que es uno de los temas a evaluar críticamente y que en caso de que no funcione no le temblará el pulso en revisar la ley y su reglamentación.

Sus propuestas se basan en una mayor inclusión en la democracia, que se avance hacia una democracia de mayor calidad a través de más servicios públicos, más fuentes de trabajo calificado, más valor agregado a la producción y la consolidación de un sistema económico capaz de generar riqueza y continuar repartiéndola con justicia social.

El Frente Amplio cuenta con un gran apoyo en el distrito de Montevideo, que es históricamente su gran bastión electoral. En el interior del país habrá que ver si ese enraizamiento que ha logrado engendrar en las mayorías populares lo acompañan en un posible balotaje.

-Luis Lacalle Pou, es el candidato del tradicional Partido Nacional (PN), los “blancos”. Hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle, que gobernó el país oriental entre 1990 y 1995 con un programa abiertamente neoliberal y quien luego volvió a competir en el 2009, cuando fue derrotado en segunda vuelta por Pepe Mujica. Lacalle Pou hijo es diputado por el departamento de Canelones desde el año 2000. En las internas para definir al candidato presidencial del Partido

Nacional, el joven político se impuso por alrededor de diez puntos sobre Jorge Larrañaga (excandidato a vicepresidente del PN en las elecciones presidenciales de 2009), quien finalmente completaría la fórmula presidencial. Durante la campaña electoral, centró su estrategia comunicacional en apelar constantemente al diálogo y a la no confrontación, propugnando una nueva forma de hacer política, presentándose como lo novedoso, lo renovador, en sintonía con la renovada estrategia discursiva que presentan sectores de la derecha regional. Con una retórica que apela a la pospolítica, vacía de contenido, planteó como ejes de sus propuestas una gestión eficiente, y en apariencia desideologizada, y la reducción de la inseguridad, principal tema de preocupación entre los uruguayos.

A pesar de su discurso de renovación, el programa de gobierno del Partido Nacional está sustentado en las mismas ideas que son el núcleo de la hegemonía neoliberal y que llevaron el país a una profunda crisis económica y social. Por ejemplo propone terminar con el Uruguay del “asistencialismo” para pasar a un país de “oportunidades” argumentando que la pobreza no sólo genera vulnerabilidad sino también dependencia, por lo que debe combatirse con más educación y no con planes sociales. De esta forma, sostiene que es necesario revisar todas las políticas sociales implementadas por el Frente Amplio. Apostando por un modelo económico con mayor apertura al capital privado, cuestiona la política del FA tachándolo de demasiado estatista y poco eficiente. En cuanto a la política exterior, propone “desideologizar” las relaciones internacionales y centrarlas en lo comercial, abriendo el país a la inversión extranjera, todo lo cual expresaría el retorno del neoliberalismo al país oriental.

-El tercer candidato en intención de voto es Pedro Bordaberry, del conservador Partido Colorado. Bordaberry es hijo de Juan María Bordaberry, quien encabezara el golpe de Estado de 1973. En 2009 fue candidato presidencial del PC obteniendo el tercer lugar con un 17% de los votos. En las internas de 2014 su sector, Vamos Uruguay, se impuso por un amplio margen sobre el sector “Batllistas de ley” de José Amorín Batlle. Posteriormente la fórmula presidencial se completó con Germán Coutinho. El PC encabezó desde fines de 2013 la recolección de 350000 firmas para impulsar el plebiscito sobre la baja en la edad de imputabilidad, en conjunto con el Partido Nacional, que se celebrará en conjunto con la elección. Los ejes de su programa de gobierno están centrados en la cuestión de la inseguridad, caballito de batalla usado durante la campaña a la hora de cuestionar al FA. En temas económicos, los colorados proponen un modelo que permita a Uruguay “estar más integrado al mundo”, lo que en medidas concretas se traduce en una mayor apertura comercial y la incorporación del país a tratados comerciales que permitan atraer capitales extranjeros. Por ejemplo, durante la reciente visita oficial del presidente Mujica a EEUU, Bordaberry solicitó públicamente que Uruguay impulsara un tratado de libre comercio con el país del norte.

-En esta elección se presentan también otros candidatos con nulas posibilidades de acceder a la presidencia: Pablo Mieres (Partido Independiente), Gonzalo Abella (Unidad Popular), César Vega (Partido Ecologista Radical Intransigente) y Rafael Fernández (Partido de los Trabajadores).

Pero, más allá de los personajes, lo que realmente entra en tensión en esta elección son dos modelos de país. Por un lado, el Frente Amplio sostiene que es necesario, en sintonía con otros procesos políticos de la región, consolidar el rumbo posneoliberal iniciado por su gobierno en 2004, basándose en un modelo de crecimiento económico con inclusión, con una fuerte presencia estatal dirigida a la redistribución del ingreso a favor de los sectores más postergados, continuando la política llevada a cabo a lo largo de la última década de ampliación de derechos en las áreas de salud y educación, y consolidando una política exterior orientada a estrechar alianzas regionales, reafirmando la pertenencia del país al Mercosur, aunque con objeciones en cuanto a la necesidad de reformular el rol de las economías menores (Uruguay y Paraguay) dentro del bloque.

También es necesario decir que las diferencias al interior del oficialismo, entre Tabaré Vázquez y Mujica, no son solo de forma, en cuanto al carisma o a la personalidad de uno u otro, sino también de contenido y posicionamiento ideológico. Lo cual se tradujo principalmente en la política exterior -no hay que olvidar por ejemplo que Vázquez en 2006 impulsó la firma de un TLC con EEUU, que finalmente no prosperó por la oposición interna y la movilización popular-. En cambio Mujica le imprimió un tono más latinoamericanista a las relaciones internacionales del país oriental. No obstante, si bien a su llegada al poder, Mujica parecía expresar un giro a la izquierda dentro del propio oficialismo, y se produjeron tensiones en cuanto a la política económica con su predecesor, la realidad es que poco se ha avanzado en cuanto a transformaciones estructurales respecto al período anterior. Y, más aún, el propio Mujica, amparándose en las dificultades que tiene el país oriental en alcanzar proyectos de integración que lo beneficien en el seno del Mercosur, impulsó recientemente el acercamiento hacia la Alianza del Pacífico, bloque regional de acuerdos comerciales comandado por Washington.


Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Tags

Uruguay

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.