• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los hombres de miembro pequeño obtienen placer al matar en un ambiente controlado. (foto: Archivo)

Los hombres de miembro pequeño obtienen placer al matar en un ambiente controlado. (foto: Archivo)

Publicado 23 abril 2014

No se necesita ser zahorí para descubrir pensamientos e intenciones que permitan predecir el comportamiento político de Mario Pedro Vargas Llosa. Desde el momento en que este demócrata, súbdito del rey Juan Carlos de España, anunció su viaje a Venezuela, sabíamos a qué venía e, incluso –palabras más, palabras menos–, los venezolanos de la oposición y quienes apoyamos a este Gobierno Bolivariano y revolucionario sabíamos lo que iba a decir.

Bastaba con leer las declaraciones, los ataques y los informes que altos personeros del Gobierno norteamericano se han dedicado a propalar interesadamente sobre nuestro país. Pues, precisamente eso es lo que ha dicho.

Veamos solo un ejemplo: John Kerry dijo que la economía venezolana está mal y se precipita a una crisis mayor; que el Gobierno hace un uso despiadado de la fuerza para reprimir a ciudadanos pacíficos; que los países latinoamericanos no tienen un papel activo para ayudar a resolver la situación; amenaza con invocar la Carta Democrática de la OEA y descalifica el diálogo impulsado por el Gobierno Nacional, pronunciándose por la necesidad de un “auténtico” diálogo.

Vargas Llosa, con sus palabras, dice: la economía venezolana es un desastre, el Gobierno es autoritario y represor, las democracias latinoamericanas hacen una neutralidad cómplice y “no han intervenido como debieron haberlo hecho, de una manera resuelta y decidida”, y se muestra escéptico sobre el diálogo nacional que con tanto éxito ha convocado el presidente Nicolás Maduro.

Siempre me ha sonado mal la expresión “operador político”, pues parece que desnaturaliza la política en lo que tiene de noble: la trasparencia del combate y la confrontación abierta de las ideas. Asocio a estos operadores con la mentira, la maniobra, los escarceos ensayados y las poses de efecto. No solo cuando se despliega en conciliábulos y en intercambios en voz baja, sino también cuando, formando parte de la estrategia que deciden otros, los operadores hacen su papel ante los ojos de todos. ¡Qué triste papel este de Vargas Llosa!


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.