¿El miedo en Europa finalmente está cambiando de lado? | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
¿El miedo en Europa finalmente está cambiando de lado?

| Foto: Archivo

Publicado 12 enero 2015
Con Grecia frente a nuevas elecciones en enero y la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) todavía firmemente a la cabeza, y con los advenedizos de izquierda de Podemos encabezando las encuestas por primera vez en España, donde las elecciones están programadas para finales del próximo año, la perspectiva de una ruptura con la doctrina neoliberal en la periferia europea parece ahora más cerca que nunca.

Después de una brutal ofensiva de austeridad de cuatro años que ha socavado gravemente la calidad de la democracia y arrojado a millones al desempleo y la pobreza, los representantes de la bancocracia Europea finalmente se ven obligados a estar a la defensiva. Con Grecia frente a nuevas elecciones en enero y la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) todavía firmemente a la cabeza, y con los  advenedizos de izquierda de Podemos encabezando las encuestas por primera vez en España, donde las elecciones están programadas para finales del próximo año, la perspectiva de una ruptura con la doctrina neoliberal en la periferia europea parece ahora más cerca que nunca.

Los banqueros internacionales, los líderes europeos y las elites nacionales están claramente aterrorizados. El Jefe de la comisión de la UE, Jean-Claude Juncker, desató la polémica la semana pasada cuando pidió a los griegos "evitar el resultado equivocado" y advirtió contra el voto de "fuerzas extremas" en el poder. Juncker, un amigo cercano del primer ministro griego, Antonis Samaras, incluso declaró que preferiría ver "caras conocidas". El pasado fin de semana, el comisario de la UE para asuntos económicos y financieros, Pierre Moscovici, viajó a Grecia para expresar implícitamente el apoyo de la Comisión al gobierno de Samaras. Mientras Moscovici no fue tan explícito como su jefe, sin embargo, declaró que la comisión tiene "sus preferencias" y abiertamente rechazó al líder de Syriza Alexis Tsipras, al negarse a reunir con él.

Es evidente que algo ha cambiado. Parafraseando a Raimundo Viejo, un destacado organizador intelectual de Podemos y autonomista en Barcelona, el miedo está cambiando lados. En estos días, casi todo lo que los principales políticos dicen parece ser una expresión de este temor. "Todo pende de un hilo", el ministro de Finanzas griego y viceprimer ministro Evangelos Venizelos declaró la semana pasada, "y si se corta podría llevar al país a una catástrofe absoluta." Los funcionarios afirman que sus temores se justifican por la reacción de los mercados a una mayor incertidumbre política.  El rendimiento de los bonos griegos se ha disparado y el mercado de valores ha perdido un masivo 20% la semana pasada por los temores de los inversores a las nuevas elecciones.

Los inversores ya están poniendo a Syriza al fuego antes de que incluso tenga la oportunidad de demostrar su valía. Cuando dos altos funcionarios de Syriza se reunieron con un grupo de banqueros de inversión en Londres el mes pasado, uno supuestamente distribuyó un memorándum en el que declaró dramáticamente que el plan económico de Syriza es "peor que el Comunismo" y "todo el mundo al salir de la reunión quería vender todo en Grecia". El gobierno ha visto con gratitud este pánico bancario. "Incluso si perdemos [el voto para presidente]", un ayudante de Samaras dijo a The Guardian, "Vamos a ganar porque los votantes culparán a Syriza por el caos que sobrevendrá. Y eso nos asegurará la victoria en una elección nacional". Una vez más, los líderes de la UE, los banqueros y las élites griegas están en connivencia. Esta vez, sin embargo, es claramente la bancocracia la que está a la defensiva.

Gran parte de su alarmismo, por supuesto, es muy exagerado. Como el economista griego Yanis Varoufakis ha demostrado, el colapso del mercado de valores de Atenas tenía que suceder de todos modos - incluso bajo un gobierno pro-austeridad conservador – ya que el rescate de la UE / FMI del sistema bancario griego dio lugar a una burbuja bursátil que vio la valoración de los bancos griegos dispararse por ninguna otra razón que las oportunidades de ganancias especulativas para oligarcas griegos y fondos de cobertura estadounidenses. Siempre estuvo claro que esta burbuja especulativa tendría que estallar tarde o temprano - y el gobierno de Samaras, plenamente consciente de este hecho, prefiere claramente que lo inevitable suceda ahora para que pueda pasar la culpa a Syriza.

Del mismo modo, los temores sobre mayores costos de endeudamiento están fuera de lugar ya que Grecia no está actualmente pidiendo prestado en los mercados privados de todos modos. Ya sea que la deuda griega se negocie a 5% en los mercados secundarios o al 9% es irrelevante, porque el propio gobierno griego no está aprovechando estos mercados de bonos. Los temores que la UE corte el crédito de emergencia también son discutibles ya que Grecia ahora dirige un pequeño superávit presupuestario primario (es decir, excluyendo los pagos de intereses, recibe más en impuestos de lo que gasta), lo que significa que si dejara de pagar sus deudas a los acreedores extranjeros el presupuesto del gobierno sería efectivamente equilibrado y no dependería del dinero de la UE para satisfacer las necesidades de pago inmediato. Por supuesto, esto impediría que Syriza persiga el tipo de política fiscal expansiva que ha prometido a sus votantes, pero el resultado estaría muy lejos de la catástrofe absoluta actualmente predicha por Samaras y Venizelos.

El talón de Aquiles de Syriza en este punto es el sistema bancario griego, que sigue siendo muy débil y que sigue dependiendo de la voluntad del Banco Central Europeo de aceptar sus bonos basura como garantía para los préstamos del BCE baratos - básicamente una forma de financiación monetaria de la UE al sistema bancario privado griego. Ambrose Evans-Pritchard escribe que "el señor Tsipras está a la espera de recibir una llamada del BCE a pocas semanas de asumir el cargo recordándole que Grecia debe unos 40 mil millones de € por el apoyo al sistema bancario. Esta será una velada amenaza de tirar del enchufe, como el [BCE] amenazó con hacerlo en Irlanda, y estuvo cerca de hacerlo en Chipre", añade Evans-Pritchard que alguien confiable le informó que la respuesta de [Tsipras '] a dicha llamada será: "haz lo que quieras."

Tsipras es capaz de jugar a este juego de la gallina porque sabe que, si el BCE deja a los bancos griegos fuera del crédito barato, el gobierno tendría que acudir al rescate mediante la nacionalización de ellos. Esto, a su vez, requeriría la inyección de liquidez que el Gobierno griego no tiene actualmente. En otras palabras, la decisión de cortar el sistema bancario griego fuera de la financiación del BCE obligaría al gobierno a introducir su propia moneda para salvar a los bancos y reiniciar los préstamos privados, obligando efectivamente a que Grecia quede fuera del euro. Tsipras y sus asesores están apostando que Europa no está dispuesta a empujar a Grecia hasta allá, ya que saben que España sería el siguiente.

Para España, caer en el vórtice de un renovado pánico del mercado, obviamente, deletrear caos para Europa. La deuda de Grecia ha sido ampliamente socializada - más del 75% de los bonos griegos ahora están en manos de los contribuyentes europeos, el FMI y el BCE - por lo que el no pago y la salida de Grecia del euro ya no suponen una amenaza directa al sistema bancario europeo. Sin embargo, un no pago y salida del euro español sería una historia completamente diferente. Demasiado capital financiero y político se ha invertido en rescatar la moneda única como para permitir que un grupo de profesores de izquierda vengan a echar a perder la fiesta. Y a eso los profesores izquierdistas parecen razonar. "La UE está a cargo de los estatutos y reglamentos", el ministro de Desarrollo de Syriza George Stathakis, profesor de economía en Creta, dijo a Paul Mason. "No creo que el BCE dejará de financiar los bancos griegos por razones de favoritismo político".
Si en las elecciones que se celebrarán en enero, Syriza termina de tomar el poder, sus líderes pedirán inmediatamente a los acreedores de Grecia una cancelación del 50% de todas las deudas y pedirán al BCE comprometerse a proporcionar préstamos a bajo interés para el gobierno griego por los próximos 60 años - una forma de financiamiento del gobierno que está prohibido bajo los estatutos del BCE actuales y que es muy poco probable que los alemanes consientan. Cuando se le preguntó cómo el gobierno Syriza trataría de luchar contra el desempleo, Stathakis dijo pocas palabras: "El gobierno crearía el marco y ampliará la inversión pública, pero eso es todo. El sector privado crearía la mayor parte de los puestos de trabajo". Este no es el tipo de insurgencia Maoísta que uno espera después de ver las expresiones fuertes y repetidas de miedo existencial en los pasillos del poder.

Debe quedar claro por ahora que Syriza y Podemos no son las fuerzas de la radicalización, sino de la normalización. Si bien ambas partes están guiadas por intelectuales y activistas de izquierda de una variedad de tradiciones - que van desde el trotskismo al maoísmo al eurocomunismo y post-autonomismo - sus programas económicos están lejos de ser anti-capitalistas. Ambas partes tienen mucho tiempo de haber dejado caer las referencias de confrontación a auditorías de la deuda y de moratorias unilaterales. Las propuestas iniciales de nacionalizar (e incluso socializar) el sistema bancario y otras industrias clave han desaparecido. El liderazgo de Syriza y de Podemos están firmemente decididos a quedarse en el euro. A pesar de su supuesta radicalidad, más recientes propuestas económicas de Syriza y de Podemos 'toman claramente sus señales no de Marx o Lenin - ni siquiera de Poulantzas - sino de Keynes y los post-keynesianos.

Al mismo tiempo, es evidente que en el contexto actual del fundamentalismo neoliberal, algo que va en contra de los intereses del capital financiero de alguna manera pudiera interpretarse como radical. Por tanto, es comprensible que Syriza y Podemos estén buscando aliados en lugares altos - con el fin de ganar credibilidad y romper el cordón sanitario ideológico que la élite europea ha lanzado alrededor de ellos. Han tenido bastante éxito en este sentido. Mientras que los líderes de la UE permanecen obstinadamente apegados a su doctrina de austeridad autodestructiva, hay algunas señales de que el consenso de la élite puede estar cambiando - Syriza y Podemos han recibido recientemente apoyo de  lugares inesperados. El influyente columnista del Financial Times Wolfgang Münchau ha declarado que la "izquierda radical tiene razón sobre la deuda de Europa". En su último documento económico, Podemos cuenta que incluso el FMI está de acuerdo con sus propuestas sobre la reestructuración de la deuda. Y el economista ganador del Premio Nobel Paul Krugman - un dedicado keynesiano con poco interés en la política radical - se ha referido recientemente a Syriza como una fuerza "relativamente benigna".

Al mismo tiempo, hay indicios de que el liderazgo de Syriza está buscando un acercamiento con los oligarcas locales. Yiangos Charamboulos, ex presidente del Comité Griego de Mercados de Capital, dijo al Financial Times que "el señor Tsipras está cambiando sus tácticas y está cada vez más abierto a los negocios. Si forma su gobierno cabe esperar que tenga en cuenta las recientes reacciones del mercado y tenga apertura con los prestamistas internacionales". Reuters recientemente publicó un informe similar acerca de Podemos, observando cómo el partido ha atenuando su retórica radical -. Sin duda, toman el ejemplo de Syriza en las elecciones de 2012, en las que el partido perdió por poco, después que Samaras libró una exitosa campaña electoral basada en el mismo tipo de alarmismo que está mostrando en la actualidad.

Sin embargo, los críticos de Syriza y de Podemos en la extrema izquierda estarían cometiendo un serio error al confundir este pragmatismo electoral con “venderse”. Tantos Tsipras e Iglesias han demostrado desde el principio su intención de ganar - y para ganar, sólo hay una mayoría electoral. Estas son las reglas del juego, Syriza y Podemos han sido muy claros desde el principio en su intención de adherirse a estas normas - para consternación de algunos, a los que les hubiera gustado ver un proyecto más transformador salir de las plazas. Pero en última instancia, ambas partes son un reflejo de la correlación de fuerzas sociales. Movimientos más fuertes los habrían obligado a mantener posiciones más radicales. Sin estos movimientos, no habría habido ninguna posibilidad para crear un gobierno anti-austeridad, para empezar. El punto es no quejarse y sentirse traicionado, sino organizarse y continuar la lucha.

Esto nos lleva a la responsabilidad tanto de los movimientos de base en España y Grecia, y de los que simpatizan con la difícil situación de los ciudadanos españoles y griegos en el extranjero. Lamentablemente, no podemos darnos el lujo de esperar (para siempre) que las condiciones objetivas maduren o que nuestros propios poderes contra- Estado alcancen la altura de espléndida perfección. Si Syriza y Podemos no se llegan al gobierno pronto, la grave crisis humanitaria se profundizará aún más. Más escuelas y hospitales se cerrarán. Se cancelarán los servicios públicos. Se privatizarán más playas. Más trabajadores serán despedidos. Serán desalojadas más familias. Más personas morirán. Gran parte del daño será irreversible - si no los detenemos ahora simplemente será demasiado tarde. Este no es el momento para disputas sectarias. Se necesita con urgencia una victoria de la izquierda radical. Aliviará algunas de las presiones sociales extremas que actualmente inhiben a muchos de tomar una acción más directa. Además, proporcionará un respiro crucial para los movimientos.

Al mismo tiempo, este sentido de urgencia a corto plazo y la responsabilidad política no debe cegarnos a la "urgencia a largo plazo" de lograr una verdadera transformación social. Ganar las elecciones y la instalación de un líder de izquierda a la cabeza del gobierno no va a ser suficiente. La crisis del capital y el Estado son mucho más profundos que la afiliación al partido de los gobernantes. Como Antonis Broumas y Theodoros Karyotis recientemente dijeron, "Hoy, más que nunca, la conquista del poder del Estado no es igual a la conquista del poder social". Los movimientos tendrán que definir una estrategia a largo plazo y desarrollar un proyecto visionario para la democratización radical de todos los aspectos de la sociedad. Tendrán que construir un futuro post-capitalista desde abajo. Grecia y España se mantienen a la vanguardia de esta lucha, pero la izquierda no puede permitir que sus ambiciones de sean reducidas al punto donde el "keynesianismo en un solo país" se convierta en el último horizonte de la imaginación radical - y, ni que decir, la solidaridad internacional no puede limitarse a twitter o peticiones en apoyo de Tsipras e Iglesias.

Al menos a habido un comienzo serio. El miedo realmente está cambiando lados. Ahora vamos a darles aún mejores razones para estar absolutamente petrificados.

**Jerome Roos es un investigador doctorado en Ciencias Políticas y Sociales en el Instituto Universitario Europeo, y editor fundador de la revista ROAR. Síguelo en TwitterJeromeRoos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.