El debate sobre la tortura en los EE.UU. | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El debate sobre la tortura en los EE.UU.

| Foto: Archivo

Publicado 15 enero 2015
Para el público de Estados Unidos, el reconocer la inutilidad de la tortura es poner en tela de juicio su propio silencio durante la década de 2000.

El debate sobre la tortura en los EE.UU., tras la publicación del informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la Tortura, ha sido un ejercicio de, tanto, el "excepcionalísimo norteamericano", como el horror del siglo 21. Si se deja de lado los esfuerzos iniciales para desacreditar la exactitud del informe, lo que se hace más evidente e igualmente inquietante ha sido la disposición de grandes segmentos de la población a aceptar la realidad de la tortura y de promoverlo como un medio adecuado para la lucha contra el terrorismo.

El informe es un examen exhaustivo del uso de la tortura en la llamada guerra contra el terrorismo. Su conclusión, como ahora sabemos, es que, dejando de lado la cuestión de la moralidad, la tortura es ineficaz y que muy poco de uso se obtuvo en última instancia. Esto puede ser contrario a la evaluación de la tortura de la persona común y corriente cuando piensa acerca de lo que estaría dispuesto a confesar si le ponen bajo tal interrogatorio, pero los resultados son bastante sorprendentes.

Para ser claros, algunas veces la tortura puede producir resultados. Los Franceses la utilizaron como parte de su enfoque para romper el levantamiento en Argel en 1957 (hecho famoso en la película La batalla de Argel), pero es habitualmente insuficiente para romper un movimiento. También es frecuentemente poco fiable, ya que la víctima de la tortura puede llegar a proporcionar la información  falsa, simplemente con el fin de detener la tortura.

El enfoque de Estados Unidos a la tortura, sin embargo, siempre ha sido bastante hipócrita, que es una de las razones por la que no debemos estar totalmente sorprendidos por la reacción del público al Informe. En primer lugar, gran parte del público, a pesar de la evidencia, quiere creer que algo positivo salió de la tortura. Esto sin duda puede ayudar a aliviar sus conciencias. Me recuerda a un antiguo alumno mío que presentó su tesis final sobre la invasión estadounidense de Irak. Su conclusión fue que la invasión estaba justificada debido a la búsqueda de armas de destrucción masiva. Lo que hizo que esto sea particularmente extraño, fue que nos pasamos todo el semestre en la exploración de lo que realmente ocurrió en Irak - incluyendo la ausencia de armas de destrucción masiva – aun así, en su trabajo, él afirmó su existencia. Cuando le pregunté al estudiante acerca de esto y cómo su trabajo se relacionaba con los hechos reales, su respuesta no tiene precio. Él dijo: "Tenía que haber armas de destrucción masiva!" En otras palabras, si dejaba de lado el mito que rodea a la invasión a Irak, todo para él implosionaría. Yo diría que lo mismo es cierto para vastos sectores de la opinión pública estadounidense. Reconocer la inutilidad de la tortura es poner en tela de juicio su propio silencio durante la década de 2000.

Un segundo punto a tener en cuenta es que los EE.UU. siempre han participado en la tortura, a pesar de la impresión que se quiere transmitir. Los autores de torturas debían ser siempre otros poderes y muy malévolos, por ejemplo, la Alemania Nazi, el Japón imperial, y la Unión Soviética. El público estadounidense fue sometido a películas, novelas, etc., que detallaban en forma gráfica la barbarie de los que emplean la tortura, por lo general en contra de valientes luchadores por la libertad.

Sin embargo, en la historia de EE.UU. poco se ha dicho del hecho de que la técnica del submarino - sólo para usar un ejemplo - se introdujo en el contexto de la guerra genocida de los EE.UU. contra el pueblo Filipino en el siglo 20. Durante la guerra de Vietnam, para usar otro ejemplo, la revelación de que los Estados Unidos apoyaron y practicaron la tortura contra los miembros del Frente de Liberación Nacional a través del programa "Operación Fénix", tomó a muchas personas por sorpresa en los EE.UU. Sin embargo, este programa no sólo dio lugar a la muerte de miles, pero también era totalmente ineficaz en el descarrilamiento, y mucho menos destrucción del Frente de Liberación Nacional.

Los ejemplos del uso de la tortura por parte de los EE.UU. no se limitan a unas pocas veces. Sin embargo, lo que es significativo en el actual debate acerca del informe del Senado es que hay una voluntad de abrazar abiertamente la tortura. En lugar de condenar la tortura como método de interrogatorio público, se está enviando el mensaje de que sí, era una tortura, y sí, estaba bien realizarla. ¿Por qué? Debido a que estamos supuestamente operando en un período extraordinario y la tortura supuestamente nos trajo resultados positivos.

La aceptación de la tortura no sólo es problemático debido a las suposiciones falsas en cuanto a la calidad de la información recopilada, sino por lo que dice acerca de cómo la política del miedo estadounidense ha penetrado profundamente a su sociedad. Es el miedo a lo desconocido combinado con una gran cantidad de melodrama cinematográfico, que lleva a muchas personas a la conclusión de que la tortura es eficaz y necesaria.

Mientras que la tortura es moralmente reprobable, la voluntad de aceptarla y justificarla conduce a preguntas importantes y bastante inquietantes. ¿Bajo qué condiciones se justifica la tortura? En concreto, ¿puede y debe ser utilizado cada vez que un policía o agencia militar afirma que existe una gran urgencia en la obtención de información? ¿La torturar debe limitarse a la lucha contra el terrorismo? Y, ya que estamos en ello, ¿qué es terrorismo?

Estas preguntas no son hechas con sarcasmo. Vamos a tomar la última pregunta, es decir, ¿qué es el terrorismo? En 2001, a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre en los EE.UU., el entonces Procurador General del Estado de Carolina del Sur, comparó a cinco trabajadores portuarios que habían sido acusados de conspiración por amotinarse (debido a que protestaban porque querían terminar con su sindicato de trabajadores) con los terroristas de Al Qaeda. Esto hubiera significado que lo Charleston 5 - como eran conocidos los acusados - ¿se convirtieran en sujetos de tortura? ¿Cuándo un eufemismo se convierte, en cambio, en una alegación con todas las consecuencias necesarias?

La disposición a aceptar la tortura como una forma legítima de interrogación significa la apertura de la caja de Pandora. Una vez que se permita ese nivel de la barbarie selectiva, es muy difícil, si no imposible, cesar tales actividades. El uso de la barbarie selectiva inherente a la tortura siempre puede encontrar justificación en el nombre de la urgencia y el peligro. Después de todo, existen peligros en todas partes y ¿quién puede decir si un poco más de submarino, humillación sexual, temperaturas extremas, etc., no impedirá otro ataque terrorista? ¿Verdad?

Excepto por un par de cosas. En primer lugar, ¿qué pasa si la persona es en realidad inocente o, de lo contrario, no sabe nada? En segundo lugar, ¿hay alguna vez un momento o una circunstancia en la que, después de nuestro uso de la barbarie selectiva, se pueda sugerir a cualquier nación u organización, que debe prohibir su uso? Después de todo, todos se enfrentan a demasiados peligros... ¿no?

**Bill Fletcher, Jr. es el anfitrión de The African Global en Telesur-Inglés. Es un escritor por la justicia racial, la mano de obra y activista por la justicia global. Síguelo en Twitter, Facebook y en www.billfletcherjr.com


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
1
Comentarios
Dick Cheney, ex-vicepresidente USA declaró recientemente que a lo que se llama tortura es en realidad un “interrogatorio reforzado”. Queda reflejada la degradación moral del imperio más indecente de la humanidad.
Nota sin comentarios populares.