• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Niños afganos heridos, que sobrevivieron a un ataque aéreo estadounidense en un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, reciben tratamiento.

Niños afganos heridos, que sobrevivieron a un ataque aéreo estadounidense en un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, reciben tratamiento. | Foto: Reuters

Publicado 21 octubre 2015

Hay causa probable de que los EE.UU. cometieron un crimen de guerra.

En uno de los incidentes más despreciables de los 14 años de la guerra de Estados Unidos en Afganistán, las tropas estadounidenses bombardearon un hospital enKunduz, matando a 22 personas, entre ellas tres niños, pacientes y personal de Médicos Sin Fronteras, o MSF. Treinta y siete personas resultaron heridas, entre ellas 19 miembros del personal en el ataque del 3 de octubre de 2015.

Las fuerzas estadounidenses sabían que estaban dirigidas a un hospital debido a que MSF, como lo hace en todos los contextos de un conflicto, había proporcionado en su GPS las coordenadas exactas en múltiples ocasiones en los últimos meses, incluyendo la más reciente, el 29 de septiembre, había una bandera de nueve pies en el techo que identificabaal edificio como hospital. Después del primer ataque, MSF se puso en contacto con los funcionarios de Estados Unidos y les informó que el hospital estaba siendo bombardeado y les rogó que detengan el ataque. Sin embargo, el helicóptero de combate estadounidense AC-130 continuó golpeando el hospital en varias ocasiones durante más de una hora.

"Nuestros pacientes fueron quemados en sus camas", dijo el presidente internacional de MSF Joanne Liu. "Los médicos, enfermeras y otros miembros del personal murieron mientras trabajaban".

Y agregó, "Nuestros colegas tuvieron que trabajar el uno en el otro. Uno de nuestros médicos falleció en una mesa de operaciones improvisada - un escritorio de oficina - mientras que sus colegas trataban de salvar su vida".

Al tratar de explicar por qué habían bombardeado un hospital, los líderes militares estadounidenses cambiaron su historia cuatro veces. El sábado, el día del atentado, el portavoz estadounidense coronel Brian Tribus dijo que el ataque se produjo "en contra de individuos que amenazaban a las fuerzas. El ataque pudo haber tenido como resultado un daño colateral a un centro médico cercano". El domingo, el general John Campbell, comandante de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, afirmó que el ataque se produjo"en contra de los insurgentes que estaban disparando directamente sobre los miembros del servicio de Estados Unidos... en las proximidades del centro de MSF". El lunes, Campbell anunció,"las fuerzas afganas informaron que estaban recibiendo fuego de posiciones enemigas y pidieron apoyo aéreo"y"varios civiles fueron golpeados accidentalmente”. Para el martes, Campbell dijo,"la decisión del ataque aéreo fue una decisión de Estados Unidos, realizado dentro de la cadena estadounidense de mando. Un hospital fue golpeado por error. Nuncavolveremos a atacar intencionalmente un centro médico".

Dado que el Pentágono tiene acceso a videos y grabaciones de audio del helicóptero de combate, deben saber lo que realmente ocurrió. Daily Beast informó que las grabaciones contienen conversaciones entre la tripulación mientras estaban disparando al hospital, incluyendo las comunicaciones entre la tripulación y soldados estadounidenses en tierra. Por otra parte, el AC-130 artillado vuela a baja alturacomo para que la tripulación pueda evaluar lo que están atacando.

Pero a los miembros del Congreso que supervisan el Pentágono se les ha negado el acceso a las grabaciones clasificadas.

El artículo 18 de la Cuarta Convención de Ginebra establece: "Los hospitales civiles organizados para prestar asistencia a los heridos y enfermos, inválidos y casos de maternidad, no pueden en ningún caso ser objeto de ataque, en todo momento deben ser respetados y protegidos por las partes en conflicto".

La experta en Derecho Internacional, Mary Ellen O'Connell, profesora de la Facultad de Derecho de Notre Dame, dijo: "La pregunta crítica para determinar si las fuerzas de Estados Unidos cometieron un crimen de guerra es saber si habían notificado el hospital antes delataque si creyeron que los Talibanes estaban disparando desde el hospital".

MSF ha dicho que nunca fueron notificados que el hospital sería bombardeado. "Ningún miembro de nuestro personal informó de ninguna lucha en el interior del hospital de MSF antes del ataque aéreo estadounidense el sábado por la mañana", según el director general de MSF Christopher Stokes.

Las partes en un conflicto militar tienen la obligación de distinguir entre civiles y combatientes, y ni civiles ni sus instalaciones pueden serblanco de ataques. Si el hospital se está utilizando para fines militares, el ataque debe ser proporcional a la ventaja militar buscada, y las fuerzas de Estados Unidos tenían el deber de advertir a las personas en el interior del hospital que iba a ser atacado. Nadie en el hospital comunico que estaba siendo utilizado para fines militares, e incluso si hubiera sido utilizado, las fuerzas estadounidenses no advirtieron a las personas que estaban en el hospital antes de atacarlo.

El ataque de Estados Unidos fue un ataque preciso al hospital, porque ningún otro edificio en las cercanías de MSF fue alcanzado. Eldirector ejecutivo de MSF Jason Cone dijo: "Quiero reiterar que el edificio principal del hospital, donde el personal médico cuida de los pacientes fue en varias ocasiones y de forma muy precisa golpeado durante cada incursión aérea, mientras que el resto del campamento quedó mayormente intacto. Así que vemos esto como un hecho objetivo".

MSF está exigiendo una investigación independiente por la Comisión Internacional Humanitaria de Investigación (IHFFC), creada en virtud del Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra. Pero Estados Unidos debe dar su consentimiento a la investigación. El gobierno de Estados Unidos dice que hay suficientes investigaciones - una por el Pentágono, otra por un grupo estadounidense-afgano conjunto, y una por la OTAN. Pero ninguno de ellas es independiente e imparcial.

El historiador y periodista de investigación Gareth Porter ha escrito tres artículos sobre tres investigaciones internas diferentes a los militares de Estados Unidos utilizadas para encubrir operaciones que deberían haber dado lugar a procesos penales contra agentes estadounidenses. ¿Por qué creemos que esta va a ser diferente?

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional ofrece varias bases para el enjuiciamiento de crímenes de guerra. Ellos incluyen el homicidio intencional; causar deliberadamente grandes sufrimientos o lesiones corporales graves; ataques deliberados contra civiles o bienes de carácter civil ataques intencionales con conocimientos que van a causar la muerte o lesiones a civiles cuando son claramente excesivos en relación con la ventaja militar prevista; y atacar intencionalmente los servicios médicos que no son objetivos militares. Aunque Estados Unidos no es parte del Estatuto, podría haber jurisdicción sobre los líderes de Estados Unidos, si el Consejo de Seguridad llega a remitir el asunto a la Corte. Eso no sucederá porque los Estados Unidos lovetarían. Si los líderes de Estados Unidos se encuentran en  territorio de un país que es parte del Estatuto, ese país podría enviar a La Haya, Países Bajos para su enjuiciamiento. Pero la administración Bush chantajeó a cien países a firmar los "acuerdos bilaterales de inmunidad", prometiendo que no enviarían a ciudadanos estadounidenses a La Haya bajo pena de perder la ayuda estadounidense.

Otros países pueden procesar a los extranjeros bajo la doctrina establecida de "jurisdicción universal". Pero desde que Bush inició su guerra contra Irak, ninguna nación ha estado dispuesta a causar la ira de los Estados Unidos mediante el mantenimiento de tal acción contra un líder estadounidense.

Nick Turse y Bob Dreyfuss documentaron la muerte de 6481 civiles afganos por las fuerzas de Estados Unidos a partir de octubre de 2001 hasta 2012. El gobierno de Estados Unidos ha matado a un gran número de civiles en sus ataques con aviones no tripulados en Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Siria, Somalia, y Yemen. Pero Obama rara vez se disculpa o compensa a las víctimas. Es sólo porque una organización basada  en Occidente fue alcanzada y la cobertura de los medios ha sido tan abrumadora que llevó a Obama a pedir disculpas a MSF.

La provisión por adelantado de MSF de las coordenadas del hospital a las fuerzas estadounidenses, sus notificaciones durante el bombardeo, su negación de que cualquier fuego venía del hospital y los fundamentos cambiantes del Pentágono para explicar el atentado constituyen causa probable de que un crimen de guerra se cometió.

Obama debe dar su consentimiento para una investigación exhaustiva, independiente e imparcial de los bombardeos del hospital por IHFFC. Si esa investigación muestra que probablemente ocurrieron los crímenes de guerra, los procesamientos apropiados a la cadena estadounidense de mando deben sobrevenir.

A saber-→ Marjorie Cohn es profesora en Thomas Jefferson School of Law, ex presidenta de la Asociación Nacional de Abogados, y subsecretaria general de la Asociación Internacional de Juristas Demócratas. Su libro más reciente es "Drones y asesinato selectivo: Derecho, Moral y cuestiones geopolíticas". 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.