• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una nueva forma de colonialismo por gestión directa, más transferencia de riqueza financiera está emergiendo en Grecia y Ucrania.

Una nueva forma de colonialismo por gestión directa, más transferencia de riqueza financiera está emergiendo en Grecia y Ucrania. | Foto: Economía del reloj

Publicado 3 septiembre 2015

Grecia y Ucrania representan el desarrollo de un nuevo y más directo manejo de extracción de la riqueza.

Una nueva forma de colonialismo está surgiendo en Europa. No es un colonialismo impuesto por la conquista militar y la ocupación, como en el siglo XIX. Ni siquiera es la forma del eficiente colonialismo económico promovido por los EE.UU en el período posterior a 1945, donde los costos de administración directa y la ocupación militar fueron sustituidos por obedientes élites locales a las que se les permitía participar de la riqueza extraída a cambio de dar órdenes a nombre de los colonizadores.

En el siglo XXI, es "el colonialismo por medio de la transferencia de activos financieros". Es la extracción de la riqueza de la colonia por gerentes de países coloniales, asignados para administrar directamente los procesos de la colonia por el cual los activos financieros van a ser transferidos. Esta nueva forma de colonialismo por gestión directa, más la transferencia de riqueza financiera está emergiendo en Grecia y Ucrania.

Detrás del aparente acuerdo sobre la deuda griega, la realidad es que los Banqueros Europeos y sus instituciones - Comisión Europea, Banco Central Europeo, FMI, y Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) – son los que pronto asumirán la gestión directa del funcionamiento de la economía, de acuerdo con el Memorando de Entendimiento, MoU, firmado el 14 de agosto 2015 por Grecia y la Troika. El MoU detalla la gestión directa de varias maneras. En el caso de Ucrania es aún más directa, donde Estados Unidos y Europa instalaron intermediarios financieros en diciembre del 2014 como ministros de economía y finanzas. Desde entonces, ellos han estado manejando directamente la economía de Ucrania en el día a día.

El nuevo colonialismo de transferencia de activos financieros toma varias formas prácticas: como la transferencia de riqueza en forma de pago de intereses sobre la siempre creciente deuda, la venta de activos del gobierno a precios reducidos directamente a los inversionistas y banqueros del país colonizador, y en la toma de posesión de facto del sistema bancario de la colonia y activos de los bancos con el fin de transferir riqueza a los accionistas de los bancos y los inversores privados del país colonizador.

El caso de Grecia

El reciente acuerdo firmado el 14 de agosto de 2015 entre Grecia y la Troika de instituciones económicas europeas añade otros $ 98 billones a la deuda de Grecia, elevando su deuda total a más de $ 400 billones. Casi todos los $ 98 billones se destinarán a pagos de la deuda y a recapitalizar los bancos griegos. La riqueza se extrae de la mayor producción de los griegos o recortando el gasto y aumentando los impuestos, con el fin de crear lo que se llama un superávit primario, del cual se paga el interés y el capital principal.

Los griegos no van a producir y vender sus productos más baratos a Alemania para que ellos reexporten a un precio más alto y con beneficio - colonialismo del siglo XIX. Las corporaciones multinacionales no van a reubicar a Grecia y así pagar salarios más bajos, con menores costos, y luego volver a exportar al resto del mundo con fuertes ganancias – ejemplo de colonialismos de Estados Unidos a finales del siglo XX. Los griegos van a trabajar más duro y por menos, con el fin de generar un excedente que volverá a las instituciones de la Troika en forma de pago de intereses de la siempre creciente deuda. La Troika es intermediaria, cobradora de deudas, representante del Estado - Agencia de banqueros e inversores en nombre de los cuales se recogen los pagos de la deuda. La Troika son organismos supraestatales y los nuevos agentes de extracción de la riqueza financiera y transferencia.

La Troika MoU - griega define en detalle la gestión directa, así como qué y cómo será extraída y transferida la riqueza. El memorando de entendimiento comienza afirmando explícitamente que ninguna legislación o cualquier otra acción, aunque sea menor, por parte de las instituciones políticas de Grecia se puede tomar sin la aprobación previa de la Troika. Así, la Troika tiene poder de veto sobre prácticamente todas las medidas políticas en Grecia, y sobre todas las decisiones legislativas o ejecutivas, a todo nivel de gobierno.

Por otra parte, Grecia ya no tendrá una política fiscal. La Troika definirá su presupuesto. Se supervisará la redacción del mismo. El memorando de entendimiento exige una reestructuración total de los impuestos griegos y los gastos en el nuevo presupuesto. Grecia puede decidir su presupuesto, pero sólo si es el que la Troika quiere. Y los representantes de la Troika vigilarán su cumplimiento para garantizar que Grecia se adhiera al presupuesto de la Troika. Cada agencia griega y cada comité legislativo del Parlamento griego tendrán a su 'Comisario de la Troika' vigilando sus decisiones casi diariamente.

El MoU establece también que la Troika tiene la facultad de nombrar "consultores independientes" a los Consejos de los Bancos griegos. Muchos antiguos miembros de los Consejos de Bancos serán removidos de sus puestos. En otras palabras, los miembros designados por la Troika serán los que ahora manejen los bancos griegos en el día a día. Las filiales bancarias griegas y sucursales fuera de Grecia se "privatizan", por ejemplo, vendiéndose a otros Euro-bancos. Los bancos griegos, a partir de ahora, son griegos sólo de nombre. Se convertirán en apéndices y subsidiarias de facto de los bancos del Euro - Norte que trabajan bajo el velo de la Troika y en los hombros de su sus contrapartes griegos. Las decenas de miles de millones de dólares asignados para recapitalizar a los bancos griegos estarán en los bancos de Luxemburgo, no en Grecia. Grecia ya no tiene una política monetaria; la Troika decide.

El Banco Mundial rediseñará el sistema griego de ayuda a los más pobres y su nuevo sistema de protección social. Los nuevos miembros designados para el Ministerio de Trabajo, después de ser aprobados por la Troika, "racionalizarán el sistema educativo" (es decir, despedirán maestros y recortarán salarios). El nuevo Ministro de Trabajo pondrá en práctica las propuestas de los "consultores independientes" de la Troika de limitar "las acciones industriales" (es decir, huelgas) y la negociación colectiva y, siguiendo las recomendaciones de los consultores, instituirá nuevas reglas para los despidos colectivos (despidos masivos). Se reducirán las pensiones, se subirá la edad de jubilación, aumentarán las contribuciones para el cuidado de la salud de los trabajadores, los gobiernos locales serán más eficientes (despidos, recortes salariales), y todo el sistema jurídico será reacondicionado.

Los $ 50 billones del Fondo de Privatización de Activos del Gobierno griego se mantendrán en Grecia. Sin embargo, funcionará "bajo la supervisión de las instituciones europeas", según el Memorando de Entendimiento. La Troika decidirá lo que debe ser privatizado y vendido (venta rápida) y a un precio que favorezca a sus inversionistas. Mientras tanto, se acelerarán las ventas de privatización en curso y las ya identificadas.

El caso de Ucrania

En el caso de Ucrania, una vez que los banqueros de Estados Unidos y Euro se instalaron como Ministros de Finanzas y Economía en diciembre del 2014, llegaron los préstamos prometidos a Ucrania. Los EE.UU y la UE pusieron otros $ 4 billones en enero, y el FMI anunció rápidamente un nuevo acuerdo de $ 40 billones en febrero. Después de los $ 40 billones, la deuda de Ucrania aumentó de $ 12 billones en 2007 a $ 100 billones en 2015. El total de la nueva deuda significará un aumento masivo en la extracción de la riqueza financiera en forma de pago de intereses de esos $ 100 billones.

Otra forma de transferencia se producirá en la aceleración de las privatizaciones. No menos de 342 antiguas compañías empresariales del gobierno están programadas para la venta en el año 2015, incluyendo las plantas de energía, minas, 13 puertos, e incluso granjas. Las ventas probablemente se producirán a precios de remate, beneficiando a los “amigos” europeos y de Estados Unidos. Así también será la venta de las compañías privadas en Ucrania aprobada por los nuevos ministros. Una de cada cinco está técnicamente en quiebra y son incapaces de refinanciar $ 10 billones en deuda de bonos corporativos. Muchas incumplirán el pago, las mejores serán salvadas por banqueros intermediarios y corporaciones multinacionales de la UE y Estados Unidos. Lo que representa, tanto en Grecia como en Ucrania, el desarrollo de una nueva gestión más directa de extracción de la riqueza, y la transferencia de esa riqueza en forma de activos financieros. En pasados rescates de deuda pública, el FMI y otras instituciones establecían los parámetros de lo que el país rescatado debía hacer. Pero era el país el que llevaba a cabo el plan. Ya no más. Ahora es el manejo directo para asegurarse que la colonia no obstaculice o demore la transferencia de activos financieros habilitados por la siempre creciente deuda.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.