• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Grupo Estado Islámico desfila en la ciudad siria de Tel Abyad, cerca de la frontera con Turquía, el 2 de enero de 2014.

El Grupo Estado Islámico desfila en la ciudad siria de Tel Abyad, cerca de la frontera con Turquía, el 2 de enero de 2014. | Foto: Reuters

Publicado 24 noviembre 2015

Los Izquierdistas Occidentales tienden a ver el grupo Estado Islámico meramente como un legado de la política exterior estadounidense. Pero el grupo es mucho más que eso.

Un nuevo acontecimiento se produce. Y todas las orientaciones políticas tienen de inmediato la respuesta exhaustiva, sobre qué está sucediendo y quién es el causante.

Esto a propósito de la emergencia creada por el grupo Estado Islámico. Durante los últimos dos años, todo tipo de personas han estado tratando de convencerme de que IS es una creación de Arabia Saudita o Turquía, o Israel, o el Islam, o los árabes.

El propósito de este artículo de opinión muy mío no es ofrecer un relato de los orígenes o el liderazgo del grupo Estado Islámico. Más bien, tengo la intención de expresar algunas de mis preocupaciones sobre cómo el grupo parece ser percibido entre muchos progresistas.

Aunque la interpretación sirve a la propia agenda, señalar con el dedo al malvado archienemigo – quien quiera que sea ese enemigo favorito - no significa que la interpretación es empíricamente cierta. De hecho, rehuir explicaciones con slogans complacientes es rara vez una mala idea en la investigación y análisis político

Por el bien del argumento, asumamos que el grupo Estado Islámico no es una creación colectiva del Islam, los árabes, o incluso una estratagema por parte de Israel o Arabia Saudita. ¿Entonces, qué es? ¿Cuál sería una evaluación de izquierda?

Cuando Izquierdistas Occidentales, y a veces de Oriente Medio debaten sobre el grupo Estado Islámico, hay una tendencia a describirlo como una creación directa o indirecta de la política exterior Occidental en general o de política exterior, en particular. Para generalizar, este punto de vista mantiene que al destruir el Estado y la sociedad iraquí, la política exterior de Estados Unidos terminó dando a luz a Frankenstein, que es el Estado Islámico. En caso de que quiera comprobar si en realidad este es un punto de vista popular entre los izquierdistas, no dude en leerlo a través de artículos de opinión en las publicaciones de izquierda y decida por usted mismo. Sin embargo, al igual que los otros temas enumerados anteriormente, éste, también es inverosímil.

Un enlace entre dos acontecimientos, actores o fenómenos políticos no implica causalidad. La contribución de Washington a la política de Oriente Medio gira en torno a socavar el proceso democrático. Esto se logra principalmente a través de guerras ilegales, organizando y apoyando golpes de Estado, atacando a los movimientos progresistas y apoyando a los regímenes que se acomodan a los intereses estadounidenses, explotando y abusando a su propia población.

Y aun así, a pesar de la trayectoria de la política exterior de Washington en Oriente Medio, EE.UU no es el principal culpable de la aparición, o del avance del grupo Estado Islámico.

Uno de los problemas al etiquetar a las organizaciones Yihadistas Sunitas como meras reacciones a las políticas de Estados Unidos es que este punto de vista a sabiendas o no, rechaza la idea de que los movimientos Salafistas, más específicamente, el grupo Estado Islámico, son capaces de una real política independiente.

Pongamos aactores más pequeños pero influyentes, a los gruposSunitas Takfiri como Ahrar al-Sham y Jabhat al-Nusra, de lado por el momento y discutamos sobre el grupo Estado Islámico. El grupo Estado Islámico está redibujando el Acuerdo Sykes-Picot. Controla una población mayor que la población de Finlandia y Noruega juntas. Está involucrado de pleno en una guerra de varios frentes, con más de una docena de actores estatales y no estatales simultáneamente. Sus recursos económicos sonde miles de millones de dólares y su brazo armado se compone, posiblemente, de más de cien mil combatientes.

Tales resultados se pueden lograr porque existe una voluntad política importante, una planificación cuidadosa, estructuras organizativas eficientes y un compromiso para alcanzar metas específicas a corto, mediano y largo plazo. Se trata de una acción política.

Los movimientos políticos que nos gustan son generalmente presentados como expresiones de voluntad política, determinación, compromiso y así sucesivamente. Es menos conveniente percibir los movimientos que no nos gustan o detestamos de la misma manera. Más bien, son una mera reacción a esto o aquello, una consecuencia casi inevitable de esto o aquello, un síntoma de esto o aquello.

A principios de 2015, el Comité de los Derechos del Niño (CRC) publicó "Conclusiones finales del segundo al cuarto período combinados de informes periódicos sobre Irak". El documento es de lectura obligatoria para cualquier persona que quiera estudiaral grupo Estado Islámico. Aunque se centra en los derechos del niño, la CDN arroja luz sobre los objetivos más peligrosos y tácticas del grupo Estado Islámico, principalmente el asesinato sistemático de grupos minoritarios. Es posible, incluso probable, que la persecución de las fuerzas del grupo Estado Islámico podrían alcanzar proporciones genocidas - hasta cierto punto, ya lo ha hecho.

"El Comité expresa su profunda preocupación por la deplorable situación de los niños y las familias que pertenecen a grupos minoritarios, en particular, los Turcomanos, Shabak, Cristianos, Yazidis, Sabean, Mandaean, Kaka'e, Faili Kurdos, Chiíes Árabes, Asirios, Baha ' i, Alauitas que son sistemáticamente asesinados, torturados, violados, obligados a convertirse al Islam, aislados de cualquier asistencia humanitaria por los llamados ISIL en un intento reportado por los llamados miembros de ISIL de suprimir, exterminar de forma permanente o expulsar, o en algunos casos, destruir estas comunidades minoritarias".

Después de la publicación de este documento del CRC, el grupo Estado Islámico ha llevado a cabo múltiples masacres, algunas orientadas contra estas minorías.

Desde la perspectiva de la realización de un proceso democrático, los Derechos Humanos o el parecido más remoto a la igualdad, el Medio Oriente no es un lecho de rosas. Hay un gran número de entidades responsables de esta situación. Y hay una serie de movimientos de Oriente Medio y redes que están construyendo estructuras políticas y económicas sostenibles más justas. Estas fuerzas se enfrentan a múltiples amenazas. Si los Izquierdistas Occidentales quieren jugar un papel constructivo y ayudar a sus compañeros en el Medio Oriente, necesitan reevaluar algunos de sus puntos de vista sobre el grupo Estado Islámico, en Siria e Irak, no hay mayor amenaza para la política progresista que el grupo Estado Islámico. No el grupo Estado Islámico de la reacción loca a los crímenes de Estados Unidos, sino el grupo Estado Islámico del organismo político independiente.Y esa Agencia, debe ser detenida.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.