Educación para todos: Bachilleratos Populares en Argentina | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La graduación se llevó a cabo en la calle en frente de la imprenta recuperada Chilavert, donde los estudiantes habían completado sus tres años de estudio.

La graduación se llevó a cabo en la calle en frente de la imprenta recuperada Chilavert, donde los estudiantes habían completado sus tres años de estudio. | Foto: Archivo

Publicado 20 febrero 2015
La mayoría de los estudiantes provienen de familias trabajadoras pobres y desempleadas, y la mayoría de los bachilleratos se encuentran en estos barrios, que van desde los de la periferia de las ciudades, en los barrios que se asemejan a los barrios marginales, a otros como Las Tunes, a 40 kilómetros de Buenos Aires, que está auto organizado

Llegamos tarde a la graduación. La cuadra entera estaba llena y no había un asiento libre a la vista. Cientos de personas llenaron la calle. Algunas personas vinieron vestidos con ropa de trabajo, y otros, que tenían seres queridos graduándose, estaban vestidos con sus mejores ropas y las cámaras listas. No tenía ni idea de que sería un evento tan elegante. Incongruentemente se celebró en la calle que los vecinos habían cerrado, con sillas prestadas de la fábrica recuperada que organizaba el evento, de las casas de los vecinos, de una casa de retiro en la calle y con bancos de madera construidos sólo para el evento. El escenario era una construcción improvisada con un micrófono de mano de la década de 1980. Pero la gente, las personas que asistieron estaban tan elegantes. Las mujeres que se graduaban parecían que iban a sus fiestas de graduación o celebraciones de quince años en vestidos elaborados, el pelo y la cara maquillada y zapatos de tacón alto - aunque muchas ya tenían décadas por encima de los quince años o de la edad de graduación del colegio. El espíritu, la alegría y el orgullo en su cara y las de sus familias y vecinos eran palpables. Era contagiosa. El orgullo era por graduarse de la escuela secundaria: algo que muchas personas en los barrios obreros pobres y bajos en Argentina no llegan a hacer. Para mí, la alegría, por supuesto, era compartir su orgullo al graduarse, pero también el reconocimiento de la forma "regular" que este tipo de cosas se habían convertido para la comunidad.  La graduación se llevó a cabo en la calle en frente de la imprenta recuperada Chilavert, donde los estudiantes habían completado sus tres años de estudios: una calle que los trabajadores y las familias habían cerrado porque necesitaban. Era todo tan normal - normal en el sentido revolucionario cuando el Che Guevara habló de lo normal - señalando que cuando lo extraordinario se convierte en cotidiano usted sabe que es una época revolucionaria.

La evolución desde la primera promoción de graduados es notable

La celebración descrita anteriormente se llevó a cabo en 2009, marcando la primera graduación de un Bachillerato Popular en Chilavert, en Buenos Aires, Argentina. Yo estaba de nuevo en Chilavert, hablando con los educadores populares del Bachillerato, cinco años después. La evolución desde la primera promoción de graduados es notable, tanto dentro de Chilavert como en toda la Argentina. De por si impresionante en 2009, después de sólo tres años con más de 40 centros de educación popular y más de 5.000 estudiantes, cinco años después, ese número se ha duplicado, con más de 100 bachilleratos y muchos miles de estudiantes.

Cuando uno piensa en programas de escuelas secundarias alternativas, ciertas imágenes vienen a la mente, como una gran diversidad de participantes basados ​​en la edad y la experiencia. Y cuando uno piensa en la educación popular, uno se imagina el aprendizaje y la enseñanza basada en base del conocimiento local de los participantes. Los bachilleratos reflejan estos elementos, y mucho más. Las edades de los participantes oscilan entre adolescentes que fueron expulsados ​​de la escuela secundaria, a menudo por supuestos problemas de comportamiento, a los padres y abuelos, y todas las edades en el medio, incluso en un bachillerato en las afueras de Buenos Aires, donde dos de los estudiantes, en los 70 años, eran los padres de uno de los trabajadores de la fábrica recuperada que alberga ese programa de escuela secundaria alternativa en particular. La mayoría de los estudiantes provienen de familias trabajadoras pobres y desempleadas, y la mayoría de los bachilleratos se encuentran en estos barrios, que van desde los de la periferia de las ciudades, en los barrios que se asemejan a los barrios marginales, a otros como Las Tunes, a 40 kilómetros de Buenos Aires, que está auto organizado. Las Tunes está dirigido por la comunidad, mediante asambleas, y se encuentra en lo que antes era un vertedero de basura. La comunidad ha construido, colectivamente, viviendas para las familias de la ciudad y muchos espacios colectivos, incluyendo una escuela y un bachillerato.

En cuanto a la educación popular, aquí es donde los bachilleratos son más innovadores, la creación de nuevas formas, no sólo de enseñanza y aprendizaje, sino en relación con la comunidad. El noventa y nueve por ciento de los estudiantes en cada bachillerato vienen de esa comunidad, por lo que existe una verdadera dedicación de los vecinos y habitantes de la zona para el éxito de los estudiantes y del proyecto. Muchos vecinos apoyan el proceso de diversas maneras, desde asistir a los actos públicos de los estudiantes, hasta organizarse para llevar alimentos y ayudar a construir y luego limpiar los espacios para la educación.

Las clases se organizan en reuniones cara a cara, influenciados por el uso de la democracia directa, buscando la plena participación y la ruptura de jerarquías. El tamaño de los grupos va de diez a treinta personas, y cada grupo elige lo que va a estudiar, cómo, dónde, y lo que van a hacer al final del proceso de estudio.

Decir que los estudiantes eligen qué curso estudiar, es decir mucho. ¿Cuándo los estudiantes en cualquier lugar llegan al salón de clases y deciden los temas alrededor de los cuales van a aprender? En los bachilleratos lo hacen. Por ejemplo, en el bachillerato en Chilavert, la educación se organiza en torno a las ideas de cooperativismo y su interpretación a través de la recuperación - más en la línea de auto-organización y la horizontalidad que los conceptos tradicionales de las cooperativas. No sólo los estudiantes tienen un curso subyacente de estudio de la auto-organización en Chilavert, sino que desde su creación en 2007, los bachilleratos ahora incluyen clases impartidas por algunos de los trabajadores.

No sólo el bachillerato en Chilavert decide cómo y qué estudiar colectiva y democráticamente, también se ocupan en conjunto de las tensiones o problemas que surgen en el aula. Esto se basa en el acuerdo de que ningún estudiante será expulsado del bachillerato. Es un poco complicado, ya que hay acuerdos que se tienen que cumplir para que una persona pueda graduarse. Entonces, ¿qué sucede entonces si una persona no cumple con un acuerdo? En lugar de castigar a ese estudiante, organizan una asamblea de todos los estudiantes y profesores y también incluyen a algunos de los trabajadores de Chilavert. Ellos discuten el tema en conjunto y deciden qué se puede hacer para remediar el problema. Generalmente esto sólo se ha reflejado en los pequeños problemas, como faltar a demasiadas clases o la falta de participación. Hay un mecanismo, sin embargo, para una transgresión más grave, que ocurrió una vez, y en ese caso se le pidió al estudiante salir por un corto período de tiempo, reflexionar sobre lo sucedido y luego escribir y presentar algo, basado en sus reflexiones, a la totalidad del grupo - estudiantes, profesores y trabajadores. Fue un éxito. Es una reminiscencia de las formas de justicia circular utilizadas por algunas de las Primeras Naciones en Canadá.

Cada clase de graduados de un bachillerato tiene que crear un proyecto colectivo. Estos son muy variados, dependiendo de la ubicación y temática del curso de educación. En Chilavert, cada año, los estudiantes han creado varias publicaciones y con el tiempo también han creado programas de radio comunitarias. Las primeras clases de graduados crearon cuadernos que imprimieron juntos en las máquinas del lugar de trabajo, después de haber aprendido los conceptos básicos de la impresión de los mismos trabajadores. Los cuadernos se ponen a la venta para la comunidad, para compensar el costo de la impresión y son gratis para la próxima clase entrante al bachillerato. Dentro de los cuadernos, en las márgenes de cada página, hay citas de los estudiantes que reflejan sus pensamientos y sentimientos con respecto a la educación. Ellos ven esto como una forma de compartir y pasar algunos de sus conocimientos sobre educación. Por ejemplo, en unos pocos se lee,

"La Educación no es un negocio -  la Educación nos hace libres".
"Nos dedicamos cada día a luchar por una educación que incluya a todos"
"Abriendo escuelas y luchando por una educación popular y pública"

Desde la primera promoción, los proyectos en Chilavert se han vuelto cada vez más sofisticados, en el contenido y en la forma, incluyendo no sólo los cuadernos, sino calendarios, tarjetas y folletos. Y los estudiantes que se gradúan cada vez, han continuado ayudando a las clases entrantes, con los egresados incluso convirtiéndose en maestros y participando en el Bachillerato Popular IMPA, otro lugar de trabajo y centro comunitario recuperado en Buenos Aires.

Este es sólo un ejemplo de los más de 100 Bachilleratos Populares en Argentina. Hay, como con todos los movimientos en Argentina, diferencias y tensiones en la forma de auto-organizarse, y en particular en la relación con el Estado. El gobierno reconoce los bachilleratos y los títulos que los estudiantes reciben, aunque si un bachillerato recibe subsidios para los profesores es otra cuestión y está basado en la forma en que se organiza el diplomado en particular en cada escuela secundaria. Por ejemplo, el estado exige que exista una jerarquía formal de roles con los profesores y una forma específica de la división del dinero - algo que he oído no se cumple de manera uniforme en la realidad, pero está en el papel. Hay otros requisitos similares que han resultado en que algunos bachilleratos no reciban dinero del Estado, mientras que otros lo utilizan como una manera de ayudar a sobrevivir a un movimiento o comunidad, dividiendo el dinero que los maestros reciben de manera más uniforme entre los maestros y en la comunidad. Es otra forma en que el Gobierno ha conseguido aparecer como si estuviera jugando un papel totalmente a favor, pero por debajo hay divisiones en los movimientos emergentes, basados en este apoyo.

Los participantes en el movimiento reflejan que la naturaleza auto-organizada de las escuelas está conectada directamente a los movimientos de base horizontales y de asambleas que surgieron de la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001. Los lugares de trabajos recuperados, asambleas barriales, movimientos de desempleados, ocupaciones de tierra y el arte y los medios de comunicación de los grupos auto-organizados, surgieron en cantidades masivas en todo el país después de 2001. Los Bachilleratos Populares son una especie de hijos de esta forma de organización, y continúan con la misma forma y espíritu que la rebelión del 19 y 20.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Tags

Argentina
Videos

Comentarios
1
Comentarios
Cuando conocimientos se tienen los jòvnes van a tene mas conocimientos que es lo que nos engañaban a nosotros/as ya que cuandos que son costosos los dineros que hay que tener, muestra es un botòn, -
Nota sin comentarios populares.